Más artículos


El pasado martes, se generó gran controversia en la redes sociales al darse a conocer la noticia de que el Real Madrid jugará la próxima temporada con camisetas de mangas cortas, en lugar de las camisetas de tirantes de toda la vida, o más bien, de casi toda la vida. Porque aunque estemos acostumbrados a ver a los equipos jugar con elásticas de tirantes, no siempre fue así, y por tanto no podemos decir al 100% que se está rompiendo una tradición o costumbre, más bien podríamos decir que hemos acostumbrado a nuestros ojos a una cosa y el cambio nos resulta muy chocante.

Los términos ‘hortera’, ‘drástico’ y ‘cutre’ (totalmente respetables dichas opiniones) fueron algunos de los calificativos que se le acuñaron a esta nueva idea o moda. ¿Moda?, sí, porque de generar buenos réditos económicos que nadie dude que no tardarán en subirse al carro el resto de compañías y por consiguiente el resto de los equipos.

Y es que no siempre se jugó con camisetas de tirantes tal como se afirma desde varios sectores y tirando de hemeroteca podemos comprobar que tras ser inventado por Naismith, el basket en sus primeros años se jugó con una jersey de pico de manga larga. A posteriori, se combinaron camisetas de mangas cortas y de tirantes, hasta que poco a poco se fueron imponiendo las que hoy en día conocemos como las equipaciones oficiales de baloncesto.


Pero no fue ese el único caso puntual que se dio y los Celtics de la temporada 1946-47 lucieron una equipación de manga corta. Boston militaba entonces en la Basketball Association of America, que se fusionó al año siguiente con la National Basketball para crear la actual NBA.


En Europa si nos remontamos a la temporada 1976-77, también encontramos otro ejemplo en el Maccabi Tel Aviv que durante esa temporada decidieron usar mangas cortas y la iniciativa les trajo suerte. Con ella ganaron su primera Copa de Europa imponiéndose en la final al Mobilgirgi Varese de Dino Meneghin y Bob Morse. 


Un último ejemplo que en su día resultó también bastante chocante y que se criticó muy mucho, y que con el tiempo los aficionados fueron viendo con naturalidad. Hace unos años el calzón que utilizaban los jugadores era lo mínimo que se despachaba en tela, y poco a poco se fue imponiendo el calzón mucho más largo y ancho hasta el que conocemos en la actualidad. Con lo cual y quizás, solo digo quizás porque el libro de gustos de quedó en blanco, con el tiempo si se llega a imponer este nuevo ‘look’ no nos resulte tan raro u irrisorio.

0 comentarios :

Publicar un comentario