Más artículos


Hasta hace bien poco se hacía muy raro ver a jugadores de la Liga Endesa, ya fuesen extranjeros u españoles, emigrar a otras ligas en busca de nuevas oportunidades  para demostrar todo su talento tallado con mucho mimo y esmero en nuestro país en muchos casos, pero sobre todo en busca del dinero que deberían percibir en España en concordancia con su talento.

Este verano, largo y caluroso hasta que llegue septiembre con el Eurobasket bajo el brazo, nos ha dejado huérfanos de jugadores como Jayson Granger (Anadolu Efes), Marko Todorovic (BC Khimki), Hezonja (Orlando Magic), Tibor Pleiss (Utah Jazz), Ryan Toolson (Zenit San Petersburgo), Quino Colom (Unics Kazan),  Walter Tavares (Atlanta Hawks), Neto (Utah Jazz), Kleber (Bayern Munich) y Andy Panko (Nancy). Todos ellos son hasta el momento (esperemos que acabe ahí la sangría) los talentos que se le han escapado a nuestra liga, ahí es nada.

En los casos de jugadores que han escogido la vía de la NBA está claro que ante el poder de seducción del monstruo estadounidense poco se puede hacer, pero habría que apuntar ciertos matices. Por ejemplo Mario Hezonja. El ex del Barça se va sencillamente por la falta de minutos y protagonismo que Xavi Pascual no ha sabido buscarle dentro de sus esquemas. Quizás y solo quizás, con un rol protagonista que demandaba su grandísimo talento la aventura NBA habría sido aparcada un par de años en busca de la gloria europea. Pero como este caso pocos, o más bien muy escasos. Los otros como Neto, Pleiss y Tavares van a la busca y captura de hacerse un hueco en la rotación de sus equipos siempre con la suerte como mejor aliada o enemiga según casos precedentes, en el sueño americano.

Pero en los que nos atañe, la fuga de talentos hacia otras ligas europeas no hay excusa posible. Verano tras verano vemos como jugadores de muchos quilates escogen otros países para seguir jugando sin que aquí pueda hacerse absolutamente nada. Hemos llegado a un punto, ¿de no retorno?, en el que incluso algún nacional como Colom ha decidido hacer las maletas para probar fortuna en la fría Rusia. Impensable hace unos años que un jugador español cambiase nuestro clima, costumbres y demás por esas tierras gélidas abandonadas por el sol.

¿Por qué hemos llegado a tal extremo? Fácil y sencillo, ¿Cómo está nuestro país a nivel monetario, de empleo y oportunidades? Solo hay que echar un vistazo para comprobar como todos los días nuestros mejores ingenieros, doctores, arquitectos, informáticos… parten con todo el dolor de su corazón hacia otros países para desempeñar la profesión que tantas horas y sacrificios les han costado sacar adelante, en busca de esa remuneración acorde con su curriculum, en busca de ese reconocimiento que en este país rara vez se da. En definitiva, sentirse realizados.

Muchos pensarán que todo se reduce al aspecto monetario, de acuerdo a medias. ¿No buscamos todos el mejor acomodo económico para nuestras familias? ¿No nos esforzamos todos por llevar una vida mejor que desgraciadamente va ligada al dichoso euro que tan fácil se nos va de nuestras manos una vez ganado con tanto esfuerzo y sacrificio?

Nuestro baloncesto es solo un pequeño reflejo de lo que acontece en nuestra España a diario. La fuga de talentos a la que nos estamos acostumbrando tan ‘fácilmente’ es solo uno de los males endémicos de la denominada segunda mejor liga del mundo que no hacen sino preguntarme, si somos leche como liga ¿Por qué se van tal cantidad de buenos jugadores?, si somos la repera como organización ¿Por qué afuera se ofrecen más euros que aquí? Algo se estará haciendo mal para que esto ocurra ¿no?

Seguramente la llegada de nuevos jugadores supla el talento que ha emigrado en busca de nuevas oportunidades, demostrando que todos somos precisos y nadie es imprescindible. Pero mientras tanto sigo pensando que otros países se están ‘aprovechando’ del producto formado aquí o que se ha hecho un nombre en nuestra tierra, y mientras se siga viendo como una ecuación sin solución nuestra liga estará abocada al fracaso lento y paulatino deportivamente hablando, y la distancia entre el binomio Madrid/Barça y el resto de equipos será cada vez más inalcanzable.

0 comentarios :

Publicar un comentario