Más artículos


La Supercopa  alzaba el telón de la temporada con un plato fuerte Real Madrid vs Valencia, que a mí personalmente me ha dejado un tanto frio con tanto parón arbitral señalando casi todos y cada uno de los contactos existentes (conforme avance la temporada serán benévolos con dichas señalizaciones) y porque a ambos conjuntos se les ha visto falto de rodaje y con muchas piezas por acoplar, aspecto este lógico y normal a estas altura de la temporada: Campazzo, Rivers, Maciulis, Nocioni y Ayón por el Madrid, y Vives, Buycks, Loncar y Harangody por Valencia Basket.

El Madrid, que a priori no contaba para muchos para llevarse el partido, fue de menos a más en el choque y Valencia Basket que hizo una buena labor durante los tres primeros cuartos, pagó el desgaste en el último para acabar hincando la rodilla ante los mismos protagonistas de siempre en los blancos: Llull (gran último cuarto el suyo con 4 triples sin fallo -5/5 T3 al final del partido-, para acabar con 16 puntos), Rudy (llamado a coger de una vez el toro por los cuernos en cuanto a liderazgo absoluto, y que firmó 21 puntos + 3 rebotes) y Felipe Reyes (que siempre suma en la lucha bajo tableros y que anotó 13 puntos + 5 rebotes), es decir que la vida, de momento, sigue igual en el Real Madrid. Entre sus tres nacionales firmaron 50 de los 89 puntos de su equipo.

En el Valencia la hiperactiva de Velimir Perasovic desde la banda hizo que los suyos apretaran hasta quedarse sin aliento, y ahí se les acabó el partido, justo en el último cuarto (29-18 de parcial, anotando al menos un punto todos los jugadores de los que dispuso Laso),  y donde Loncar se erigió en la única boya donde aferrarse ante el hundimiento del barco taronja. El croata, aun siento pronto para realizar un juicio de valor exacto, demostró que los blancos vuelven a tener un agujero en su zona defensiva, al terminar con 17 puntos y dejando la sensación de que no anotó más porque aún es pronto para forzar la maquinaria al estar solo a 26 de septiembre.

Un aspecto a destacar y del que los taronja no sacaron tajada fueron los lanzamientos desde la personal. Los de Perasovic lanzaron hasta en 36 ocasiones desde el 4,70 y el Madrid solo visitó la línea de personal 19 veces, es decir un +17 para los valencianos.

Por lo demás, sean ustedes de madridistas o valencianos, no saquen conclusiones precipitadas sobre algún aspecto de su equipo o un jugador en concreto (Buycks por ejemplo estuvo horrible), esto acaba de empezar y la temporada es muy larga.

0 comentarios :

Publicar un comentario