Más artículos


El próximo viernes se alzará el telón de la Final Four 2014/15 con el Real Madrid, CSKA de Moscú, Olympiakos y Fenerbahçe Ulker como protagonistas absolutos de la cita y en el que todos tienen, en mayor o menor medida, sus opciones de proclamarse campeón el domingo a eso de las diez de noche, porque no hay objeción alguna al afirmar que esta es la edición de más nivel de los últimos años sin lugar a dudas.

Hablar del CSKA es hacerlo de la mejor plantilla de Europa con diferencia. Nombres como Teodosic, Fridzon, De Colo, Weems, Vorontsevich, Khryapa, Hines y Zar Ruso Kirilenko (19 de valoración en el cruce de cuartos)… conforman un plantillón que solo ha perdido tres partidos, de los 28 disputados, en toda la competición. Dos de esas tres derrotas se produjeron precisamente ante equipos que estarán en Madrid. Olympiakos, Fenerbahçe y Panathinaikos en el cruce de cuartos. Lógicamente con esa, casi imbatibilidad, parten como claros favoritos para alzarse con el título al ser el equipo más anotador de la competición con 87.8 puntos por partido y el más valorado con 107. Aunque cabe recordar que en los últimos años también se presentó como claro favorito (al menos para muchos Messinistas) y sus ‘gatillazos’ fueron sonoros ante Olympiakos y Maccabi.

Si el CSKA es la mejor plantilla con diferencia, Ulker tiene al mejor estratega de Europa en su banquillo. El nombre de Zeljko Obradovic es garantía más que suficiente para intentar asaltar el cetro europeo, y seguro que el serbio querrá agrandar su leyenda con otra Euroliga más con otro equipo distinto. KK Partizán (1992), Joventut (1994), Real Madrid (1995) y Panathinaikos (2000, 2002, 2007, 2009 y 2011) son los equipos con los que ha pasado a convertirse en una leyenda o mito del basket europeo. Su nuevo equipo, al que le ha costado engrasar con una temporada un tanto aciaga el pasado curso, rompe de esta manera el maleficio de los equipos turcos de no conseguir llegar a la Final Four. Sin duda alguna el Madrid, o mejor dicho Laso, tendrá al peor oponente posible a la hora de plantear un partido de estrategas. Buena parte de las opciones del Real Madrid pasarán por la cabeza de Laso a la hora de ganar la batalla de los banquillos al maestro Obradovic. Mención aparte para Bjelica, jugador diametralmente opuesto al que abandonó Baskonia y que podría ser el MVP de la temporada en la Euroleague gracias al trabajo que ha realizado Zeljko con él.

Si alguien representará el corazón, la entrega y el espíritu de superación en la Final Four ese es el Olympiakos de Spanoulis, al que nadie debería menospreciar como posible campeón. Solo hay que echar un vistazo a sus últimas tres temporadas en Euroleague (con dos antorchados ante todo pronóstico) para ver que el equipo griego se mueve como pez en el agua partiendo como equipo Cenicienta (esta vez no lo será por meritos propios) para auparse hasta lo más alto, y sino que se le pregunten al Barcelona en el cruce de cuartos, al que eliminó con el factor cancha desfavorable. Resulta más que curiosa las estadísticas de Spanoulis en las diferentes Final Four que ganó. Tres de tres, ha ganado todas las Final Four que ha pisado y ha sido MVP en todas ellas, y además tiene tres hijos que nacieron en los años que ganó la Euroliga… ¡ojo, su esposa está embarazada de nuevo! Pero Olympiakos no solo cuenta con Vassilis como matador, también tiene a Printezis como especialista para los instantes finales de partido, para cuando el balón más quema. El triple ganador al Barcelona, su última hazaña, constata el hecho de que estamos ante un clutch player en toda regla. Luego la legión de espartanos con las que cuenta la plantilla del Pireo se encarga de ejecutar los diferentes roles asignados a la perfección sobre el parquet. En una palabra, no será la mejor plantilla, pero si el que mejor representa la palabra equipo.

Cuatro de los cinco integrantes del mejor quinteto de la Euroliga 2014/15 estarán en la Final Four.
Spanoulis, Teodosic, Bjelica y Felipe Reyes.

Y por último el Real Madrid, con su tercera presencia consecutiva en la Final Four (cuatro en los últimos cinco años) que seguro que aferrará a ese dicho tan popular de “a la tercera va la vencida”. Estamos ante la versión Laso menos vistosa  (49 victorias y 11 derrotas esta temporada si sumamos todas las competiciones), menos atractiva, pero también ante la más efectiva. El Madrid llega con los deberes más que hechos: campeón de la Supercopa y Copa del Rey, liderato asegurado de la ACB y también fue líder de sus respectivos grupos de Euroliga, todo ello bajo la versión algo mate que le han dado al equipo jugadores como Maciulius, Nocioni y Ayón, espartanos y curtidos en guerras de guerrillas similares a la cita de este fin de semana, que sumarán muchos intangibles a la magia de los Sergios, Rudy y Carroll, los bellos estilistas del equipo.
Pero Laso y sus jugadores tendrán que añadir algunas prestaciones más a su repertorio táctico si quieren conseguir la novena:

- Involucrar más a sus jugadores interiores en el juego ofensivo del equipo. Aspecto que se antoja harto complicado viendo las diferentes versiones de los equipos Laso durante estas temporadas y todo hace pensar que en estos dos partidos la vida seguirá igual.

- Abusar menos del yo-yo. Durante la serie de cuartos (y muchos partidos de esta temporada) los exteriores del Madrid abusaron en exceso del bote y la circulación de balón fue escasa. El Madrid se valió de su excesiva calidad exterior para usar esa arma, pero ante equipos como el de Obradovic o un CSKA/Olympiakos puede ser un arma poco efectiva por las defensas tan físicas que se practican en estas citas.

- Aspecto Mental. Las dos últimas temporadas el equipo empezó a hacerse añicos por este aspecto tan importante del juego. A los jugadores de Laso les pudo la presión en los momentos importantes y todo como consecuencia del juego físico que les plantearon sus rivales.

- Rebote. A lo largo de la temporada el Madrid ha sufrido en este apartado del juego y en partidos a pocos puntos no conceder segundas oportunidades ofensivas se antoja de vital importancia.

Sea como fuere, el Madrid no está obligado a ganar la Euroliga por mucho que sus aficionados se lo exijan o crean que ya toca, el árbol no les deja ver el bosque (la realidad). Llegar a tres Final Four consecutivas es muy muy complicado y más viendo de donde viene el club antes de la llegada de Laso, largo peregrinaje por el desierto. Ese es un título del que adolecía el club años atrás, estar entre los cuatro mejores de Europa, y solo le falta la ‘pequeña’ guinda de ser el “number one de Europa”. En una Final Four de tantísima calidad como esta cualquier detalle mínimo puede decidir y ahí el deporte no entiende de necesidades históricas… 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada