Más artículos


El 3 de Marzo de 1985 Kevin McHale, una de las grandes leyendas de Boston, hizo el partido de su vida al firmar 56 puntos, 16 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones en la victoria de los Celtics sobre los Pistons por 138-129, y de esa manera pulverizó el récord de la franquicia que estaba en manos de Larry Bird. El mítico ‘33’ de los Celtics había firmado dos años antes 53 puntos ante los Pacers.

Tras finalizar aquel partido Larry Bird elogió a McHale en una muestra total y absoluta compañerismo: “No dispondrá de muchas ocasiones en las que tendrá la ocasión de anotar tantos puntos. Probablemente Kevin no vuelva a anotar tanto. Ha estado increíble, se lo merecía… pero debería haber ido a por los 60 puntos”.

Ese último aviso fue premonitorio y nueve días después, concretamente el 12 de marzo, Bird quiso volver a poner su nombre como máximo anotador de la franquicia en un partido y su víctima fueron los Hawks de Atlanta.

Ante 10.079 aficionados Bird sacó a relucir su exquisita y excelsa muñeca (¡ojo! Solo lanzó un triple en todo partido) para alcanzar la cifra de 60 puntos con 22/36 en tiros de campo y 15/16 en tiros libres, a los que añadió 7 rebotes y 3 asistencias. Aunque echando un vistazo a la puntuación de Bird al descanso, 23 puntos, ni él mismo creo que se fijará como objetivo superar a McHale, y más bien en la segunda mitad fue cuando ese pensamiento empezó a revolotear sobre su mente al ver cómo le fluía el juego.

En el tercer cuartó anotó 19 puntos, lo que hacía que su cuenta personal subiera hasta los 42, y es ahí cuando Bird pensó que era el día idóneo para sobrepasar el récord de McHale al estar a tan solo 14 de igualarlo y 15 de superarlo. Además la ventaja al final de ese cuarto para Boston, 11 puntos, hacía aún más propicio intentar la gesta. Es más, llegados a ese punto incluso los jugadores de los Hawks que estaban en el banquillo querían que Bird consiguiera la proeza, lo que les costó una multa por parte de su entrenador (Mike Fratello).



Ese último acto fue un monologo de Bird que anotó 18 puntos y los últimos 16 de los Celtics para alcanzar la cifra mágica de los 60, sin obviar que el récord de McHale cayó después de un lanzamiento libre de Bird y que el propio Kevin fue el primero en felicitar a Larry. Y como no podía ser de otra manera,  la última canasta del partido la anotó nuestro protagonista sobre la bocina tras una asistencia de Dennis Johnson en la victoria de los Celtics sobre los Hawks por 126-115.

“Es terriblemente difícil conseguir 60 puntos y eso no se puede hacer sin la ayuda de tus compañeros”, manifestó Bird tras encuentro, a sabiendas que un pedacito de ese récord pertenecía a Parish, Ainge, Johnson, McHale… ya que renunciaron a su ego para que Larry consiguiese aquella hazaña.

0 comentarios :

Publicar un comentario