Más artículos


A raíz de la lectura “Desde la cumbre” he tenido el placer de volver a charlar con Isma Santos para diseccionar su libro, teniendo la gran suerte de recibir una clase magistral que como deberíamos vivir la vida para que la sociedad de hoy en día se recondujese y recuperáramos los verdaderos valores de la vida que hemos ido desvirtuando con el paso de los años.

A nivel personal fue una charla que me enriqueció tanto espiritual como emocionalmente y aunque no hablásemos de baloncesto, todo lo reflejado a continuación puede aplicarse al deporte de la canasta…

En primer lugar enhorabuena por tu libro…

Muchas gracias

¿Qué primeras impresiones te han llegado sobre tu obra?

La verdad es que a toda la gente que ha leído el libro hasta ahora le ha gustado mucho. Me han dicho que es ameno, fácil de leer y que cumple los objetivos que me había propuesto al escribirlo, con lo cual estoy contento.

¿Son las que esperabas?

No esperaba nada en concreto. Era y soy consciente de que cuando uno saca a la luz pública sus opiniones y sentimientos sobre cualquier tema, está expuesto a que gusten o a que sean criticados. Es parte del juego y lo acepto con tranquilidad.

¿Qué pretensiones altruistas tiene Isma Santos con su libro?

Mis pretensiones son las de ayudar a recaudar dinero a la Fundación Stop Sanfilippo para que se pueda encontrar una vacuna que cure la enfermedad rara llamada ‘Síndrome de Sanfilippo’

Antes de leer tu libro muchas personas, entre las que me incluyo, no sabíamos que eres profesor de meditación certificado por la Sociedad Española de Meditación… ¿Qué beneficios nos aportaría practicarla?

Como menciono en el libro, la meditación es el gran tesoro que uno puede encontrar en su vida. Los beneficios son innumerables y el impacto en tu vida es indescriptible.
La meditación te purifica interiormente, te abre el corazón y te permite encontrar paz interior y armonía con todos y todo lo que te rodea. Te ayuda a tener una perspectiva distinta de ti mismo, de los demás y de todo lo que sucede en tu vida. Al mismo tiempo te permite focalizar tu energía para que la utilices de la manera correcta y no la malgastes en los miles de pensamientos que pasan por la mente diariamente. Así mismo, te ayuda a eliminar los miedos y los apegos, y a domar tu ego, tres de las causas de mayor sufrimiento del Ser Humano. En definitiva, es la herramienta para descubrir la verdadera libertad y el amor puro, requisitos imprescindibles para tener paz y bienestar interior.

¿Cómo se consigue la concentración máxima para llegar hasta ella?

A través de ejercicios para mejorar la atención plena y el despertar de la consciencia, pero sobre todo lo más importante es la disciplina y la intención con la que hagas las prácticas diarias.

¿Por qué solemos actuar y luego meditar sobre nuestras acciones cuando debería ser a la inversa?

Porque no hay la tranquilidad y la paz interior necesarias para hacerlo. La gente está demasiado inmersa en las películas de sus vidas y no logran salirse de ellas para verse a sí mismos con la perspectiva necesaria para responder y no reaccionar a los acontecimientos de sus vidas. Quien domina su mente domina su vida, pero hay muy poca gente que domine su mente, con lo cual hay muy poca gente que domine su vida.

Portada del libro de Isma Santos
En tu libro hablas de encontrar la brújula personal y vivir en un falso equilibrio… ¿No tenerlos son los principales motores de los males de nuestra sociedad?

La brújula a la que me refiero en mi libro es interior, y es aquélla que te permite orientarte cuando estás perdido. Una cosa es perderse momentáneamente, y otra muy distinta es extraviarse indefinidamente. Si te pierdes pero tienes puntos de referencia vuelves al camino con rapidez, pero si careces de estos referentes corres el riesgo de tardar mucho o de incluso no encontrarlo nunca. Lo importante de todas maneras no creo que sea evitar a toda costa perderse, ya que considero necesario el hacerlo para encontrarse de verdad, sino tomar consciencia de ese hecho como el primer paso para descubrir nuestra verdadera esencia. Una vez más, si tienes tu brújula interior, por muy oscuro que esté el panorama siempre lograras mantener la calma para guiarte, en caso contrario casi con seguridad te harás daño a ti y a los que te rodean.

¿Cómo se puede llegar a encontrar el equilibrio personal y emocional?

En primer lugar aceptando que vivimos en un falso equilibrio y luego saliendo de él, afrontando nuestros miedos y límites y sacando al descubierto nuestras miserias, lo cual supone el comienzo del trabajo y crecimiento espiritual necesarios para encontrar un equilibrio verdadero. Vivimos en una sociedad basada en la imagen, en el qué dirán, y en el apego a lo material y al status social que tenemos. La vida de las personas está basada por lo general en juzgar a los demás, aparentar y fingir ser alguien que no se es, y en aferrarse a creencias y esquemas mentales adquiridos en nuestra infancia. Esta manera de vivir provoca el tener una vida basada en lo externo y superficial y no en lo interno y esencial, lo que lleva a descuidar por completo la dimensión espiritual. Solo a través de profundizar en nuestras emociones y sentimientos y de purificar nuestro espíritu se puede encontrar el verdadero equilibrio en la vida. Ése es el verdadero motivo por el que estamos aquí y el gran trabajo de nuestras vidas.


"Uno de los mayores fracasos es acumular riqueza material por codicia... eres un pobre hombre rico" 
Mencionas que has recorrido durante tu vida un camino muy duro y de muchas caídas, y que la mayor parte de las veces escogiste el camino más difícil para levantarte. ¿Por qué hoy en día se estila lo contrario, es decir, el camino fácil?

Porque es el más cómodo, el que menos trabajo cuesta y el que menos miedo e inseguridad proporciona. Pero ese camino es precisamente el que lleva a vivir en un falso equilibrio. Los verdaderos maestros de la vida están a lo largo del camino que cuesta, del que te hace sufrir y del que te obliga a enfrentarte a tus miedos e inseguridades. Es sin duda mucho más duro pero cuando lo recorres te proporciona la gran satisfacción de ir encontrándote con tu verdadera esencia y de ver como logras dejar a un lado lo superficial.

¿Recomendarías ir siempre por el sendero más dificultoso para rehacerse?

No tiene porqué ser siempre el sendero más dificultoso el correcto, pero sí creo que tarde o temprano todos tenemos que atravesar ese sendero más dificultoso si de verdad queremos saber quienes somos.

Una cita que me llamó mucho la atención fue: “No es el qué sino el cómo y el porqué se hacen las cosas”… Que no todos llegan a entender en su ámbito global y que me gustaría que diseccionaras.

Es lo que yo llamo darle sentido a tu vida. No creo que sea importante lo que uno hace y/o consigue, sino cómo recorre el camino para lograrlo y el porqué lo hace. Nuestra dimensión personal como seres humanos se construye en base a cómo nos comportamos y a la intención con la cual hacemos las cosas. El legado que uno deja cuando se va de este mundo y que perdurará para siempre, está basado en este ‘cómo’ y ‘por qué’, y no en el patrimonio o en los éxitos conseguidos en su vida. El verdadero respeto y la verdadera admiración hacia una persona siempre llegan por su comportamiento y por su valor humano.

"La vida no te exige o conseguir éxito a toda costa, sino a no rendirte..." 
La palabra ego la citas bastante… ¿Cuáles son sus dos caras?

El ego es inherente al Ser Humano. No se puede vivir sin ego, ya que de esa manera estaríamos negándonos a nosotros mismos desde un punto de vista psicofísico y no habría individualidad. De hecho, cualquier camino que uno emprenda en la vida necesita de un ego fuerte para poder recorrerlo con éxito. El trabajo que hay que hacer es aceptarlo y refinarlo para que no haya fragmentación entre el Yo y la Totalidad. Esa es la manera en la cual uno va más allá del ego y lo trasciende.

¿Tan necesitados estamos de alimentar nuestros egos?

Sí mientras se vive en la ignorancia y hasta que uno se da cuenta de que la finalidad no está en el ego. El ego es solo una herramienta que debemos de utilizar para alcanzar el fin último, que no es otro que lograr la expansión de la conciencia para vivenciar una dimensión más profunda que va más allá de la experiencia personal.

“No soy lo que he conseguido, no soy lo que tengo ni lo que tendré, soy y seré solamente lo que en cada momento de mi vida dé a los demás”… Pensamiento desinteresado que no calza nada en la sociedad que nos ha tocado vivir y que me hace preguntarte ¿Hemos llegado al punto de no retorno con la palabra ‘yo’ como bandera?

No hay que confundir el ‘yo’ con el ‘ego’. El yo es el motor de nuestras acciones. Querer ser yo no es un acto egoísta ya que hemos sido hechos para expresar aquello que somos, y solo si llegamos a mostrarlo experimentaremos la plena realización. El ego sin embargo se mueve por afán posesivo y la voluntad de exhibirse. Necesita el halago y el reconocimiento de los demás. Actúa para obtener provecho de los demás y mostrar su superioridad con el fin de complacerse. Vivir conforme al ego es alienante, mientras que vivir conforme al yo es liberador.
Pienso entonces que te refieres al ego y no al yo en tu pregunta. Y mi respuesta es que lo mismo que hay que perder el equilibrio para encontrarlo de verdad, pues hay que tocar fondo como sociedad para que luego vuelva a llegar un período de esplendor. En ciertos aspectos pienso que sí hemos llegado a un punto de no retorno debido a como está montado el sistema en el que vivimos. Demasiados intereses, demasiados miedos, demasiada ignorancia…..todo ello nos ha llevado como sociedad a donde estamos actualmente y nos llevará a hundirnos para volver a salir a flote con otra mentalidad y con otros valores con los cuales vivir la vida. Nada nuevo, ya que todo es cíclico como la Naturaleza nos enseña, y el Ser Humano es un miembro más de ella. Es bueno y necesario morirse para luego poder resucitar….


En una de sus múltiples conferencias

¿Cómo podemos llegar a cambiar el chip de este mundo tan vanidoso?  

Yo no hablaría de cambio sino de transformación necesaria. Aunque no queramos o no nos demos cuenta, nosotros y todo en el mundo cambia cada segundo. La transformación del mundo solo puede llegar a través de la transformación interior de cada uno. De esa manera, cuando uno se transforma, ya está transformando su alrededor, y por tanto el mundo. Lo único que podemos hacer es que cada uno haga el suficiente trabajo de introspección para poder crecer interiormente. Ése es el único modo en el cual uno puede empezar a sembrar semillas a su alrededor, las cuales irán floreciendo e irán cambiando poco a poco el paisaje de la sociedad.

"El gran error es buscar líderes solo para lograr resultados." 
Formas parte del IER (Instituto Español de Resiliencia) en su departamento de deportes. ¿Cuál es tu cometido?

Mi cometido es el de ayudar a la Dra. Rafaela Santos (Presidenta del IER) en la coordinación y organización de eventos relacionados con el deporte y en la difusión de la importancia del deporte y de la resiliencia en la vida como motores del desarrollo humano.

¿Qué engloba ese término dentro del mundo del deporte?

Resiliencia es una palabra que viene de la Ingeniería. Se entiende por la resiliencia de un material la capacidad de absorber energía antes de comenzar a deformarse plásticamente. Aplicado a la Neurociencia, es la capacidad para afrontar una situación adversa, superarla y salir fortalecido.

El deporte implica caerte y levantarte continuamente. Cada entrenamiento, cada partido, cada competición te exige enfrentarte a situaciones adversas que hay que superar. Ese continuo proceso implica un gran aprendizaje y provoca un fortalecimiento de la personalidad y del carácter de la persona. Es por ello que deporte y resiliencia van de la mano y desde el IER se considera al deporte como motor del desarrollo humano. 

Echando mano de una frase de la Dra. Santos (Presidenta del IER) ¿Es la resiliencia el lenguaje de los que aspiran a la excelencia?

Yo diría que la resiliencia es el lenguaje de todas las personas que quieran ver los momentos difíciles y las caídas en la vida como un regalo y no como una tragedia. Personalmente no creo que la excelencia sea solamente destacar en una determinada actividad y conseguir grandes logros,  sino que le doy más valor al hecho de tener la capacidad de afrontar las situaciones complicadas que la vida te pone delante con valentía y coraje y salir reforzado de ellas. Por ello ser resiliente es indispensable para poder ir por la vida sin miedo a lo que pase, sabiendo que todo lo que llegue será una manera de aprender, de crecer y de ser más fuerte que antes.

"El miedo como tal no existe. Es solo una sensación creada por nuestra mente..." 
Me resultó chocante el pasaje en el que hablabas de desaprender de los padres… ¿Es tan necesario?

Sí, desde mi punto de vista es absolutamente necesario si uno quiere llegar a ser libre. Por ser libre no me refiero a hacer lo que a uno le apetezca y cuando le apetezca, sino a pensar y a tomar decisiones sin la influencia de lo que nos han enseñado desde pequeños. Pienso que la primera gran prueba de nuestras vidas es ir más allá de nuestros padres, y en algunos casos diría que sobrevivir a nuestros padres. Ellos nos enseñan y nos inculcan las cosas que ellos creen que son buenas para nosotros, pero ellos no son nosotros. Creo que hay que quererles y respetarles por todo lo que han hecho por uno durante muchos años, pero sabiendo que tenemos que liberarnos de sus ideas y de sus enseñanzas para llegar a ser nosotros mismos y no lo que ellos quieren que seamos.

¿Qué tenemos que aprender los padres para no llegar a ese extremo?

Pienso que los padres deben de aprender que el mejor regalo que pueden hacerle a los hijos es ayudarles a descubrir cual es el propósito de sus vidas, es decir, por qué están aquí. Ello implica darles libertad y no intentar dirigir sus vidas para que sus hijos sean como los padres quieren que sean. Cada persona tiene su razón y su motivo para estar en este mundo, y para descubrirlo, tiene que recorrer un camino que lleva implícito el trabajo de desaprender y dejar la mente vacía.

¿A qué atribuyes la rutina de algunos padres de sustituir el amor y el cariño por los objetos materiales?

Seguramente será por el remordimiento de no hacer lo correcto con sus hijos, de no pasar el suficiente tiempo con ellos y de cómo tú dices de no darle el suficiente cariño y amor. Con lo cual se sustituye lo material por lo sentimental y afectivo, cosa que puede dar resultado a corto, pero nunca a largo plazo.


Presentando su dvd

Bajo tu perspectiva existen dos tipos de inteligencia: la física-mental y la emocional –espiritual que no muchos deportistas poseen a la vez para desarrollar todo su talento… ¿Cómo se consiguen ambas?

Bueno, en realidad son 4. Lo que normalmente se trabaja es la física, y en los deportes individuales también la mental, pero la emocional y la espiritual ni se conocen en el mundo del deporte.

"Jamás alguien será un verdadero líder solo por sus habilidades técnicas..." 
¿Tan necesaria es la simbiosis de esas inteligencias para un deportista? ¿Por qué?

No es que sea necesaria, es imprescindible, siempre que uno quiera dar lo mejor de sí mismo. Es un simple motivo de equilibrio. Un deportista es ante todo una persona y no una máquina. No se puede esperar que dé el 100% si sus distintas dimensiones como persona están desequilibradas. Puede entrenar y ser un portento físico, pero si mental, emocional y espiritualmente no está equilibrado, jamás podrá sacarle partido no digo al 100% a su físico, sino ni siquiera al 70%.
Tenemos por una parte la inteligencia mental, y hay una gran frase que define perfectamente la importancia de cultivarla: ‘dominar tu mente es dominar tu vida’. Sobran los comentarios…
Por inteligencia emocional me refiero a la que nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.
Por inteligencia espiritual me refiero a la que nos permite preguntarnos el porqué y el para qué, acceder a los significados profundos, plantearse los fines de la existencia y las más altas motivaciones de ésta. Es la que nos permite trascender nuestra dimensión física y llegar a nuestro yo profundo.
Cualquier deportista de la disciplina que sea y para cualquier persona en general, es fundamental desarrollar estas dos inteligencias si quiere dar lo mejor de sí mismo y llegar a lo más alto. ¿Por qué digo esto? Mi afirmación se basa en el pensamiento de muchos filósofos de que el Ser Humano no puede definirse solo como un ente pensante sino también y necesariamente como un ser que siente dotado de corazón y alma.
Desarrollar estas inteligencias es la única manera de relacionarnos de manera más profunda y pura con los que nos rodean, desarrollar una actitud solidaria y aumentar el rendimiento en cualquier aspecto de nuestra vida.
Desde mi punto de vista y por mi experiencia como deportista, se le da una excesiva importancia a la parte física, técnica y estratégica, descuidando u olvidando directamente estas otras dimensiones, que personalmente, pienso que son las que de verdad marcan la diferencia.

La felicidad se encuentra en los pequeños placeres de la vida, como
pasear por la naturaleza

Esta sociedad tiene demasiados líderes irreales… ¿Por qué nos venden que necesitamos de ellos imperiosamente sin preguntarnos el verdadero significado de esa palabra?

En la sociedad en que vivimos nos venden de todo, con lo cual esto es simplemente algo más que nos intentan vender. Nos venden que necesitamos líderes para que nos olvidemos de hacer el trabajo interior necesario para que cada uno se lidere a sí mismo. Si la gente dedicara tiempo a reflexionar, a meditar y a crecer interiormente, las personas vivirían con liderazgo interior, en contra del liderazgo exterior que se trata de imponer ahora. La gente sería más ecuánime, más pacífica, más solidaria, más feliz, etc. pero eso significaría que las personas serían capaces de liderarse a sí mismos sin necesidad de tener que seguir a charlatanes o a vendedores de humo. En definitiva, serían personas mucho más difícil de manipular, y eso no le conviene a quienes manejan el cotarro….

¿Cuál es el líder perfecto en cualquier ámbito de la vida?

En mi opinión, el gran error de esta sociedad cegada por conseguir el “éxito” a toda costa, es que busca líderes solo para lograr resultados. Nos olvidamos de que lo realmente importante no es solamente conseguir el objetivo final a toda costa, sino que el camino que recorramos para conseguirlo tenga sentido y esté alineado con nuestros valores y con nuestro propósito en la vida.
Desde mi punto de vista, los verdaderos líderes deberían ser los que en primer lugar dirijan sus vidas de manera equilibrada y logren liderarse a sí mismos. El liderazgo es personal y por lo tanto la relación que uno tenga con uno mismo dictaminará su capacidad para liderar a otros. Una vez conseguido esto, logrará sin quererlo que su equipo o el grupo de personas que tenga a su cargo le sigan de manera natural.
Un líder debería de ser empático y ejemplar, irradiar energía positiva y creer en los demás. Eso desde mi punto de vista solo se puede lograr desde el corazón y desde el alma. En el deporte y en cualquier ámbito de la vida, creo que jamás alguien será un verdadero líder solo por sus capacidades o habilidades técnicas, por poseer más conocimiento, o por ser el más eficiente; así como jamás lo será tampoco por imposición del entrenador o del jefe. El verdadero líder de un equipo será aquel que se valore a sí mismo, pero que a la vez sea capaz de trascender el resultado en sí mismo y su papel en la consecución de ese resultado, logrando permanecer siempre al servicio de sus compañeros y del equipo. Será aquel que lidere desde fuertes valores y principios internos, y que no se deje influenciar por lo externo, es decir, liderará desde dentro hacia fuera. De ese modo será capaz de escuchar, de observar y de analizar antes de actuar. En definitiva, será aquel al que sus compañeros sigan de manera natural y por voluntad propia porque se sientan arrastrados emocional y espiritualmente.
Con un liderazgo de ese tipo, el resultado final pasa a un segundo plano, adquiriendo más importancia la manera, la intención y el por qué se hacen las cosas. Todo ello hace que el camino que se recorre para conseguir un objetivo tenga un sentido, un valor añadido y un mensaje que transmitir, aspectos mucho más importantes que el objetivo en sí mismo.
Una de sus grandes pasiones, la montaña

Te vuelvo a citar: “Cuando te retiras te das cuenta que lo importante no es el palmarés ni el dinero ganado. La gente no suele acordarse de los títulos que has ganado, sean muchos o pocos, sino de lo que les has hecho sentir y de tu valor humano”… ¿Cuál es el camino recorrido hasta llegar a ese pensamiento poco común hoy en día?

Un camino introspectivo que he querido recorrer para saber quién era verdaderamente. Un camino que consistió en empezar de cero, viviendo en un lugar en el que nadie me conocía y reinventándome para trabajar en algo completamente diferente al mundo del baloncesto. De esa manera me fui desapegando de lo que había conseguido y fui logrando ‘refinar’ mi ego. El inicio de ese camino es como entrar en un túnel oscuro en el cual no tienes los puntos de referencia que te han sostenido durante años. Cuando uno termina ese recorrido, logrando desidentificarse y desapegarse de lo conseguido y de lo material, uno encuentra su verdadero propósito, la verdadera libertad sin ataduras de ningún tipo, y la verdadera esencia y felicidad de la vida. Sin duda vale la pena recorrer ese arduo y duro camino, porque el premio es descubrir quién eres verdaderamente. 

Comprobando todo lo que te ha enseñado la montaña: la ruta hacia la cima no siempre es la más corta, paciencia, humildad… ¿Recomendarías a muchos jugadores que un verano viviesen la experiencia emocional, espiritual y física de la montaña?

Sin ninguna duda. Es más, yo no solo recomendaría a jugadores individualmente, sino a que los equipos vivieran experiencias de ese tipo.

¿Cómo les podría ayudar esa experiencia en el ámbito deportivo?

Desde el punto de vista técnico no les aportaría nada. Les ayudaría a nivel individual a cada jugador y si lo hicieran a nivel de equipo les serviría como experiencia de grupo para su convivencia futura. Pero toda esta ayuda llegaría desde el crecimiento interior y personal que luego podría ser aplicado a la parte deportiva.

El camino recorrido para conseguir el objetivo final tiene que tener sentido… ¿Por qué se aparca todo en pro del resultado?

Porque no se tiene la perspectiva necesaria y no se ve como se dice en inglés ‘the big picture’. El mundo de hoy se mueve solo por la obtención del resultado final, olvidando que es el proceso (cómo y por qué) para conseguir ese resultado el que te forma como persona. El resultado final es simplemente una consecuencia del proceso y un eslabón más de la cadena. Sin un proceso adecuado y correcto, el resultado final carece de valor desde el punto de vista de crecimiento interior, por mucho valor que le quieran dar los medios de comunicación o la gente a ese resultado. Se construye de dentro afuera y no al revés.

¿Qué sentido tiene la vida y/o los objetivos sin las percepciones adecuadas?

Desde mi punto de vista ninguno, pero no es sencillo el llegar a tener las percepciones adecuadas. Ello conlleva un gran trabajo interior para cambiar paradigmas y esquemas mentales y para soltar lastre emocional acumulado. Mientras eso no se haga uno vivirá inmerso en la ignorancia y perdido en las tinieblas, aunque puede ser que sea feliz a su manera….

El fin justifica los medios es un eslogan que hoy en día se estila en demasía… ¿Tiene sentido coger ese camino?

Tiene sentido si vives dejándote arrastrar por la venenosa influencia que reina hoy día, es decir, eres lo que tienes y/o los resultados que consigues.
No tiene sentido sin embargo si eres fiel a los principios atemporales que rigen el universo y si vives alineado con ellos y con tu propósito en la vida.
Pienso que la sociedad vive engañada pensando que todo vale con tal de obtener el tan ansiado éxito. Yo sin embargo creo que las reglas de juego de la vida no te exigen ganar o conseguir el éxito a toda costa, sino a no rendirte nunca durante el transcurso de la misma.

Muy implicado con la Fundación Stop Sanfilippo

¿Qué nos conduce a ello?

Pienso que la ignorancia. La gente piensa que la vida es una carrera o una competición, ignorando que es una misión. Encontrar esa misión y no ganar la carrera por ser el mejor o el primero a toda costa es darle de verdad un sentido a tu vida.

Lo importante no es el resultado final sino como haces el recorrido para llegar a ese resultado y porque lo haces. ¿Cuánta necesidad tiene nuestra sociedad de ver ese prisma desde tu posicionamiento?

Tiene mucha necesidad si quiere que las personas que en ella viven encuentren un sentido a sus vidas, pero como siempre hay una razón para todo, seguramente sea necesario un período como el que hemos vivido y como en el que seguimos inmersos, de oscuridad e ignorancia, para que la sociedad futura pueda aprender de ello y mejorar.

Para ti uno de los mayores fracasos de la vida es morir siendo rico y no pobre, lo que me hace preguntarte ¿Cuál es la belleza intrínseca de la vida?

Para ser exactos, creo que uno de los mayores fracasos de la vida sea pasarse la misma tratando de acumular riqueza material por simple codicia, porque de ese modo eres un pobre hombre rico. No tengo nada en contra de la riqueza material, al contrario, pero siempre y cuando sea una consecuencia y no un fin, y en tanto en cuanto sea compartida y no almacenada de manera avariciosa.
La belleza intrínseca de la vida es aceptar y disfrutar con lo que la vida te regala cada día. El hecho de poder levantarse cada día y tener salud para disfrutarlo es un enorme regalo que no valoramos lo suficiente. Poder contemplar un amanecer, tener la posibilidad de compartir experiencias y sentimientos con tu familia y tus amigos, ir a dar un paseo por un bosque, por la montaña o al lado del mar, poder disfrutar de la comida, disfrutar de tu trabajo, sea el que sea….La belleza intrínseca de la vida reside para mí en darse cuenta de verdad de lo afortunados que somos cada día que nos levantamos y dar las gracias por todo lo que recibimos, dando lo mejor de nosotros mismos y disfrutando al máximo cada momento.

“Morir para renacer”… ¿Es esa la clave para que las personas no se sientan realizadas y no cumplan sus sueños?

En modo metafórico, sé por experiencia personal que es necesario morir para renacer. Ese morir al que me refiero es un morir de tus aprendizajes de infancia y adolescencia que han dado lugar a esquemas mentales que te impiden crecer y llegar a ser tú mismo en la vida. El hecho de morirse en ese sentido te hace renacer y ser una nueva persona capaz de abrirse a nuevos paradigmas. Es un proceso largo y complejo porque significa tirar por tierra con muchos de los pilares sobre los cuales se sustentaba tu vida, pero fundamental para ser libre y coger las riendas de tu vida.

¿De qué manera nos impulsa el miedo? ¿No es contradictorio tu pensamiento aplicado por ejemplo al baloncesto?... Te hago esta última pregunta porque dicen que el miedo lleva a la derrota.

En realidad el miedo como tal no existe. Es solo una sensación creada por nuestra mente basada en algo sucedido en el pasado o en algo que te puede suceder en el futuro, pero si estás en el momento presente, que es el que cuenta, el miedo no existe. Dicho eso, en determinadas situaciones de riesgo máximo y de incertidumbre, uno se vuelve muy vulnerable y es casi imposible que no aparezca esa sensación llamada miedo. La diferencia pues, no es tener miedo o no, sino como gestionarlo. Si miras a la cara a ese miedo y lo afrontas, entenderás que has sido tú quien lo has creado, y que en tus manos está que se vaya. De esa manera, desaparecerá y te centrarás en lo que tienes que hacer sin que lo que pueda sucederte influya en ti, o puede ser que no desaparezca, pero se convertirá en un compañero de viaje que te ayudará a crecer y a superar esas situaciones. Por el contrario, si intentas escapar de él y no lo afrontas, no lograrás entender de donde llega y te invadirá completamente, convirtiéndose en un pánico paralizador que te bloquea por completo.  
El motivo por el cual pienso que el miedo te impulsa, es porque cuando lo entiendes y sabes como se crea y de donde viene, logras canalizar esa energía negativa en positiva, lo que te ayuda a crecer y a fortalecerte  interiormente.
Los miedos son los grandes límites de las personas. Entenderlos, afrontarlos y superarlos significa que tu vida ya no tendrá nunca más esos límites.

Por último, y tras vivir una vida plena llena de sueños cumplidos, ¿Qué nuevos sueños ‘atormetan’ tu mente?

Mi sueño actual es poder compartir con la gente mis experiencias, vivencias y aprendizajes. Soy consciente de lo privilegiado que he sido y siento esa necesidad para poder devolverle a la vida todo lo que me ha dado.


Agradecer desde aquí la gentileza de Isma por pasarse de nuevo por esta casa y recomendaros dos cosas: La lectura de su libro “Desde la cumbre”, y que asistáis a alguna de sus charlas si tenéis ocasión. Experiencias que pueden haceros ver la vida desde otra perspectiva bien distinta a la que nos hacen ver que es la correcta hoy en día.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada