Más artículos

 

La ACB, con sus dirigentes al frente, tendrá en las próximas semanas fuertes dolores de cabeza por lo que se les vendrá encima. Si ya éramos pocos y parió la abuela, con el caso de la FIBA sancionando a nuestra selección, ahora la Asociación de Clubes también tendrá que lidiar con la decisión de la Comisión Nacional de Mercados, que ha fallado en contra del canon que hay que pagar para subir a la ACB.

La coartada perfecta en la que se escudaba la Asociación de Clubes los últimos veranos no podrá volver a ser utilizada, y esto traerá graves consecuencias para la ACB que ya no podrá acotar su cortijo nunca más. El rayo de luz abierto es tremendo y nunca más se podrán anteponer los intereses económicos a los deportivos tal como se venía haciendo últimamente. Así, equipos como por ejemplo el Burgos o el Palencia no verán cortadas sus ilusiones de jugar en la ACB por culpa del maldito dinero.

La información lanzada por el ‘Norte del Castilla’ abre un halo de esperanza y de cambio en nuestro baloncesto como nunca antes se atisbaba, y ahora solo hay que esperar a que la ACB no se saque de la manga cualquier otra artimaña para impedir los ascensos y salvar los descensos. No hay excusa posible, los méritos deportivos siempre deben primar por encima de todo y por fin la cordura parece llegar a este desaguisado de la mano de la Comisión Nacional de Mercados.

Este organismo, que se encarga de garantizar la libre competencia, emitió un dictamen favorable para la eliminación del canon, el gran obstáculo para que equipos de la LEB Oro pudieran llegar a la ACB, y que situaba en 3.782.789 euros la cifra para alcanzar la tierra prometida, es decir, ganarse el derecho a jugar en la ACB… Cuando precisamente el derecho a jugar en la máxima categoría de nuestro baloncesto ya había sido ganada con creces sobre el parquet.

¿Cómo se podía jugar con la ilusión de miles aficionados? ¿Cómo se podía seguir ninguneando el esfuerzo, trabajo y sacrificio en pro del Sr. Don Dinero? ¿Cómo se podía seguir haciendo la vista la gorda ante este gran problema sin poner ninguna pizca de interés en solucionarlo? Pues en esas ha estado la ACB todos estos años, hasta que por fin alguien le va a poner en su sitio.

Se da la curiosa circunstancia de que Iñigo Sánchez de Vigo, diputado del PP por Palencia y responsable de ese Ministerio, ha sido quien ha movido todos los hilos todos estos meses para que se consiga esa gran victoria, porque hay que catalogarla así, aunque haya ciertos sectores que lo cataloguen de tráfico de influencias por aquello de andar implicado en la historia de los ascensos el ‘Quesos Cerrato Palencia’, que necesitaba en principio 7.480.181 euros para ascender y ahora solo tendrá que reunir algo menos de la mitad con la supresión del canon. Cantidad todavía muy importante, lógicamente, pero más razonable y salvable que la barbaridad de casi ocho millones de euros.

Vale, que no se hubiese implicado y hubiese hecho la vista gorda si el equipo de su ciudad no estuviese implicado, seguramente sí. Pero qué más da, los seguidores del baloncesto hemos ganado y mucho con este fallo, y gracias a ese ‘tráfico de influencias’ podremos dejar de pensar en la ACB como muerto viviente y quizás ese sea el primera piedra para la construcción de una competición más acorde con los tiempos que corren, una competición a fin de cuentas sin fisuras y donde, insisto, los meritos deportivos estén siempre por encima de cualquier otro aspecto para los no muy adeptos a este deporte se terminen de enganchar.

Yendo más allá y según la información que vertía anoche Encestando en su twitter, el Tribunal de la Competencia ya tiene la resolución que se carga el canon ACB. Lo llama “mecanismo de expropiación” del dinero de clubes. Con lo cual más lío, mucho más, con lo que se le avecina a la Asociación de Clubes, tres posibles ascensos y solo dos descensos según su normativa.


Los tres ascensos se llaman Ourense (tiene un acuerdo desde el pasado año con la ACB para ascender), Palencia y Burgos, que reclamaría también su sitio en la elite. Un autentico disparo a la línea de flotación de la Asociación de Clubes que hará que su barco zozobre sin lugar a dudas.

¿Cómo les hará la ACB sitio a tantos equipos de la LEB Oro? ¿Tres descensos (Estudiantes, Gipuzkoa y Obradoiro? Es imposible que de la noche a la mañana se cambie la normativa de los descensos puesto que esta solo refleja que bajen dos equipos y no tres, con lo cual nos veríamos abogados la próxima temporada a una competición de 19 equipos y que cada semana descansara un club. Y para rizar más el rizo, la FEB avisó en octubre que solo habría dos ascensos más el de Ourense, con lo cual, ¿Qué ocurrirá con el cuarto club que consiga el ascenso vía playoff? ¿Se le deja fuera? ¿Qué se le alegaría en su caso? Habrá que ver también como lidia la ACB en ese caso.


Fuera como fuese, las próximas semanas serán divertidas viendo como la Asociación de Clubes intenta salvar los muebles con historias, a buen seguro, inverosímiles porque para estos menesteres seguro que si harán bien su trabajo e intentarán ‘sabotear’ la puerta que se ha abierto de par en par con esta resolución que es vinculante. Quiere decir, que debe aplicarse si o si ya que el canon desaparece hagan lo que hagan desde la ACB en las dos próximas semanas con las alegaciones que presentarán ante Tribunal de Competencias.

Solo era cuestión de tiempo que alguien pusiera algo de cordura a esta locura llamada ACB, y que cogiera a esta totalmente desprevenida sin un plan alternativo para cuando su invento del canon cállese. Era más fácil pensar que este nunca sería abolido y así pasar los veranos con tranquilidad manteniendo su competición cerrada a cal y canto… ¡¡¡Señores se les acabó el chollo, y ahora tendrán que apechugar con sus errores, que dígase de paso, son muchos!!!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada