Más artículos


Tal día como hoy de 2001 los amantes del baloncesto estábamos de enhorabuena, Michael Jordan anunciaba su segundo retorno a las pistas bajo el lema “por amor al juego”. Aunque esta vez no vestiría la camiseta de los Bulls, defendería los colores de los Washington Wizards y el sueldo que cobraría como veterano, un millón de dólares, lo donó íntegramente a las víctimas del terrible atentado de las torres gemelas.

Lógicamente no pudimos ver al mismo Michael de siempre, en esta ocasión la inteligencia predominaba sobre el físico, y con eso le bastó para sobrevivir en una liga bien distinta a la que él había dominado. En tan solo dos años la NBA se había convertido en una liga mucho más física dejando en un segundo plano la calidad/talento.

Sin embargo Jordan demostró que la magia no se apaga a los 40 ni mucho menos, y dejó unos promedios que ya hubiesen querido para sí muchos jóvenes con 22,9 puntos, 5,2 rebotes y 1,42 robos, además de firmar algún que otro récord histórico...

0 comentarios :

Publicar un comentario