Más artículos


A Michael Jordan siempre le encantaron los retos, siempre necesitaba alimentar su competitividad con algún aspecto por minúsculo que fuera este. Es lo que tiene ser el mejor, si no encuentras nuevos retos llegas a aburrirte al dominar el juego en el amplio sentido de la palabra.

En el año 1991 llegó a la NBA el pívot congoleño Dikembe Mutombo, que fue elegido por los Nuggets con el número cuatro del Draft, y que venía precedido por su gran fama de intimidador. Famoso fue su “In my house, not” con el que Mutombo celebraba cada tapón que colocaba a un jugador rival acompañado de una negación con su dedo índice.

Sabedor del gran poder intimidatorio del gigante de Denver, Jordan le dio una ‘cálida’ bienvenida en el partido que enfrentó a Nuggets y Bulls el 23 de noviembre de 1991 en el McNichols Sports Arena de Denver.

A falta de cinco segundos el partido estaba finiquitado a favor de Chicago (105-100), pero Denver no querían entregar la cuchara y Macon cometió personal sobre el ‘23’ lo que le obligaba a ir a la línea de personal.

Tras anotar el primero, se produjo el muy dado ‘trash talking’ en el mundo de la NBA entre Jordan y Mutombo, y a Michael no se le ocurrió otra cosa que realizarle una dedicatoria un tanto especial a Dikembe: “Hey, Mutombo. Esto es para ti baby”, para a continuación cerrar los ojos y anotar su segundo tiro libre… “Bienvenido a la NBA” fueron las palabras que acompañaron al enceste con los ojos cerrados y con las que Mutombo fue recibido ‘afectuosamente’ por Jordan.

Durante muchos años Jordan no pudo realizarle un ‘in your face’ a Mutombo y de ello se jactaba el gigante congoleño… Pero como es sabido a Michael nunca le pudo ningún reto y esa historia también será contada aquí en su debido momento.

2 comentarios :