Más artículos


España nos ha hecho soñar con el oro a todos los españoles que hemos seguido este autentico partidazo de baloncesto en la finalísima de estas Olimpiadas, y máxime cuando a falta de 2:20 para la conclusión del encuentro el marcador reflejaba un 99-93.. Y lo han hecho tirando de la genialidad, casta y fe en la victoria desde el salto inicial, con Pau Gasol (24 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias) y Navarro (21 puntos) como estandartes y líderes de esta selección… Nunca antes una medalla de plata fue de Oro con mayúsculas.

España salió de inicio con la idea fija de defender en zona 2-3. De tener que morir, hacerlo desde la línea de 6,75, jugarse la carta del desacierto en el tiro de tres estadounidense. Era la mejor opción posible, puesto que en la defensa 1x1 era obvio que poco se podía hacer.
Inicialmente el plan defensivo no salió como cabía de esperar, puesto que la selección USA abusaba del extra-pass y encontraba siempre a un hombre libre de marca para anotar con facilidad (10-12). En ataque, Juan Carlos Navarro era simplemente ‘La Bomba’ anotando los diez puntos de la selección española. Los desajustes defensivos se hicieron aún más palpables, se notaba que los americanos tenían estudiada la zona, y con un parcial de 15-4 se dispararon en el electrónico (25-16).

Fue entonces cuando Sergio Scariolo, a falta de 3:30, quiso dinamitar el cuarto tanto atrás como adelante, introduciendo en pista a Ibaka y Rodríguez. La entrada de ambos le sirvió a España para que fueran cogiéndole el pulso al partido, sobre todo en el caso del Chacho (pero eso sería especialmente en el segundo cuarto), antes la vida seguía igual (30-23).

España no encontraba la forma de hacerle llegar balones interiores a Pau, y de ahí que los americanos llegaran con siete arriba al finalizar el cuarto (35-27). Pero antes el Chacho y Rudy dejaron para las retinas una jugada ‘made in Rudy’, en la que Rodolfo finalizó en alley oop una asistencia de Rodríguez.

En el segundo cuarto llegó lo que se pretendía con la zona, bajada en los porcentajes en el tiro de tres de USA, unido a un espectacular inicio español con un 2-12 de parcial (37-39). Minuto tres del segundo cuarto y España no solo aguantaba el envite, sino que además iba arriba en el marcador. Mucho tenía que ver en esa salida meteórica la dirección de Sergio Rodríguez, que jugó el pick and roll a la perfección y dividiendo a la zona americana para elegir siempre al mejor hombre posicionado.

Se encendían las alarmas en USA, que ni en sus peores sueños podían presagiar ese guión de partido. Dos latigazos o arrestos de genialidad americana, les devolvía la ventaja mínima en el marcador (41-39). Poco duraron las alegrías en USA, tras el triple de Llull (41-42)… ¡Toda España seguía soñando!.

La telaraña tejida por España con la zona estaba indigestando a los americanos que no anotaban con tanta facilidad de tres, pero gracias a su rebote ofensivo (una de las debilidades de defender en zona) volvían a tener la delantera (48-44). A los problemas en el rebote defensivo, se unía la cuarta falta personal de Marc Gasol con 5:29 para el descanso.

Navarro y Rudy tiraban de clase y galones para permitir que España siguiera creyendo en la victoria (59-54) y darles un nuevo aviso a USA, ¿Cuántos iban?, de que iban de todas todas por el oro… y el aviso fue aún más serio al cerrarse el primer tiempo con un ajustado 59-58, en el que Durant (17 puntos) y Navarro (19) habían sido los pistoleros de ambas selecciones.

En el tercer cuarto Pau Gasol salió decidido a ayudar a su amigo y ‘hermano’ Navarro en la anotación (10 puntos) y tiró del carro y de la ilusión de todos los españoles al dar de nuevo la delantera a su selección (64-67). Nuevamente España tomaba ventaja a falta de 7:20, y hacía que el sueño del oro fuera tomado en serio, si había todavía algún escéptico.

El guión seguía siendo el trazado desde el inicio, atrás defensa zonal, y en ataque  más que nunca balones a Pau, que en el 1x1 era indefendible para la selección americana. Las genialidades a nivel individual era el salvavidas de USA, y el dueto Lebron & Kobe daba fe de ello (73-71). Fue entonces cuando Scariolo volvía a apostar por Sergio Rodríguez, que tan buenos réditos le había dado en el primer tiempo.

Sergio Rodríguez le volvió a dar la chispa necesaria al equipo, asistiendo a Ibaka y anotando tras robo, para volver nuevamente a la carga en el partido (77-76). A buen seguro que los americanos no podían dar crédito a lo que estaban viviendo y máxime cuando ‘uno de los suyos’, Ibaka, igualaba el partido a falta de 1:50 (80-80)… 83-82 al finalizar el cuarto, y mini partido de 10 minutos en el último y decisivo acto.

En el último cuarto la selección USA, después de numerosos avisos o sustos, decidió subir líneas en defensa y tirar más que nunca de las grandes individualidades que posee, para no permitir que España volviese a ponerse con ventaja en el electrónico. A pesar de ello, de la bajada de moral que suponía los latigazos americanos, España nunca dejaba de creer en la victoria y falta de 3:00 minutos perdía tan solo por seis (97-91).

Había tiempo para creer en el milagro y más aún cuando la ventaja seguía igual a falta de 2:20 (99-93), pero la empresa era ya muy complicada por mucho que todos los españoles empujáramos desde cualquier rincón del planeta. Los jugadores sabedores de su partidazo siguieron luchando como jabatos y tirando de la épica, una épica que hoy más nunca fue visible y palpable en una generación, que a pesar de lo que diga el medallero de Londres, son de Oro.

107 – Estados Unidos (35+24+24+24): Chandler (2), Durant (30), James (19), Bryant (17) y Paul (11) -equipo inicial-, Westbrook (3), Williams (6), Iguodala (0), Love (9), Harden (2), Davis (0) y Anthony (8).

100 – España (27+31+24+18): Pau Gasol (24), Rudy Fernández (14), Navarro (21), Calderón (0) y Marc Gasol (17) -equipo inicial-, Sergio Rodríguez (7), Reyes (0), San Emeterio (0), Llull (5), Claver (0), Sada (0) e Ibaka (12).

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada