Más artículos


Allen Iverson es uno de esos pequeños jugones que la historia de la NBA nos ha regalado en infinidad de ocasiones. ‘The Answer’, cuyo ADN llevaba implícito la anotación y la explosividad en cada uno de sus movimientos, se atrevió a mirar a los ojos al más grande de este deporte, Michael Jordan, cuando no era más que un mero novato en la mejor liga de mundo.

Exactamente, el 12 de marzo de 1997, los Sixers se medían al mejor equipo del mundo en esos momentos, los Bulls, y el ‘3’ de los 76ers se sacó de su chistera uno de los movimientos por los que aún a día de hoy se le conoce, el crossover. Iverson cogió la bola y mirando ‘face to face’ a Michael Jordan le encaró con varios movimientos eléctricos para anotar la canasta…



Iverson relata su jugadón de esta manera: “Jamás olvidaré esa acción. Salí de la pantalla y le oí Phil Jackson gritar el nombre de ‘Jordan’ para que me defendiera. Hice el primer crossover para comprobar su reacción, y luego el segundo para finalmente tirar. Realicé mi mejor movimiento y Michael estuvo a punto de detenerme, cuando otros se hubiesen quedado atrás, eso demuestra que era un defensor increíble. Quería poner a prueba mi crossover, ver si funcionaría, y finalmente funcionó sobre el mejor jugador de este deporte”.

‘The Answer’ finalizó el partido con 37 puntos (15/23 TC), 2 rebotes, 2 asistencias y 1 robo en 36 minutos de juego en la derrota de Philadelphia ante Chicago por 104-108, aunque lo verdaderamente importante fue la tarjeta de presentación que Allen dejó al mundo entero ante el mejor jugador de todos los tiempos.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada