Más artículos


Nuestra selección española nos ha hecho disfrutar durante años como enanos con sus grandes gestas verano tras verano. No hace falta enunciar todos los éxitos cosechados porque por todos son conocidos. Digamos que esa siempre fue la parte bonita o excelsa, la obra que representaban nuestros jugadores sobre el parquet, sin llegar atisbar al 100% lo que ocurría entre bastidores porque gran parte del sector de la prensa no se ha atrevido a airear nunca muchos trapos sucios no fuera a ser que la FEB tomará represalias.

Aunque lo ocurrido entre bastidores al gran seguidor de baloncesto no se le escapa ni por asomo por mucho que la prensa lo oculte o informe a cuentagotas: jugadores muy mimados (lógico para que no se acabase la gallina de los huevos de oro), convocatorias teledirigidas por el Sr. Sáez ante la permisividad de casi todos los seleccionadores, tapar algún que otro resbalón de los jugadores como por ejemplo cuando destrozaron una habitación de hotel, permitir el despelote en nuestro Mundial con los Gasols y Sito Alonso como protagonistas cuando nos jugábamos el paso a las semifinales… Y hasta ahí que mi memoria alcance y que más o menos se haya aireado.

Pero la penúltima, nunca podemos decir la última hablando de la FEB, es la búsqueda de equipo para Claver (del que hablaba el otro día). El ala-pívot tras ser cortado por Denver no ha recibido oferta alguna de nuestro país, ¿sintomático?, y lógicamente el bueno de Víctor no podía quedarse sin jugar, sin disposición de minutos para el Eurobasket del próximo verano porque entonces no hubiese habido coartada perfecta para llamarle un verano más. ¿Imagináis la convocatoria para la selección de un jugador sin equipo? ¡Qué esperpento! Hubiese sido pintoresco y a la vez gracioso ver como Sáez y el nuevo seleccionador (estamos en marzo y aún no conocemos quien será elegido para sentarse en nuestro banquillo ¡¡¡manda huevos!!!)  hubiesen defendido la convocatoria de Claver estando en paro.

Sin embargo eso no podía ocurrir de ningún modo y como por arte de magia llegó el Khimki ruso para rescatar a Claver y darle de oportunidad de estar otro verano más en la selección con un papel residual pero muy valioso por lo que aporta, aceptar su rol sobrante sin ninguna tipo de pegas o mala actitud. Y es que ese es un bien muy preciado para el Sr. Sáez y el núcleo duro de nuestro combinado, acatar sin más las directrices preestablecidas y marcadas con una disposición encomiable.

Y es que hay un dicho que dice: “Piensas mal y acertarás”, y tirando de él uno puede atar ciertos cabos y pensar que el fichaje por el equipo ruso (del que me alegro muchísimo aunque no lo parezca) no es fruto de la casualidad. ¿Sabéis quien es uno de los entrenadores asistentes del Khimki? Jenaro Díaz, que también es técnico asistente en la selección, así que no sería de extrañar que Sáez haya llamado a Díaz para comentarle que no podían dejar en la estacada “a uno de los nuestros” de ninguna de las maneras. Aunque quizás solo sea fruto de la casualidad y este que escribe tenga una mente algo calenturienta, vete a saber.

Ya me hubiese gustado a mí, como a muchos de vosotros, que se hubiese puesto al menos la mitad de empeño en la convocatoria de Mirotic como en la citada, y que de esa manera el futuro de la selección fuese más halagüeño para cuando falten los Gasols, Navarro, Rudy…

0 comentarios :

Publicar un comentario