Más artículos


Tal día como hoy de 2006, se produjo una de tantas grandes actuaciones a las que nos tienen acostumbrados los protagonistas que pueblan la mejor liga del mundo, la NBA. Ese día Dirk Nowitzki se cascó literalmente un partidazo.

Dallas y Phoenix se encontraban empatados a dos en las Finales de la Conferencia Oeste y el quinto partido de la serie se presentaba decisivo para marcar el devenir de la Final. Sabedor de ello, Nowitzki ejercicio de líder al firmar 50 puntos (14/26 TC, 5/6 T3 y 17/18 T1), 12 rebotes, 3 asistencias y 1 robo para guiar a sus ‘Mavs’ al triunfo por 117-101 y poner el 3-2 en la serie para Dallas, pudiendo de esa manera con el cuarteto formado por Thomas, Nash, Diaw y Marion que firmaron dobles dígitos en anotación. “Dirk está jugando a un nivel que ningún alero había mostrado desde Larry Bird”, expresó el columnista Bill Simmons de la ESPN tras aquella soberbia actuación.

Los Suns no fueron capaces de rehacerse tras aquella magnífica actuación y sucumbieron en el sexto partido por 102-93, consiguiendo Dallas la clasificación para la Final de la NBA por primera vez en su historia. Sin embargo el destino no quiso que Nowitzki se proclamara campeón en su primera final, más bien pagó la novatada y perdió por 4-2 ante los Miami Heat de Shaquille O´Neal (que había sido traspasado esa temporada por Lakers) y Wade.

Nowitzki tendría que esperar a la temporada 2010/11 para proclamarse campeón de la NBA ante precisamente el mismo rival que en 2006, los Heat, que está vez estaban capitaneados por LeBron James.




0 comentarios :

Publicar un comentario