Más artículos


En 1984 aterrizó en la NBA un rookie apodado ‘Air’ que pronto empezaría asombrar a rivales, compañeros y aficionados por su capacidad atlética y movimientos felinos que fueron una bocanada de aire fresco y a la vez una tortura para sus defensores, poco acostumbrados a lidiar con tal talento.

Con tan solo ocho partidos en la NBA a un imberbe Michael Jordan no le resultó nada difícil superar los 40 puntos en su noveno partido como profesional. ‘Air’ había aterrizado en la mejor liga de mundo para dejar su impronta desde el primer segundo, y el 13 de noviembre de 1984 con los Spurs como contrincantes ofreció su primera gran actuación.

Michael tiró de todo su repertorio para anotar 45 puntos (18/27 TC), capturar 10 rebotes y repartir 4 asistencias en la victoria de Chicago sobre San Antonio por 120-117.

0 comentarios :

Publicar un comentario