Más artículos

“Más vale pájaro en mano que ciento volando”, es, quizás, lo que han debido pensar Alberto Herreros y Juan Carlos Sánchez con respecto a Henry y Nigel Williams-Goss. Es mejor asegurar el puesto de uno a día de hoy, que no esperar a verse ‘vendidos’ una temporada más en esa posición. Un puesto, el de uno, que tal como quedó demostrado en la reciente final de la Euroliga, se antoja vital para cualquier equipo con aspiraciones reales de títulos. Los pequeños son los que mecen la cuna del baloncesto europeo.

En las últimas horas, me atrevería a decir que desde la salida de Vildoza a los Knicks previo pago de 2 millones de euros, el acuerdo entre Madrid-Henry-Baskonia se fue viniendo abajo lenta pero paulatinamente por diferentes razones.

Primero porque la necesidad monetaria del club que preside Querejeta ya no es, presumiblemente, acuciante. Como lo era en aquel momento cuando se dijo que el Madrid pagaría 500.000 euros al Baskonia para que este renunciase al derecho de tanteo. A no ser que se pretenda tensar la cuerda para sacar más dinero al Madrid, y eso le explote en las manos y el jugador se vaya al CSKA o Fenerbahce.

Segundo porque el propio Baskonia, parece ser, pretende retener al jugador ofreciéndole una jugosa renovación con el cash obtenido por Vildoza. El puesto uno en Europa se está convirtiendo un autentico quebradero de cabeza para casi todos los equipos de Euroliga con necesidad de fichar a un base, y es lógico que Querejeta no quiera perder de un plumazo a sus dos timones.

Tercero porque el propio jugador parece que prefiere esperar ante una posible tentativa de la NBA, y de firmar con el Madrid querría incluir una cláusula de escape NBA. Recordemos que los Wolves lo quisieron hace un mes aproximadamente para su incorporación inmediata y de ahí que Henry prefiera esperar acontecimientos prominentes de USA. Mención aparte al carácter especial del jugador y que indican desde Álava, que hace pensar también que quiera seguir vistiendo la camiseta del Baskonia.

Cuarto. El Madrid no quiere oír la palabra NBA ni de lejos. Es lógico que desde los despachos se quieran o pretendan jugadores que no tengan aspiraciones USA y así no encontrarse en la situación de esta temporada, ya que a partir de ahora, me temo, será la tónica general y muchos equipos se verán destrozados por fugas a mitad de temporada con rumbo a la NBA. El Madrid quiere jugadores que vengan de vuelta y no les apetezca prorbase de nuevo en América, Poirier y Tavares por ejemplo, y otros a los que no les haga tilín cruzar el charco para ser meros agita toallas a pesar de que puedan llenarse los bolsillos con muchísimos dólares. Aunque está última situación no es del todo fiable si nos atenemos al caso Deck. A resumidas cuentas, el Madrid quiere jugadores que le den una cierta estabilidad y no sobresaltos a mitad de curso.

Quinto y último. Habrá quien se pregunte por qué no se invierte el dinero de Campazzo (6 millones) e ir con todo a por Henry, pues por lo anteriormente expuesto. Hay que lidiar con su presumible deseo de NBA, con Querejeta (hueso duro de roer) y con la diferencia de fiscalidad.

Con tal retahíla de contracciones, el Madrid ha preferido ir a lo seguro y cerrar el puesto de base ahora y no en agosto, cuando el mercado esté prácticamente cerrado y haya que tirar de descartes NBA con el riesgo que ello conlleva.

Por ello, parece que el acuerdo con Nigel Williams-Goss (191 cm, 26 años) por dos temporadas está cercano. El base de Lokomotiv finaliza contrato, con lo cual no habría que pagar ninguna compensación, y llegó a mitad de esta temporada al conjunto ruso tras su paso fallido por Utah durante temporada y media. Ese aspecto, el ostracismo NBA, hace pensar que NWG quiera encontrar acomodo en un equipo europeo con aspiraciones olvidándose de la NBA.

¿Quién es mejor Henry o Nigel?

He ahí el quid de la cuestión. Siendo jugadores de rendimiento casi idénticos y con experiencia europea (Nigel jugó en Partizán en 2017/18 y Olympiakos en 2018/19), se diferencian a nivel táctico e individual. Henry es un perro de presa en defensa, con unas manos muy rápidas, mucho más atlético y con mejor visión de juego (mejor asistente esta temporada en la Euroliga con 7,3 pases de canasta por noche). Por el contrario, Nigel es más un jugón, más vistoso en acciones ofensivas. Tiene mejor tiro exterior e instinto asesino.

Pierria necesita más el balón en sus manos y Nigel no, y aunque seguramente NWG no llegué en asistencias al número de Henry, es más aseado en ese aspecto al perder menos balones que el base baskonista, y a buen seguro anotará más. No se debe de obviar que Henry está a punto de conseguir el Cotonou, y Nigel ocuparía plaza de extracomunitario.

¿Quién se complementa más con Heurtel?

Bajo mi punto de vista, Henry es más complementario con Heurtel. Cada uno cubre las carencias del otro. Ahí no creo que haya discusión alguna. Por todos es conocida la poca afición del base francés por la defensa y Henry hubiese suplido esa carencia sobradamente. Por no mencionar el músculo y físico que habría aportado Pierria.

Pero no siempre se puede elegir o tener todo lo que desea en la vida y el Madrid ha ido a por el plan B sin pensarlo dos veces, ese plan que en su momento indiqué en twitter que podría darse y que desafortunadamente se dará sino se tuercen las cosas. Y digo desafortunadamente porque si tengo que elegir entre los dos me quedaría con Henry, aún siendo una buenísima y gran opción NWG. Ya se sabe, el libro de gustos se quedó en blanco.

En definitiva el Madrid ha hecho bueno el dicho “A rey muerto, rey puesto”.

0 comentarios :

Publicar un comentario