Más artículos


20 de junio de 1993, hace exactamente 22 años, John Paxson pasó a la historia de la NBA y de Chicago Bulls al quitarle el protagonista total y absoluto a Michael Jordan.

Se celebraba el sexto partido de las Finales de la NBA entre los Phoenix Suns (mejor balance victorias-derrotas de la regular season, 62-20) de Charles Barkley & Kevin Johnson, y los Chicago Bulls con ventaja en la serie para los de Phil Jackson por 3-2, en una final un tanto atípica por aquello de que ambos conjuntos se sintieron más cómodos jugando fuera de casa, como demuestra el hecho de que solo se produjo una victoria local, la de los Bulls en el cuarto partido, y lo demás todo victorias visitantes.

Phoenix había conseguido ganar en el viejo Chicago Stadium el quinto juego de la serie y destrozar así las esperanzas de Jordan y compañía de festejar el anillo con sus aficionados. Esa victoria de Barkley y los suyos hizo presuponer que Phoenix había acabado con sus propios miedos y que sería capaz de forzar el séptimo y decisivo partido.

Sin embargo, con lo que no contaba Paul Westphal era con la llegada  repentina e inesperada de un invitado de última hora a la ‘fiesta’, John Paxson. Con 98-96 para Phoenix, tras canasta de Jordan, y 14,4 segundos por jugarse, Phil Jackson diseñó en su pizarra una jugada perfecta en la que el extra-pass fue la nota predominante.

Todos pensaban que Michael Jordan (los nueve puntos que hasta entonces había anotado Chicago en ese cuarto llevaban su firma) sería el hombre encargado de jugarse el último balón, ¿quién no pensaría en ello? Pero ahí entró a escena el factor sorpresa pasando la responsabilidad al Mariscal de Campo de Chicago, Scottie Pippen, que no era el señalado en la pizarra del Maestro Zen para jugársela. Como tampoco lo fue el tercer espada del equipo, Horace Grant. El elegido fue Paxson, el asesino silencioso de los Bulls desde el perímetro, que agazapado en la línea de tres esperaba que la jugada fluyese hasta llegar a su posición libre de marca para encestar de tres sin que el pulso le temblase (98-99).

Restaban 3,9 segundos, tiempo más que suficiente para que Phoenix anotase y se llevara el partido. Pero ahí entró en juego la extraordinaria defensa de Chicago de la mano de otro ‘tapado’, Horace Grant, el cual colocó un soberano tapón a Kevin Johnson tras verse superado por el genial base en su penetración… ¡¡¡ Three-peat para Chicago!!!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada