Más artículos


En la tarde-noche de ayer la ACB daba a conocer los horarios de la final de la Liga Endesa, que una vez más, disputarán Madrid y Barça, y como no podía ser de otra forma los horarios de los cinco partidos, en caso de que lleguen a necesitarse ese número de encuentros, dejan al espectador que quiera seguirlo por TV y seguidor que acuda a las respectivas canchas con el culo al aire.

No es justo ni de recibo que una vez más el baloncesto sea ninguneado de esa manera. No es justo ni permisible que el deporte de la canasta sea zarandeado de esa forma sin que desde la ACB se mueva un solo dedo. Aunque está claro que cuando tu muñeco está obsoleto y roto es difícil que puedas venderlo de cara al público (que no espectadores) como lujoso y de última moda, ese que todos los niños quieren por Reyes sí o sí. Porque no les quepa la menor duda que el desastre de los horarios de la final es solo la punta del iceberg de una serie de despropósitos a los que no se sabe como meterles mano o son de tal envergadura que para las personas que pueden acometerlos les supera la magnitud de esa empresa.

Solo hay que echar un vistazo al cuadro de los horarios para ver que son de un despropósito acojonante y a la vez vergonzante. Pero claro, así se podrán justificar, quienes tengan que hacerlo, con el número de telespectadores irrisorios llevando implícitas las quejas: “Ni siquiera una finalísima entre Madrid y Barça ha generado las cuotas de audiencia esperadas, el baloncesto no interesa como producto mayoritario”.



No llego a entender por qué narices el baloncesto tiene que ser emitido forzosamente por La1 existiendo ese canal deportivo llamado Teledeporte, donde no habría que competir con el Telediario o “el parte” como a día de hoy aún le llaman nuestros mayores, como si de los tiempos del Generalísimo se tratara dónde el informativo de la noche tenía que emitirse a las 21:00 horas obligatoriamente, salvo que haya un partido de ese deporte donde se le da patadas a un balón, entonces no hay problema alguno. Y no me vale la excusa burda que en TDP los partidos se venderán menos que en La1, como así se hizo en su día cuando muchos exigían la emisión por TVE1 por temas de patrocinios y demás, sin ver que el menosprecio al baloncesto con esa solución sería aún mayor.

A estas alturas y viendo el inagotable chorreo de despropósitos y menosprecios que hacia nuestra competición muestra TVE, prefiero mil veces que la emisión para la próxima temporada sea por TDP y no nos vendan excusas chabacanas como coartadas para la retransmisión por La1 pensando que los amantes de este deporte somos bobos y nos chupamos el dedo.

También es cierto que a pesar de que en las líneas anteriores manifiesto mi malestar y cabreo, no me sorprende para nada el pacto ACB & TVE en pro de joder a los aficionados. Solo tenemos que echar la vista atrás, no a un pasado muy lejano sino más bien a un presente muy cercano, para ver los antecedentes de ese pacto casi ‘político’ (que mal suena en los tiempos que corren eso de pactos ligado a la política) que no hacen sino echar cada vez más tierra a ese agujero donde se encuentra el ataúd con el cuerpo yacente de la Liga Endesa.

No sé si quienes pensaron en esos ‘maravillosos’ horarios pensaron en los posibles efectos nocivos que podrían generarse:

Si alguno de los partidos que se jugarán a las 19:00 horas se alargan más de la cuenta con alguna que otra prorroga de por medio y se cuela dentro de la horario del Telediario, ¿Qué ocurrirá? ¿Qué decisión tomarán quienes dirigen el cotarro de TVE? ¿Pasan el baloncesto a TDP o nos quedamos sin ver el desenlace final?

Con respecto al punto anterior, si uno de esos partidos finalizaran rodando casi las 21:00 horas, ¿despedirán a toda prisa y corriendo sin realizar entrevistas a pie de pista como ocurrió en la Copa del Rey 2013?

Celebrándose tres de los cinco partidos en días lectivos y en horarios de trabajo, ¿Qué pasará con todos aquellos abonados de ambos equipos que han estado apoyando durante todo el año a su equipo y que no podrán acudir a la cancha? ¿No tienen que decir nada al respecto Madrid y Barça? ¿No intentarán defender de alguna manera los intereses de quienes pagan? ¿A cargo de quien debería correr la compensación por los daños causados?

¿Por qué TVE no ha optado por el horario de las 22:00 horas en los partidos de entre semana después de su ‘inamovible’ Telediario y así se le da más cancha a los partidos? ¿Acaso también tiene programas en su parrilla inflexibles en horarios y días de emisión después del informativo nocturno?

Pero la gota que colma el vaso la encontramos en el horario del quinto y decisivo partido, el quinto. Domingo a las 12:30 horas. ¿No sería más apropiado haberlo programado con otro horario más digno de un partido tan trascendental en caso de que llegase a disputarse?

Pero a pesar de esas grandes trabas, los aficionados no le han dado la espalda a la final y el Madrid ya ha colgado “no hay billetes” para el primer partido y probablemente lo haga en el segundo, al igual que ocurrirá con los seguidores del Barça, que llenarán el Palau para esas grandes citas. Siendo éstas muestras inequívocas de que nosotros, los aficionados, estamos muy por encima de esta competición llamada Liga Endesa, que si aún conserva algo de grandeza debería pensar mucho más en los aficionados de este maravilloso deporte denominado ba-lon-ces-to.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada