Más artículos


El pasado domingo el CSKA se proclamó campeón de la Euroliga y Sergio Rodríguez entraba en la historia al ser primer jugador español en conquistar el cetro continental con un equipo extranjero.

Sin embargo, en la cabeza del Chacho parece rondar la idea de abandonar el frío Moscú para volver a España, y más concretamente al Madrid: “Han sido dos años difíciles. Llevo un año muy complicado, el clima no ha sido fácil en Moscú. Tengo que hacer balance con mi familia y decidir. A terminar la temporada en la liga rusa y asimilar el año. Todo el mundo sabe mis sensaciones con el Real Madrid”. Evidentemente no se vive igual en Rusia que en nuestro país, por aquello de los climas tan dispares.

Sergio hizo un guiño al Real Madrid, a sabiendas de que las operaciones de Micic y De Colo parecen totalmente descartadas. El serbio renovará con Efes o se irá a la NBA, salvo giro inesperado de última hora, y los derechos del francés en la ACB son propiedad de Valencia Basket. Y ya sabemos todos como se las gasta el club taronja cada vez que el Madrid se interesa por uno de sus jugadores.

Con esas premisas y conociendo que el Madrid busca un base de su perfil, generador de juego tras bote, todo hace indicar que sus destinos volverán a unirse porque ambos se necesitan. El Madrid porque el mercado no ofrece nada más (Laprovittola interesó en su día, pero podría ser más cabeza de ratón que cola de león), y el Chacho porque quiere huir de Moscú y muy pocos clubes en España podrían pagarle su cache. Es decir, “blanco y en botella”.

Pero entre los aficionados blancos, e incluso entre algunos dirigentes, el fichaje genera resquemor o resentimiento por cómo se produjo su salida en verano de 2016 rumbo a los Sixers. Todos conocemos esa historia, no hace falta recordarla.

Puede decirse que la afición está dividida, unos lo quieren de regreso y otros no quieren verlo vestido de blanco de nuevo. Con lo cual vamos analizar los dos puntos de vista posibles, ambos con razón a partes iguales:

CHACHO SI
No necesitaría adaptación alguna. Ni a la ACB, ni al club y ni mucho menos al estilo Laso. El Chacho fue una de las máximas expresiones del ‘Lasismo’.

No descubro nada nuevo al decir que a Sergio Rodríguez se le caen los puntos y las asistencias de las manos. Formaría con Campazzo una pareja de bases complementaria. El argentino es todo garra, pundonor, defensa… sin olvidarnos de su talento. Y el Chacho aportaría su magia desde el banquillo para reventar los partidos tal como hacía en antaño.

Jugador más que experimentado. Ha jugado innumerables finales, y por ello no le temblaría el pulso en finales apretados de partido.

Precio. Se piensa u opina que no se subirá a la parra, que desea tanto su regreso que su ficha no será muy elevada.

Campazzo, Llull y Rodríguez, todo un lujo. Queda todo dicho ¿no?

Mientras se intenta rejuvenecer la plantilla lenta pero paulatinamente, podría dar tranquilamente un par de años a gran nivel.

CHACHO NO
Su DNI. Próximamente cumplirá 33 años, y es un aspecto a tener muy cuenta en un plantilla que necesita rejuvenecerse si no quiere morir de éxito.

¿Traidor? Así lo catalogan algunos aficionados tras su fichaje por CSKA hace dos temporadas. Muchos soñaron con su regreso tras su paso por Philadelphia, pero no fue así, y por ello no quieren que regrese. Amén de algunos gestos durante las pasadas semifinales de la Final Four.

Físico. Una competición tan dura como la Euroliga requiere cada vez más de jugadores con físico, y esa no es precisamente una de las virtudes de Rodríguez.

Hambre. Sus detractores apuntan que es mejor traer a un jugador que no haya ganado nada o muy poco, a uno que viene de vueltas de todo y sin prácticamente hambre de títulos.

Precio. Aquí el otro lado de la moneda con respecto al Chacho sí. Muchos defienden la idea de un salario elevado, que no perdonará ni un euro, y que esa gran ficha debería ofrecérsele a otro jugador más joven y con futuro.

Defensa. Se sabe de sobra que un lunar en su juego es la defensa. Con lo cual, juntarlo con Llull por ejemplo, provocaría un agujero bastante grande atrás.

Seguramente a ti, lector, se te ocurra más pros y contras con respecto al posible retorno del Chacho y estaría encantado de debatirlos contigo en la redes sociales. Mientras tanto, podéis votar en esta encuesta ¿Chacho si, o Chacho no?, ¿Qué opináis?


2 comentarios :

  1. Yo soy de Chacho no, ya me conoces. Tampoco quiero que eso sea sinónimo de que le considere un traidor, aunque su representante telita con él, cuanto más lejo de las oficinas del Madrid, mejor... No me gustó la forma en que se marchó a Filadelfia, no me pareció mal que se fuese a Rusia porque aquí no se le podía ni se debía pagar lo que pedía para volver a Europa. Lo mío tiene que ver con el físico, con que me gusta que el equipo juegue como tal en los momentos clave y no en un Chachosistema y porque me sacan de quicio los tipos que todo lo que te dan en ataque te lo quitan en defensa, porque pasa de involucrarse en ello. ¿Qué es un espectáculo verle en la cancha? no lo niego, pero busco a una persona que una al bloque y no un ego más que alimentar en partidos vitales, la edad también es un handicap y lo dicho hay que ir renovando poco a poco el núcleo duro, no ocupar los grandes sueldos con los viejos rockeros y cuando estos fallen no tener un plan b. Si al final vien, me lo comeré con patatas y si da alegrias al club, que se me echen encima, yo seré feliz. pero ni de lejos me entusiasma esta opción y no entiendo que lo vean como la vuelta del hijo pródigo. Una hipotética situación así solo la merecería Luka Doncic y eso es imposible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como comentas, pesan más los contras que los pros para un hipotético regreso. El RM debe ir rejuveneciendo su plantilla lenta pero paulatinamente

      Eliminar