Más artículos


El Real Madrid hacía tiempo que no daba un golpe de autoridad desde los despachos, no salía con todo al mercado. Por unas circunstancias u otras, por casi todos conocidas, a la sección blanca se le habían escapado grandes fichajes: De Colo, Davies, Zizic, Sloukas… Y tras los varapalos de Campazzo rumbo a la NBA, la lesión de Randolph, y la huída a última hora de Gabriel Deck también a USA, tocaba arremangarse y fichar grandes nombres, no solo para volver competir de tú a tú con los grandes de Europa, sino también para volver a ilusionar a la parroquia blanca, que andaba de capa caída tras los últimos acontecimientos antes mencionados: fichajes frustrados, salidas importantes restando muchísima calidad a la plantilla y una temporada, que salvo sorpresa, solo se saldará con el título de la Supercopa.

El Madrid, cuya apuesta el pasado verano le salió mal, y no era otra que esperar a que esta temporada se cancelará por el Covid-19, no podía dormirse en los laureles desde los despachos y era ahora o nunca, antes de que los otros grandes de Europa saliesen también al mercado. Un mercado por cierto, un tanto a la baja, y que dentro de un par de meses, sino antes, subirá los precios ante la ley de la oferta y la demanda.

Herreros y Sánchez sabedores de ello, y con un cash de 11,5 millones de euros aproximadamente (8 millones de las cláusulas de Campazzo y Deck a pagar a plazos, más los salarios de ambos que rondaban los 3,5 millones) han tenido músculo financiero más que suficiente para adelantarse a todos y aprovechar las oportunidades que el mercado ha presentado, haciendo buena la frase “los títulos se empiezan a fraguar la primavera anterior desde los despachos”.

Era evidente, que tras la salida de Campazzo, la posición de base era un solar. Laprovittola no es un base Top, Alocén es muy joven para cargarlo de tanta responsabilidad y Llull no puede ser el timón a día de hoy para un equipo que ha estado acostumbrado a tener grandísimos directores: Sergio Rodríguez, Doncic, Campazzo o el propio Llull. Por eso se ha fichado a Heurtel y Henry.

Thomas Heurtel

Hablamos de quinto máximo asistente de la historia de la Euroliga con 5.38 asistencias de media. Casi con toda seguridad será utilizado por Laso al estilo Sergio Rodríguez, para dinamitar los segundos cuartos con su talento y genialidad, y jugar en muchas ocasiones el último cuarto con dos bases (Henry & Thomas), como hizo en infinidad de ocasiones con los ‘Sergios’.

Además dotará al Madrid del juego 2x2 tras bloqueo directo, del que es un maestro y Tavares será el jugador más beneficiado de su presencia en cancha. El caboverdiano volverá a tener un gran socio sobre la pista, como en antaño lo tenía con Campazzo.

Un lunar en su juego, y que le costó salir del Barcelona, es la defensa.

Pierria Henry


El base americano, que obtendrá próximamente el pasaporte Cotonou y eso valdrá quilates, llegará al Madrid el próximo curso previo pago al Baskonia de 500.000 euros, evitando de esa manera el derecho de tanteo que podían ejercer los de Querejeta.

La evolución del base baskonista durante estas dos temporadas ha sido exponencial (10,5 puntos y 1,3 robos en Euroliga). En algunos aspectos, sin llegar a ser Campazzo lógicamente, emulará al argentino aportando 15 cm más de físico, envergadura y músculo desde la posición de base, junto con una gran dirección (lideró la Euroliga esta temporada con 7,3 asistencias por partido).

Laso, que es un experto puliendo a ‘unos’ hasta convertirlos en grandísimos bases, seguro que solventará las perdidas y el porcentaje en el tiro de tres de Pierria.

¿Son compatibles Heurtel y Henry? Si. El francés aportará genialidad y talento, y el estadounidense músculo, físico y defensa no exento de calidad.

Vincent Poirier


Su fichaje era una oportunidad de mercado que el Madrid ha sabido aprovechar adelantándose a todos sus competidores (se hablaba del Efes como el mejor situado). Me atrevería a decir que ha sido el fichaje más ambicioso del club de los últimos 3-4 años. Desde Randolph, no se recordaba un fichaje de tal magnitud.

Son  muchas las voces que comentan que el Real Madrid tenía que haber buscado otro perfil para formar dupla con Tavares, que prácticamente son cromos repetidos, y que fichar a Poirier para jugar 15 minutos es un desperdicio. Que era mejor buscar un pívot que fuese capaz de emparejarse con pequeños en los ‘mismatch’, y precisamente por ese aspecto del juego se rumoreó la posible llegaba de Reynolds con bastante insistencia, e invertir el dinero del pívot galo en un jugador exterior top.

¿Por qué tiene que jugar Poirier únicamente 15 minutos por partido? ¿Por qué tiene que ser Tavares titular en todos y cada uno de los partidos de la próxima temporada? Teniendo en cuenta que a día de hoy los cursos baloncestísticos para clubes como el Real Madrid tienen ochenta partidos o más, esas preguntas o afirmaciones parecen caer en saco roto.

Poirier aportará competitividad, físico (algo de lo que adolecía el RM y precisamente buscaba), muchísima agilidad en transición, contundencia bajo los aros y rebote, aspecto del juego que llega a dominar con autoridad. Y sin ser Tavares, hará que defensivamente el Madrid pueda mantener prácticamente el nivel defensivo saliendo del bloqueo directo lejos de canasta.

El único pero que se le podría poner es el tiempo perdido en la NBA, dos años en los que apenas ha jugado, y por eso habrá que tener paciencia para volver a ver la versión que maravilló en Baskonia.

El Madrid con estos tres fichajes, y los que quedan por llegar, uno o dos dependiendo de si Garuba se marcha a la NBA como todo hace indicar, ha demostrado que estudiar el día antes para los exámenes no es un buen compañero para aprobar con nota el final de curso, y por eso está realizando los deberes con tiempo, para intentar que sus calificaciones sean de notable o sobresaliente la próxima temporada.

5 comentarios :

  1. Que bien escrito esta Juanpe ☺️‼️

    ResponderEliminar
  2. Heurtel saldrá beneficiado, como también Henry y Poirier, en un Madrid que juega aprovecha muy bien el juego de cada uno para integrarlo en el equipo. Saldremos beneficiados todos con mejores jugadores y mejor baloncesto europeo.

    ResponderEliminar