Más artículos


Esta tarde en Miribilla, en el partido entre Bilbao Basket y Baskonia, se produjo una tangana de órdago de la que todos estaréis más que enterados. Fue un espectáculo lamentable por parte de los jugadores implicados así como por parte de Sergio Sánchez, ex de Bilbao, que vestido de calle también se encargó de repartir estopa. Gracias que los dos capitanes de ambos conjuntos, Mumbrú y San Emeterio, se encargaron de poner serenidad y cordura para que la cosa no fuera mayores.

Sin embargo el mal estaba hecho, ese lance no le ha hecho ningún bien a nuestro baloncesto al ponérselo en bandeja a ciertos medios para abrir sus informativos con él, confundiendo el vender baloncesto con el morbo puro y duro, ya que muchos de ellos nunca o casi nunca hablan de la ACB y hoy, al igual que mañana, hablaron y hablaran de él para venderse ellos mismos un poco más.

Ese lance no debería abrir cada informativo al ser un mal ejemplo para los niños, pero no por la pelea en sí que lo es, sino más bien para que no aprendan a tan temprana edad que lo malo es bueno, que lo malo es morbo y eso gusta, que lo malo sirve para subir como la espuma sin trabajar duro o para hacerse un hueco en la parrilla de audiencias… Porque desgraciadamente estamos en una época en la que no se distingue, o no se quiere distinguir, cual es la delgada línea que no se debe traspasar a la hora de informar, a la hora de realizar un buen periodismo, a la hora de ser ético y no fallar a los principios básicos de la comunicación como son la honradez, la sinceridad y el no tergiversar las noticias.

Y es que estamos en un país en donde ese tipo de situaciones gustan mucho más, empezando por cierto sector de la prensa que aprovecha esa carnaza para vender bazofia (Mediaset desde el Mundial prácticamente no hablaba de baloncesto y esta noche lo hizo), y terminando por muchos aficionados a los que les pone ese tipo de situaciones más allá de una bella canasta o la victoria de su equipo.

En cuanto a lo meramente deportivo, esperemos que la ACB tome cartas en el asunto y tenga mano de hierro a la hora de sancionar a los protagonistas del ‘espectáculo’, sea quien sea y se llamen como se llamen, para que situaciones de esa índole no se vuelvan a repetir y emborronen la competición, porque lo contrario sería hacerle un flaco favor a este maravilloso deporte llamado baloncesto.

0 comentarios :

Publicar un comentario