Más artículos


Esta semana he tenido la gran suerte de entrevistar a Lucio Ángulo, gran conocido de todos los aficionados que amamos este gran deporte llamado baloncesto. Un auténtico trotamundos de la canasta tal como demuestra su curriculum: Argal Huesca, Amway Zaragoza, Tau Vitoria, Real Madrid, Etosa Alicante y Cáceres donde se retiró la pasada temporada a la edad 38 años. Bajo mi punto de vista es una entrevista que aún saliéndose de los típicos formalismos, por su plan desenfadado, creo que gustará muy mucho a tod@s...

1.- Antes que nada me gustaría felicitarte por tu dilatada carrera, no todos los jugadores pueden tener la suerte de jugar hasta los 38 años... ¿cuál es el secreto de Lucio Angulo para haber estado tantos años en activo?
La suerte es para los que no trabajan, los que trabajamos nos gusta llamarlo justicia; aunque añadiría que una constitución fornida, una estructura Hercúlea, una complexión Titánica como la mía también ayuda, pero no quiero pecar de modesto.
  
2.- Después de tantas y tantas temporadas jugando, ¿cómo vives la vida sin el baloncesto?, y en tu caso ¿ha sido dura la retirada?
No cambia tanto. De hecho yo sigo yendo de corto por casa, cada poco tiempo pido a mi mujer un tiempo muerto y sigo dando palmadas en el culo…aunque mi suegra no entienda mi nueva situación y en ocasiones se moleste por las palmadas. Hay gente poco comprensiva.

3.- ¿No te picó la vanidad de seguir jugando y arrebatar el record a  Middleton de ser el jugador de más edad en activo? 
Lo pensé, pero luego me informé y me comentaron que Middleton no es humano, sino que está hecho de una aleación de titanio que se regenera automáticamente. Comentar que me lo contaron en un coffee-shop de Amsterdam a las 4 de la mañana por lo que le doy una credibilidad relativa.

4.- ¿A que se dedica actualmente Lucio Angulo? ¿Qué proyecto o proyectos te gustaría realizar en un futuro?
Actualmente soy Sub-director Adjunto del Ministerio de Pañales de mi casa. No está remunerado, ni hay posibilidad de ascenso, pero es que me tiro a la directora.

5.- Posees el título de entrenador, con lo cual deja entrever que te gustaría entrenar algún día, ¿no?, ¿se ven las cosas distintas de jugador a cuando se es entrenador?, ¿por qué?
Se ven diferentes. Básicamente por que cuando estás jugando te mueves y tienes una posición (como decirlo) más vertical; en cambio de entrenador sueles estar sentado y más pasivo, por lo que se ven las cosas desde diferente perspectiva.

6.- Personalmente, a día de hoy ¿cuáles son las cualidades que debe tener un entrenador? Y cuando eras jugador, ¿qué tipo de cualidades preferías en un entrenador?
El entrenador debe ser inflexible, dictatorial y mantener las distancias con sus jugadores. Yo, como jugador, prefería a los entrenadores flexibles, democráticos y muy dialogantes.

7.- Cómo zaragozano, ¿sueñas con un CAI que vuelva a instaurarse entre los grandes de la Liga como antaño, como en la época de los Arcega? Y porque no ¿dirigido por ti desde el banquillo?
Sí, por supuesto. Aunque perfilando más ese sueño me veo más como Presidente de una República de cyborgs hembras cuya única misión sea darme placer sexual. Pero vamos, sólo es un boceto mental.

8.- Hablando de sueños... ¿cuál es el sueño de Lucio Ángulo?, mención aparte de ser el dueño de la mansión de Playboy tal como dijiste en una ocasión...
Hay que ser realista con los sueños. No tolero a esa gente que sueña por encima de sus posibilidades. Mi sueño a corto plazo es convertirme en el nuevo Steve Jobs o en el nuevo Nacho Vidal, no sé. Creo que tengo gadgets para conseguirlo… en ambas opciones.
9.- Has jugado en infinidad de equipos, y en categorías como la ACB y la Adecco Oro, ¿el baloncesto es siempre igual independientemente de la categoría? ó dependiendo del equipo, categoría, circunstancias... es diferente.
Sí, se podría decir que el baloncesto es básicamente el mismo, lo que cambian son pequeños detalles. Como por ejemplo: yo en la ACB jugaba de escolta y en la LEB acabé jugando de pívot. Son detalles sin importancia. Llamémoslos “altibajos”.
Extradeportivamente sí que eché alguna cosa en falta (aunque esto se debe a mi espíritu perfeccionista) de la ACB a la LEB, como que en la ACB las cheerleaders te esperaran después de cada encuentro con deseos lascivos. Pero ya digo que son cosas personales que quizás otro jugador no se hubiera percatado.

10.- En una entrevista tuya leí que había jugadores que tenían cualidades para estar en la ACB, y que por h o por b no lo hacían ¿a qué crees que es debido?... para llegar, ¿hay que estar en lugar adecuado en el momento preciso?
Sí, por”h” de habilidades o por “b” de buenos. No, es broma. Si que creo que hay que estar en el momento adecuado en el lugar preciso. Hay gente que está en la Discoteca a las 6 de la mañana y dice: “¡Hoy he triunfado”.  Hay que estar ahí, sacrificándose.  Que lo de estar en el momento y sitio adecuados ocurre en todas las parcelas de la vida. Hay gente sin muchas actitudes que ha sabido aprovecharse de esa situación. Fíjate en  Bisbal si no.

11.- Tú mejor que nadie puede contestar a esta pregunta, el baloncesto, ¿es un juego mental o físico? ó ¿una mezcla de ambas cosas?
No entiendo la pregunta. Es que hablas muy rápido. ¿Puedes deletrear “mental”?

12.- Define:
Velimir Perasovic: Un gran jugador y un gran trabajador. Siempre intentaba enseñarte algo. Y muy inteligente, recuerdo que a los tres meses de llegar ya hablaba algo de español. Le llamábamos Yoda. Recuerdo una vez que me dijo haciendo gala de su gran confianza: “Tú pasarme balón a mí debes”. No pude sino contestarle: “Sí, gran Maestro Jedi”.

Elmer Bennett: Un gran tipo y mejor persona. Recuerdo que cuando vino me comentaron que venía de Italia y estuvimos hablando amigablemente desde el principio. Creo que le caí bien desde ese preciso momento. Le comenté: “Hablas muy bien americano para ser Italiano” Y Me contestó con un afable: “¿Todos los españoles son igual de imbéciles que tú? ¡Soy Americano!”. Aún quedé un par de días a comer con él. Lo llevé a un italiano para que no sintiera nostalgia de su tierra. Recuerdo cuando nos despedimos que me grito: “¡Fuck you!” Nunca sabré lo que quiso decir…no sé hablar italiano.
Sasha Djordjevic: Un gran jugador. Su posición defensiva era de foto…exactamente. Porque no se movía. Es broma. Tenía los reflejos de un gato…con anestesia. No, en serio. Era el mejor defensor con el que he tenido ocasión de jugar… ¡No, no, en serio! ¡¡No, que no es broma!! No se rían.

Alberto Herreros: No sé de quién me hablas, ¡PUM! Es broma, es que soy muy jovial. Un Gran jugador y gran orientador. Recuerdo en un partido que había tirado 28 tiros y yo uno y me aleccionó diciéndome: “¿Crees que en ese tiro que has hecho tenías buena posición?”. “Estaba solo”, contesté. “A eso me refiero, estar contigo es como estar defendido. La siguiente me la pasas”, contestó iluminando mi baloncesto.

Manel Comas: Un gran entrenador. Solía motivarnos cuando los ánimos decaían o estábamos cansados con sesiones dobles de entrenamiento. Sabíamos que era duro, pero era el camino. Llegar arrastrándonos a casa y caer en estado comatoso en la cama era algo que nos hacía reaccionar y activarnos al día siguiente.

Sergio Scariolo: Gran entrenador y gran motivador. Incluso en su idioma me animaba en ocasiones. Recuerdo una vez que no hice una jugada como exactamente marcaba Sergio, y aún así me animó diciéndome:”¡¡¡Testa di cazzo, vaffanculo stronzo di merda, non mi rompere il coglione!!!” A la vez que me saludaba desde el banquillo levantando el dedo corazón.

Alberto Angulo: No lo conozco… Es broma. Me ha hecho mejorar como jugador. Recuerdo cuando me levantaba a las 7 de la mañana para ir a tirar al pabellón (con tan sólo 16 años). Yo (por inmadurez) le decía de forma cariñosa: “¡No tenías una puta idea de mierda mejor que levantarme el jodido domingo a las 7 de la mañana, manda huevos!”. Él me cogía tierna y afectuosamente de la pechera y me tiraba contra el armario.  No hacía falta más. Mi hermano y yo hemos tenido tal nivel de compenetración que entendía aquellos sutiles gestos. Y dilucidaba que lo que quería es que fuese a hacer tiro con él por mi bien.

13.- Tuviste la suerte de ganar una liga con el Real Madrid, en la cancha del eterno rival, en un quinto partido dramático después de ir todo el partido remando con un marcador adverso. Además recuerdo que al inicio de la final nadie daba un duro por vosotros, no teníais prácticamente rotaciones exterior puesto que Herreros estaba lesionado y su presencia en la final fue puramente testimonial... ¿fue la demostración de que si uno cree en sí mismo todo es posible?
Tengo que decirte la verdad, no fue suerte. Ese año entrenamos y todo. Y decir “nadie daba un duro por vosotros” creo que es cierto, salió en un periódico de primera tirada un titular similar. No sé si en “la Farola” o en “El misionero de San Antonio”.
Recuerdo perfectamente que Herreros estaba lesionado y no teníamos “prácticamente rotaciones exteriores” entonces Scariolo miró al banquillo y allí estaba yo. Él se llevó las manos a la cabeza y gritó: “¡Dios si querías castigarme haberme mandado una gonorrea pero “esto”! (señalándome). Yo entendí que era su manera de decirme: “¡Ánimo, confío en ti! Sal a la pista y demuestra que has estado todo el año entrenando como un animal”.
  
14.- Después de ganar esa liga ya no volvisteis a ganar títulos, y de hecho en los últimos años la tónica general ha sido esa, ganar títulos de forma esporádica sin llegar a tener una línea continuista... ¿a qué se debe tal circunstancia?
En lo que al Madrid de refiere no sé, pero te confundes en lo que se refiere a mí. Porque quedé campeón de “guiñote” del Bar Becho 2003/04 y revalidé el título al año siguiente ganando el MVZ (El zagal de más valía) ese mismo año. El Pascual me hizo entrega del trofeo, ‘El Botijo de Oro’. Comparable a ganar un quinto partido en el Palau para ganar la Liga.

15.- Hoy en día, ¿los jóvenes se dejan aconsejar por los veteranos?, ó por  el contrario, ¿se creen que lo saben todo?
Sí, sí, se creen que lo saben todo. Pero esto viene pasando desde hace unos años. Recuerdo cuando yo estaba en la Selección Absoluta y vino un ‘chavalín’. Yo le intenté orientar pero él no se dejaba. Le decía de manera bienintencionada:”Mira, lo digo por tu bien, tirando así no vas a llegar a ninguna parte. ¡Equilíbrate! ¿Y qué es ese tiro por elevación? ¡En una bandeja! Así no vas a llegar a ningún lado”. No sé qué será de él. Supongo que gente experimentada, como yo, se lo habrá merendado. Juan Carlos Navarro creo que se llamaba.

16.- Cuándo tú eras un ‘pipiolo’, ¿pasabas de los consejos de los veteranos? ó ¿intentabas absorber todas y cada una de las ‘enseñanzas’ de los que llevaban más años en el ‘negocio’?
Cuando yo era un ‘ragazzo’ mantenía el pico cerrado. ¡Maldita sea! Y si en mí época se hablaba era para pedir perdón por hablar. Sabías que “La familia” te cubría pero no debías irte de la lengua. Eso, o aparecías con una cabeza de caballo por la mañana. ¡Maldita sea! Ahora los jóvenes no saben cuándo callar. Como decía “mi padre” adoptivo antes de irse a Nápoles y dejar el ‘negocio’: “Non hai rispetto”. Siempre comentaba que las cosas antes eran mejores. Y si no, lo parecían. Y añadía: “La nostalgia de antes sí que era buena”.
  
17.- Leí en una ocasión unas declaraciones tuyas que decían: ”Sabes que te estás haciendo mayor cuando tus ídolos empiezan a ser más jóvenes que tú”... ¿quiénes fueron y son tus ídolos?, que admiras de cada uno ellos.
Decirte que esta frase es de un ingenio y de una ocurrencia asombrosa…no sé a quién se la robé. Mis ídolos, supongo que los de todo el mundo, gente que se entrega, como Rebeca Linares; o gente que sabe las prioridades de la vida, como Hugh Heffner.

18.- Y al hilo de la frase anterior... ¿es cierto que el tiempo pasa muy deprisa para un deportista de élite?
Sí, sin duda. Recuerdo un día puntual en el que sales a dar lo mejor de ti, a entregarte, por ti y por la gente que está a tu lado. Y cuando quieres darte cuenta ya es de día y te están cerrando la Discoteca. El tiempo es que pasa muy rápido.

19.- Tienes un blog, por cierto un poco abandonado desde algún tiempo (jajajaja), en el que escribes de forma ‘desenfada’ ¿qué te lleva a escribir de esa manera?
Es verdad, jajaja. Abandonado, jajaja. Bastante, jajaja.

20.- En multitud de entrevistas y demás he podido comprobar que vives la vida con un gran sentido del humor, no hay mejor filosofía para la vida, ¿no?... ¿qué les dirías a todos aquellos que no conciben en su vida el buen humor?
Yo soy muy tolerante y no juzgo por cómo se comporte o cómo se tome cada uno la vida. Aunque me animaría a calificar a esa gente como basura, gente de la peor estirpe, baja ralea…de la peor calaña.

21.- Hablando de bromas y buen humor, ¿quién ha sido durante tu carrera tu mejor cómplice a la hora de gastar bromas dentro de un vestuario? Y ¿quién fue el objeto de la mayoría de ellas?... ¿alguna en especial que se pueda contar?
Mi cómplice ha sido alguien inseparable que me ha marcado para por vida. Pero prefiero mantenerlo oculto. Sobre quién fue el objeto de las bromas te diré que había siempre uno muy recurrente. El cual nos daba “mucho juego”.  Pero por respeto no diré su nombre. Y lo de alguna broma que se pueda contar, recuerdo una muy graciosa que dejaré para otra oportunidad que tengamos más tiempo. A propósito, no dudes en preguntar más sobre este tema, no tendré ningún reparo en contestarte.

22.- Para ir finalizando ¿cómo surgió la idea del video ‘dedicado’ a Pecile?
La idea del video fue costosa y no salió fácil. Surgió realizando un gran esfuerzo por mi parte. Del cómo llegó la idea a mí…estaba en el W.C.

23.- Después de tu gran éxito con aquel vídeo, ¿no te has planteado hacer carrera en el mundo del espectáculo?
Sí, claro, por supuesto. Ya teníamos nombre y todo pensando en algo original, pegadizo, ocurrente, que tuviera un doble sentido, hubiésemos decidido llamarnos: “Andrea y Lucio”. Pero al final lo descartamos por si había pívots que no entendieran el doble sentido.
También se habló en su momento de una colaboración como cantante de Enrique Iglesias. Pero él se empeñaba en cantar y no queríamos fracasar antes de empezar.

Alguna cosa más de la que no hayamos charlado y te gustaría mencionar...
Sí, en honor a la verdad he de decir que he mentido en alguna parte de la entrevista…Sasha no defendía muy bien. Un saludo y suerte con el blog.

Desde aquí agradecer enormemente a Lucio Ángulo la colaboración inmediata para la entrevista. Y también agradecerte el haberme hecho reír con ella, porque a fin de cuentas, que sería la vida sin sentido del humor... ¡Gracias crack!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada