Más artículos


La NBA está poniendo patas arribas el mercado europeo y cada jugador a este lado del charco que está libre, o no, espera una llamada de la mayor liga del mundo con una oferta mareante prominente de la inyección económica que le insufló la televisión a la NBA con el nuevo contrato que firmaron ambas partes.

Con esas premisas se le está haciendo muy difícil a los grandes clubes europeos perfilar sus plantillas, y al Real Madrid parece que más aún. Tras la marcha de Sergio Rodríguez, el equipo de Laso tiene varios frentes abiertos y seguro que de aquí a septiembre le esperarán unos meses moviditos y de mucha intranquilidad al poder perder a algunas de sus grandes estrellas.

Hace unas horas se filtraba que una de las joyas del mercado, Anthony Randolph, llegaba a un acuerdo con el Real Madrid para las dos próximas temporadas con clausula de salida NBA. O lo que es lo mismo, tiene al jugador pero no lo tiene, puesto que cualquier llamada norteamericana dejaría al Madrid sin el jugador. Pero siempre le queda la seguridad ante un posible regreso a Europa de ser dueño de sus derechos.

A priori, el juego interior del Real Madrid se antoja de campanillas con esta incorporación: Nocioni, Thompkins, Ayón, Reyes, Hunter y el propio Randolph. Y decía a priori porque el preacuerdo anunciado por los medios especializados españoles entre el club blanco y Ayón parece caer en saco roto al echarse atrás en el último momento el pívot mexicano.

Parece ser que Ayón, según he podido saber y después de haber conseguido equiparar en ese preacuerdo su ficha a la de Llull, le ha comentado a su agente que no firme nada y le insta a un compas de espera por si alguna franquicia NBA le hace una propuesta mareante que fuera irrechazable.

De ahí que el Real Madrid haya acelerado en las últimas horas las negociaciones con Randolph, ante la intromisión del Barcelona, puesto que su idea inicial no es precisamente tener a ambos, sino a uno de los dos. Si bien es cierto, que podría verse sin ninguno de ellos y su juego interior se quedaría muy cojo. Y tampoco debemos obviar que Randolph se asemeja más a Thompkins que a Gustavo Ayón, con lo cual tendría un par de cromos un tanto parecidos.


Con esa actitud Ayón está quedando retratado a mi modo de ver ¿No tenía que ver su decisión de continuar en el Madrid con no poder ver a su hijo con asiduidad? ¿No era ese el motivo principal? ¿No era su medida de presión para poder garantizarse una ficha más que merecida a la altura de su rendimiento? Evidentemente no. La razón principal era el dinero, que siendo realistas es muy loable por su parte, aunque en la vida no lo es todo y aún quedamos unos cuantos románticos ¿verdad Llull?


Ayón debería recordar que en ningún otro lugar será tan querido y necesario como aquí. Que en ningún otro equipo tendrá el protagonismo que tiene en el Real Madrid porque su juego encaja como un guante en el ‘Lasoystem’. Las dos partes se necesitan igualmente. Sin olvidar que el Real Madrid apostó por él cuando nadie más lo hizo, y lo recuperó para el baloncesto de élite.

Volviendo con Randolph el Madrid se asegura a uno de los mejores interiores del mercado, ¿encajará en el sistema de Laso viendo los precedentes de Tomic, Mirotic, Bourousis…? y conformaría una plantilla de campanillas y posiblemente la mejor de Europa (con permiso del CSKA) siempre y cuando no saliese ningún jugador importante y se consiguiese la continuidad de Ayón.

Este interior de 26 años y 2,11 m. (2.21 de envergadura) es un jugador muy ofensivo con un gran primer paso, un gran tiro de media y larga distancia, y puede poner el balón en el suelo con suma facilidad. Con esas características ofensivas y a pesar de su envergadura, prefiere jugar de cara al aro y rara vez lo hace de espaldas al aro. Es más un ejecutor que un creador de juego. Su gran lunar sin duda es escasa visión para asistir.

Defensivamente, no siendo un portento y con tendencia al despiste, destaca por el espacio que ocupa en la zona y su capacidad de intimidación. Es mucho mejor taponando que defendiendo 1vs1. Otro aspecto a destacar es su capacidad atlética, lo que le permite emparejarse con jugadores exteriores en los cambios defensivos, una cualidad primordial en los esquemas de Laso.

Resumiendo, a priori, sus características se amoldan al juego de transiciones rápidas del Real Madrid, y la pareja que podría formar con Ayón podría marcar diferencias siempre cuando Gustavo se replanteé que su futuro pasa por vestir de nuevo de blanco.



0 comentarios :

Publicar un comentario