Más artículos


A los que tuvimos la gran suerte de vivir el baloncesto de los 90 el nombre de Carlton Myers nos trae sin duda alguna grandes y gratos recuerdos. Desde sus 192 centímetros, Myers era un anotador incansable cuya depuradísima técnica y talento sin igual le hacían un jugador prácticamente imparable. 

Leyenda del baloncesto transalpino, el mítico Forum de Valladolid le fichó para deleite y gozo de todos los aficionados de la ACB. Aunque la experiencia fue efímera, mes y medio, dejó grandes muestras  no solo de calidad sino también de liderazgo dentro y fuera de la pista, llegando a promediar 21 puntos y 4 asistencias en los ocho partidos que disputó. Esos promedios le valieron al Forum para ganar 5 de sus últimos 8 partidos y sacar al club vallisoletano del pozo donde andaba sumido (puesto 16º y racha de negativa de 9 derrotas en los últimos 12 partidos).   
    
A lo largo de su dilatadísima carrera como profesional nos dejó actuaciones irrepetibles, algunas de ellas a lo Jordan, que lo catalogan como una leyenda del baloncesto italiano (637 partidos en los que promedió 19,5 puntos con 39.4% de 3 puntos, 51.4% en 2 triples y 85.2% en tiros libres) y para muestra un botón. El 26 de enero de 1995 anotó la friolera de 87 puntos con el Libertas Udine de la A-2 (segunda división italiana por aquel entonces) en un partido frente La Spezia que finalizó con el marcador de 101-46.

Evidentemente esos 87 puntos son su récord anotador personal y de Italia, y parece difícil que algún día algún jugador sea capaz de superarle o ni tan siquiera acercarse y menos aún con el nivel de acierto mostrado por la estrella italiana: 14/22 T2, 9/19 T3 y 32/35 T1. "Fue un momento sensacional, realmente increíble. Creo que es algo imposible de ser repetido sin premeditación, no es algo que sencillamente suceda", declararía años después para la ACB.

Con la victoria en el bolsillo y a falta de 10 minutos, su técnico pidió un tiempo muerto que a la postre resultó decisivo: "Dedicamos los últimos 10 minutos a intentar conseguir el récord; el entrenador se dio cuenta que podíamos hacer algo excepcional y trató de organizarnos. En el tramo final fuimos a por el récord y mis compañeros me buscaban constantemente; sin eso no hubiera logrado una cifra tan alta. Antes del tiempo muerto estaba siendo un partido normal; es decir, yo estaba anotando de una forma excepcional, pero el partido en sí era normal".

Para aquellos que piensen que aquella fue una actuación puntual, recordar que en 17 ocasiones superó la barrera de los 40 puntos. Citando como ejemplos los 51 puntos que anotó el año anterior en las filas del Scavolini, (siendo esta su segunda mejor anotación de su carrera), y los 41 que anotó frente al Real Madrid en el tercer partido de cuartos de la Euroliga en 2001.

Los que no le vieron jugar pensarán que era un chupón, pero nada más alejado de la realidad. En su debut en ACB frente al CB Granada, repartió 9 asistencias, dando muestras de su gran visión ante los constantes dos contra uno a lo que se vio sometido.

“Espero que los jóvenes puedan ver hoy en día vídeos y estudiar su forma de jugar. Carlton Myers fue un ejemplo para todos”. Así se manifestaba el mítico pívot Dino Meneghin en enero de 2014 para euroleague.net, poco más que añadir al respecto…


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada