Más artículos


Eso es al menos lo que el “Don Dinero” hace pensar. Porque no nos engañemos, el dinero como en la vida cotidiana es muy importante y el desembolso realizado por los dos grandes de nuestro baloncesto (con permiso de Baskonia, Valencia, Unicaja...) ha sido descomunal, para los tiempos que nos ha tocado vivir hoy en día con la maldita crisis. Lo cual hace pensar que la diferencia con respecto al resto de los clubes será abismal dentro de la cancha, menos mal que no todo en el deporte son 2+2 y siempre sale un Bizkaia Bilbao Basket de turno o un Caja Laboral, que agua la fiesta de los seguidores blaugranas o madridistas y demuestra que no se puede dar nada por sentado en el mundo del deporte.


Mencioné la crisis, y es ese el quid de la cuestión, la cual ha dejado muy mermado de ingresos a otros ‘grandes’ del baloncesto que hasta hace bien poco se codeaban de tú a tú con Barça y Madrid, porque aunque tenían menos presupuesto se podían permitir el lujo de tener a algunos cracks (Nocioni, Scola, Bennet, Garbajosa, Marcus Brown, etc...), los cuales les hacían ganar a sus clubes ligas, Copas del Rey... Pero llegado el momento que nos ha tocado vivir, algunos clubes de nuestra liga sobreviven a duras penas (concurso de acreedores). Otros viven en una zona intermedia sin apuros, pero sin aspiraciones reales de títulos, aspiraciones que se ven colmadas (lógicas y comprensibles) al entrar en playoff o jugar la Copa del Rey. Y por último lo más difíciles de digerir por mi parte, puesto que ponían en jaque a los grandes con el plus añadido de dar pimienta a la liga, pero que han visto mermados sus ingresos y por tanto poder adquisitivo a la hora de fichar al perder patrocinios importantes. Baskonia, siempre será recordado como Tau y Valencia Basket como Pamesa. Estos últimos, se han visto abogados a vender a sus principales estrellas y en algunos casos reforzando a un rival directo, como es el caso de Huertas al Barça.
De ahí el título, liga bipolar, porque o mucho me temo que un equipo llamase Valencia Basket, Unicaja, Baskonia, Bilbao o cualquier otro dan una gran campanada o estamos abogados a ver a los dos grandes “monstruos” millonarios jugándose los títulos de nuestra liga. Amén de que la Diosa fortuna los empareje en un sorteo, como ha ocurrido en la supercopa, y haya un rayo de esperanza para los demás equipos.
Y ojo, porque esta liga podría incluso ser monopolizada por el Barcelona, puesto que si Rudy Fernández se marcha a Dallas (apuesto que finalmente se quedará en Madrid), el Real Madrid poco tendrá que hacer frente al Barcelona y sería todavía aún peor ver como nadie es capaz de plantar cara al Barcelona.
Pero como mencioné anteriormente, en el deporte como en la vida no siempre 2 y 2 suman 4 y podríamos tener la agradable sorpresa de cualquiera de los equipos que aun perdiendo poder adquisitivo, han sabido moverse rápido y bien y adquirir jugadores que muy pronto podrían pasar a reforzar a los dos grandes de nuestra liga, o a cualquier otro equipo extranjero con aspiraciones reales de Euroliga.
Es el caso de Bizkaia Bilbao Basket, con los fichajes realizados, con los que adquiere mayor experiencia, para disputar la Euroliga y la Liga Endesa. Jugadores que saben lo que es jugar para conseguir títulos, Raül López o Grimau por ejemplo. Y que han adquirido la pieza que el año pasado se les achacó que les faltó para dar la campanada completa, un verdadero center intimidador... D´or Fischer.
Unicaja, que lleva varios años pegando tumbos y podría hacer pensar que este año tampoco será, pero que habrá que tener muy cuenta. Puesto que la estrella la tienen, Joel Freeland, y si los fichajes cuajan como es debido: Rowland, Darden, Zoric, Valters y Fitch que contará desde el inicio, podrían dar la campanada. Ojito a Sinanovic, que la pasada temporada dejó destellos que esperemos apunten por fin a algo serio.
Valencia Basket, que a priori se ha sabido resarcir muy bien de las importantes bajas de Cook, Savanovic y Javtokas con los San Miguel, Markovic, el MVP Medley entre otros... Si a esos importantes nombres les sumas los Rafa Martínez, De Colo (¿será por fin regular en su juego?) y Víctor Claver... la receta del éxito parece estar garantizada. Dos pros para los valencianos, la importante baja de Pesic y si de una vez por todas Víctor Claver nos mostrará su verdadero potencial, lo tiene todo para ser diferencial, o será simplemente un jugador bueno.
Por último de ese grupo de cabeza, Baskonia. Han vendido a sus principales baluartes, Huertas y Barac a precio de oro. Y los sustitutos por h o por b, no auguran esperanzas muy halagüeñas. Heurtel, es un base con un potencial tremendo pero todavía en progresión. Prigioni, tiempos pasados fueron mejores. Lampe, llamado a ser la gran estrella y referente de este equipo, no ha llegado ni a debutar –mala suerte-. Con lo cual como fiables y seguros nos quedan los dos mosqueteros de siempre: San Emeterio y Teletovic. No pongo en tela de juicio la calidad  de Seraphin, Williams y Dorsey, pero si su periodo de adaptación, el cual para Baskonia juega en su contra. Pero ojito, con los equipos del dúo Querejeta & Ivanovic, que al final siempre están ahí.
En cuanto a sorpresas en forma de estar entre los cuatro primeros, semis de una Copa o ¿por qué no?, cotas más altas. El Cajasol de Plaza, que con la última adquisición de Tepic, ha supuesto el ‘robo’ del mercado entre los equipos de clase media-alta o alta-media. Tepic podría ser esa pieza en el puzzle para aspirar a cotas antes ni tan siquiera soñadas. Plaza tiene en sus manos jugadores de gran calidad como Satoransky (lo tiene todo para ser un gran base), English, Jansen, Davis y el propio Tepic.
Murcia, con un entrenador que me encanta como trabaja con los jóvenes y todo un estratega, Guil. Si a eso le sumas, Franch, Kurz, Barlow, Sekulic, Augustine, Miso, Grimau... solo hace pensar que al menos no pasaran apuros y que podrían aspirar a playoff y luego allí todo es negociable. Solo hay que recordar el famoso TDK.
Asefa Estudiantes, cuyo proyecto me tiene encandilado. Con dos americanos que darán muchas alegrías a la Demencia, Wright y Simmons, un boina verde como Jiménez que aportará muchísimos intangibles dentro y fuera de la cancha. Y con una camada de jóvenes, como es habitual en el Ramiro de Maestu, que aspiran por fin a consagrarse en la elite de la mano de Pepu. Sería bonito ver de nuevo al Estu dando guerra a los grandes en forma de final de Copa, o semis la Liga Endesa...
Acabo este artículo, no sin antes, pedir disculpas a todos aquellos aficionados de aquellos clubes a los que no haya nombrado, no con ello quiero decir que sus equipos no puedan dar la campanada, por supuesto que sí, es más sería una gran satisfacción personal el poder sacar este artículo al final de la temporada y decir que olvide mencionar a tu equipo, será señal de que tu equipo ha conseguido una gesta muy importante.
Un saludo a tod@s y que vuestro equipo cumpla todos vuestros sueños.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada