Más artículos


Fin al culebrón del verano. Gustavo Ayón y el Real Madrid han llegado a un acuerdo para la continuidad del pívot mexicano por tres temporadas más, en una historia que ha tenido muchos dimes y diretes, demasiados capítulos (muchos sobraban), algún que otro desplante y muchas idas y venidas. En definitiva, ha sido una película de suspense en toda regla.

¿Quién no se ha peleado con su novia y después se ha convertido en su esposa? Con esa simple pregunta podríamos catalogar el ‘romance’ de Ayón y el Real Madrid, en el que todos sabemos quién fue el ‘malo’ de la película y quien el bueno, aunque haya algunos que defiendan a capa y espada al jugador (vendiendo su silencio como defensa) para salvaguardar sus propios intereses (pases de prensa, alguna que otra primicia aunque sea minúscula como un parte médico, unas pequeñas declaraciones de algún miembro de la plantilla, o un simple seguimiento en las redes sociales) y de esa manera quedar bien posicionados con el club, ya que a cualquier club le gusta (lógicamente) que se defienda a sus jugadores.

Como decía, en toda esta historia ha habido un segundo plato llamado Real Madrid y Gustavo Ayón no ha ido de frente con el club. Siempre puso como excusa que quería estar cerca de su hijo, comprensible y lógico, pero viendo por los derroteros han ido las negociaciones más bien se trataba de una excusa para conseguir un gran contrato. En toda negociación hay unas reglas mínimas y esas son yo te ofrezco X y tú me pides Y, hasta que llegamos a un punto intermedio. Sin embargo, Ayón no cedió nunca (respetable por su parte) y tensó la cuerda hasta conseguir acercarse a los 2,7 millones de euros que cobra Rudy, el mejor pagado de la plantilla, superando incluso los 2,2 de Llull, con lo cual lo que quería era ¡enséñame la pasta! E insisto, muy respetable por su parte pero que hubiese dicho en febrero (desde que se está negociando la renovación): “No contéis conmigo hasta julio, quiero ver todas mis opciones y después decidiré” y no hacer que el club este varios meses haciendo ofertas inservibles.

Una vez llegados a ese punto, y viendo como la NBA ofrecía muchos dólares, no contestó a las llamadas del club para cerrar el preacuerdo al que habían llegado. Y el Madrid se plantó retirando la oferta ¡Chapeau por el club! Cerrando en un abrir y cerrar de ojos el fichaje de Randolph, puesto que no podía arriesgarse a verse a mediados de julio sin opciones de mercado que estuvieran a la altura de lo que demanda un club como el  Real Madrid.

A posteriori y viendo que la oferta NBA no llegaba, sale a la palestra la oferta del Fenerbahçe de Obradovic, que era inferior a la del Madrid, y que irremediablemente ‘obligaba’ a ambas partes a darse una nueva oportunidad, porque a fin de cuentas ambas se necesitan para brillar. Ayón nació para jugar en el ecosistema de Laso, ya que sus virtudes destacan aún más en él: rapidez de piernas y manos, ayudas defensivas a los exteriores, buen reboteador, gran defensor y finalizador en ataque, buen pasador… y oculta sus carencias: flojo juego de espaldas al aro, no lanza con la izquierda y no tiene un buen tiro de media distancia. Y el Real Madrid porque solo Felipe Reyes y el propio Ayón han sido los únicos interiores que han sobresalido en los esquemas de Laso donde los exteriores tienen el protagonismo casi absoluto.

Y bajo esas perspectivas de necesidad, ambas partes se han dado el “si quiero” y todas las posibles rencillas quedan olvidadas como en cualquier buen  matrimonio que se precie. Lo que me hace claudicar ante la palabra EQUIPO, esa es la prioridad en este grandísimo juego llamado baloncesto. El Real Madrid gana muchísimo con la continuidad del Ayón, es más me atrevería a decir que es un activo casi imprescindible a día de hoy, y por eso me alegro muchísimo de que siga en el Real Madrid. Ahora solo toca ir a muerte con él y dar la enhorabuena a todos y cada uno de los integrantes del Real Madrid que en mayor o menor medida han aportado su granito de arena para conseguir llegar a buen puerto… Desde los despachos del club madridista se lleva bastante tiempo trabajando muy bien y hay que felicitarles por ello.

Por último, no hay mal que por bien no venga, y esta historia ha servido para que Randolph fichase por el Madrid. De haberse alcanzado un acuerdo mucho antes, la sensación de la pasada Euroliga casi toda probabilidad no hubiese acabado en el club blanco… Ayón y Randolph formarán una pareja interior que dará mucho que hablar si Laso consigue acoplar a Anthony a su ecosistema.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada