Más artículos


Miami Heat decidió en el año 2003, y tras quince de años de vida, que el primer dorsal que retiraría no sería el de ninguno de los jugadores que hubiesen vestido sus colores, sino el de un rival, quizás el más grande de este deporte o uno de ellos, el dorsal número 23 en honor a Michael Jordan. Por aquel entonces ‘Air’ daba sus últimas lecciones de baloncesto tras su segundo regreso, y esos dos años con la camiseta de los Wizards estuvieron llenos de momentos emocionantes por la serie de homenajes que se le rindieron al ‘23’.

Pat Riley, que rescató a la franquicia de Florida de las tinieblas, y gran precursor de esta emblemática idea, hizo de maestro de ceremonias el 11 de abril de 2003 en la previa del partido Wizards vs Heat en el que Jordan anotó 25 puntos, capturó 2 rebotes, repartió 4 asistencias y robó 2 balones en 40 minutos de juego.

El acto comenzó con un vídeo en el que se destacaba la carrera de Jordan para dar paso a las siguientes palabras de Riley: “En honor a tu grandeza y por todo lo que has hecho por este deporte queremos honrarte esta noche y retirar tu camiseta número 23 para que luzca en el American Airlines Arena. Nadie usará tu dorsal, eres el mejor”.

Fue una manera de reconocer que el deporte va más allá de rivalidades, y ‘homenajear’ las grandes tardes de basket que ofreció cada vez que visitaba Miami al promediar 30,2 puntos con 51,5% en tiros de campo en los 37 partidos de temporada regular y 34,2 puntos en 11 partidos de playoffs.

Posteriormente los Heat retiraron el dorsal número 10 de Tim Hardaway y el 33 de Alonzo Morning que lucen junto al 23 de los Bulls/Wizards de Jordan.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada