Más artículos


Antes del Covid-19 la tendencia natural de la NBA era llamar a la puerta de Europa en el mercado veraniego. Una vez finalizada la temporada en USA las franquicias americanas empezaban a pescar en los diferentes mares europeos (liga española, italiana, francesa…) para nutrir sus plantillas de jugadores, que en ocasiones, desembarcaban en América con un rol residual, para ser el último jugador de rotación. Lo que podría llamarse de relleno o ‘agita toallas’. Y también hay que decir que en otras ocasiones para asumir un rol importante.

Esas situaciones naturales daban margen de maniobra a los clubes europeos para peinar el mercado en busca de sustitutos y así mantener el nivel de sus plantillas y de aspiraciones deportivas. Básicamente era “pierdo al jugador X, y lo sustituyo por otro procedente de un club europeo o por un descarte NBA”, es decir, la ley de la oferta y la demanda.

Pero esta pandemia mundial ha cambiado el orden natural de las cosas, para bien o para mal, y la vida en muchos aspectos y ámbitos ya no volverá a ser tal como la conocíamos antes. Casi todo está cambiando y lo queda por cambiar, y el monstruo americano ha abierto una puerta un tanto peligrosa para todos los equipos europeos, fichar a sus jugadores en mitad de temporada, al estilo Madrid o Barça por ejemplo, cuando estos eran los ricos y ‘robaban’ a los clubes menos pudientes sus jugadores más destacados a mitad de una temporada, produciendo un destrozo deportivo importante para el equipo que perdía a su jugador/es referencia. Si bien es cierto que para esos clubes a nivel financiero significaba una buena inyección para sus arcas, pero para el aficionado ese aspecto pasaba casi inadvertido, ellos habían pagado una entrada o abono para ver a ese jugador que destacaba y que les hacía soñar con cotas mayores.

Lo que ocurre ahora, pese a quien pese, es que los clubes más pudientes (Madrid, Barça, Efes, CSKA…) han dejado de ser el niño rico. Y no vale eso de“¡es que somos el Real Madrid o el Barcelona!” Esto no es fútbol señoras y señores, sáquenselo de la cabeza, olviden ese concepto futbolístico aplicado al baloncesto, donde Florentino o Laporta por ejemplo pueden sacar la chequera para fichar a Mbappe o Haaland. El basket es más complejo a la hora de fichar a un jugador de otro equipo, no existen prácticamente clausulas de salida para Europa –y si las hay son muy elevadas- pero si para la NBA. Debemos de cambiar el chip y asimilar que Europa es la segunda división del baloncesto o la cantera de la NBA, cuesta escribirlo o leerlo según sea el caso. Es ley de vida, el pez grande se come al pez pequeño, y nosotros somos ese pez indefenso ante el tiburón llamado NBA.

Y digo indefenso porque a día de hoy a los clubes todo esto les ha pillado a pie cambiado, sin margen de maniobra. No habían pensado que más temprano que tarde esto podía ocurrir, que Mike James, Gabriel Deck, Campazzo, ¿Henry?, etc. pudiesen marcharse a mitad temporada dejando un agujero a nivel deportivo imposible de paliar o cubrir, no tanto a nivel nacional en el que se permite inscribir jugadores, pero si a nivel europeo donde la Euroliga cierra el mercado en febrero y ya no puedes reemplazar al jugador que se te ha marchado a la NBA. Yendo más allá, me resulta una regla un tanto absurda cerrar el mercado de Euroliga en febrero (a partir de esa fecha es cuando llega el tramo más importante de esa competición) y ver como se te lesionan jugadores relevantes y no poder acometer el fichaje de ningún reemplazo por ‘culpa’ de esa estúpida normativa. Es ridículo ver como el Real Madrid ficha a Poirier, tras la marcha de Gabi Deck, y que no pueda jugar en cuartos contra el Efes. Siendo este ejemplo extrapolable a todos los equipos.

Viendo el panorama, la Euroliga debería tomar cartas en el asunto y darle una vuelta de tuerca a esa normativa, o derogarla, y crear una nueva donde el mercado estuviese abierto hasta los cuartos de final, dejando solo vigente la norma de no fichar para la Final Four, por aquello de no adulterar ese fin de semana. Sería beneficioso para todos, al menos desde mi perspectiva. Los clubes podrían seguir aspirando a lo máximo y el espectador o aficionado no perdería interés al ver a su equipo devaluado. El Efes vs Madrid tendría mucho más interés televisivo y de competitividad si los madridistas hubiesen podido paliar las bajas con fichajes. Y aunque este ejemplo no sirva de mucho en esta temporada en la que el Real Madrid no ha querido invertir mucho por la pandemia, si sería aplicable en una temporada normal ¿no?

Resulta curioso que las franquicias NBA se estén fijando en jugadores a estas alturas de la temporada simplemente para cubrir el mínimo exigible de gastos en sueldos. Que lo hagan para llegar al límite salarial del 90%, como fue el caso de Deck y que ahora podría ocurrir con Henry. Equipos que por otra parte, Thunder y Wolves, que no se juegan nada en absoluto puesto que no aspiran a entrar en playoffs y que simplemente usarán a esos dos jugadores para llegar a ese techo financiero y como probatura para ver si les servirán de cara a la próxima temporada. Loable y lícito por su parte, no seré quien discuta esas decisiones.

Es por eso que los clubes europeos, a bote pronto, deberían intentar incluir clausulas de escape NBA más altas en los contratos de los jugadores para el transcurso de la temporada y más bajas una vez finalizado el curso. Hay quien dice que se antoja harto complicado esta maniobra porque a día de hoy es casi imposible que los jugadores acepten ese condicionante, ya que el 98% de los jugadores quieren probarse en la NBA, y renunciar al sueño americano si llega este a mitad de temporada es casi imposible, porque quizás ese tren no vuelva a pasar.

Fuera como fuese, todos los estamentos y clubes europeos deberían sentar las bases para proteger sus intereses y unir fuerzas para paliar los devastadores ‘destrozos’ deportivos que a partir de ahora producirá la NBA, porque no les quepa la menor duda que esto no hecho sino empezar, esto es solo la punta del iceberg y a partir de ahora estas situaciones de fugas a mitad de temporada será una constante.

0 comentarios :

Publicar un comentario