Más artículos


Con motivo del treinta aniversario del nacimiento de la marca ‘Air Jordan’, Michael Jordan ha visitado París, ciudad donde no estaba desde 2006 y en la que vivió su luna de miel con su ex-mujer Juanita. El diario 'L'Équipe' fue el encargado de entrevistar al mítico 23 para charlar sobre la influencia de los jugadores europeos en la NBA, porque sigue conectado al baloncesto, su capacidad para ganar a los jugadores de la franquicia que regenta, los Hornets, en uno contra uno a sus 52 años…

Evolución del baloncesto: "La evolución en estos últimos 30 años ha sido increíble, no solamente en términos de baloncesto sino también de negocio. La relación entre Nike y Jordan no para de crecer, es un gran matrimonio en una relación que he disfrutado y que va a continuar. Y respecto al juego, es difícil decirlo. Desde el punto de vista de los aficionados, el baloncesto es muy entretenido, los jugadores son mucho más atléticos. Pero lo importante es que sea divertido".


Influencia de los jugadores europeos: "Vemos más y más jugadores europeos que consiguen hacerse un sitio en la NBA en los últimos años. Creo que cambiaron el juego. Vemos una mayor versatilidad, los grandes manejan el balón y tiran de tres. Ellos cambiaron el juego de forma positiva y a escala global".
Su objetivo como propietario: "Una de las razones por las que sigo unido al baloncesto es para ganar otro campeonato, quiero ganar un anillo como propietario. Es mucho más difícil hacerlo que cuando jugaba, ya no tengo ninguna influencia en el juego al estar retirado. Pero trabajo todos los días por alcanzar esa meta. No hago esto para enriquecerme, sino porque me gusta el baloncesto".
¿Qué es más complicado jugar o ser dueño de una franquicia?: "Lo más complicado es ser propietario. Cuando jugaba controlaba las cosas, ahora como propietario no tengo mano en lo que sucede en la cancha".
Relación con los jugadores de los Hornets: "Les veo jugar, ya soy muy mayor para entrenar con ellos. Les aconsejo cada vez que lo piden. Estoy muy seguro de que podría ganarles en uno contra uno, pero no quiero destrozar su confianza. Así que me mantengo alejado, les dejo pensar que son buenos, pero de todas maneras soy demasiado mayor".
Las inevitables comparaciones: "Es algo normal, pero no se pueden comparar las épocas ni las distintas generaciones de jugadores que había en ellas. Nunca tuve la oportunidad de enfrentarme a LeBron".

0 comentarios :

Publicar un comentario