Más artículos


En la década de los 80, así como en sus antecesoras y parte de sus predecesoras, el baloncesto se interpretaba de una manera diametralmente opuesta a como estamos acostumbrados hoy en día. Nuestro deporte no entendía de conceptos tan ‘modernos’ o ‘evolutivos’ como el cuatro tirador o el cinco saliendo de la zona para anotar desde cinco metros e incluso algún que otro triple. Más bien era todo lo contrario, los jugadores interiores producían el 95% de sus puntos dentro de la zona con un juego de espaldas que es difícil de ver en el baloncesto actual.

Dentro de ese panorama resultaba harto complicado ver a los pívots en la línea de tres puntos como una amenaza exterior, y solo se les divisaba por esas lindes para bloquear a sus compañeros exteriores en el ‘pick and roll’ o para que estos tirasen con facilidad desde el triple por poner algunos ejemplos.

En aquella época pudimos disfrutar de un pívot a la vieja usanza, de un pívot que producía a partir del juego al poste bajo con su ‘Sky Hook’. Hablo de Kareem Abdul-Jabbar que encestó un único triple en toda su carrera y lo anotó un 24/02/1987 frente a los Phoenix Suns.

Restaban apenas un par de minutos para el descanso cuando su compañero Michael Cooper erró su lanzamiento desde la botella de la pintura, y el rechace fue recogido por Kareem en la esquina que sin pensárselo dos veces lanzó de tres para anotar delante de Larry Nance. El propio Jabbar lo celebró con un choque de palmas con Cooper sabedor de su hazaña. Y es que Kareem acumuló a lo largo de su carrera un 1/18 en triples en regular season y 0/4 en playoffs.

Los Lakers ganaron aquel encuentro sin la presencia de Magic Johnson por 97-93, con cinco jugadores alcanzado al menos los dobles dígitos en anotación: Byron Scott, Michael Cooper, AC Green, Mychal Thompson y el propio Jabbar.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada