Más artículos


El Título primero, en su punto dos, de nuestra Constitución dice: “La soberanía nacional reside en el pueblo, del que emanan los poderes del Estado”, es decir, somos nosotros, los españoles de a pie quien elegimos a nuestros representantes para que nos gobiernen de una manera justa y precisa, y yendo un poco más allá que estén abiertos a escuchar nuestras propuestas y en su caso hacerlas posibles aparcando sus intereses partidistas.

¿A cuento de que viene toda esa paparrucha del primer párrafo? Sencillo, por la desestimación del Ayuntamiento de Zaragoza de cambiar el nombre del pabellón Príncipe Felipe por el de José Luis Abós, o más bien por los votos en contra de PP y PSOE a la propuesta presentada por la Chunta de Aragonesista a la Junta de Portavoces del Consistorio maño con más de 15.000 firmas que respaldaban o más bien solicitaban el cambio de denominación del pabellón.

Todo esto no hace sino preguntarme ¿Por qué ambos partidos obvian la voluntad del pueblo? ¿Por qué nuestros políticos suelen mostrar tan poca sensibilidad en actos como estos? ¿Por qué tirar por la vía de en medio con la chapuza de cambiar al trofeo de la ciudad de Zaragoza (tradicional partido de presentación de pretemporada) por el de Memorial Abós? ? ¿Por qué mantener ese nombre si Don Felipe ya no es príncipe?... Siendo un poco malicioso, si la propuesta hubiese sido para rebautizar el pabellón con el nombre de un político o allegado a este ¿Qué creéis que hubiese ocurrido? Sencillo, las firmas no habrían tenido que producirse para rebautizar el Pabellón, así de simple y de triste a la vez.

Quiero pensar que simple y llanamente no quieren hacerle el feo a nuestro actual monarca, Don Felipe, de quitar su nombre al pabellón para mostrar, primero, la adulación pertinente y así no hacer un desaire a la Casa Real, y segundo no hacer desaparecer ese nombre que tanto ha hecho por el baloncesto ¡Por supuesto, Don Felipe (que conste que no tengo nada en contra de la monarquía) ha hecho muchísimo por el deporte de la canasta para su crecimiento y no es justo el quitarle ese ‘honor’! ¡Venga hombre, seamos serios señores políticos y quítense las caretas! ¡Den una explicación clara y concisa a esas 15.000 personas y no echen balones fuera con chapuzas de tres al cuarto!

Por favor déjense de milongas e historias burdas y den el SI rotundo a esa propuesta popular para rendir el mayor de los homenajes a un SEÑOR, Don José Luis Abós, que hizo muchísimo por el baloncesto y por su CAI para situarlo de nuevo donde le correspondía. Honren la memoria de un héroe de la canasta como se merece dándole al pueblo la satisfacción de escuchar sus voces (firmas), porque este país a día de hoy honra a los villanos y ensombrece a los paladines.

Estamos en un país donde desgraciadamente a nuestros grandes mitos de la canasta no se les agasaja y enaltece como Dios manda, porque son ellos quienes hicieron grande el baloncesto. Sin ellos este deporte no sería lo que es hoy en día, porque sin sus grandes dosis de magia, trabajo, constancia, sacrificios y lucha para que el baloncesto fuese grande, a día de hoy no sería más que un deporte de tercera o cuarta fila.

Aprendamos de los yanquis, si de ellos, porque allí no dudarían en rendir pleitesía a este caballero del basket como lo fue Abós, y no titubearían un instante en recordar su figura día sí y día también con un pabellón con su nombre y todo lo que hiciese falta.

Señores políticos déjense de pantomimas e historias disfrazadas de mentiras y de una vez por todas escuchen la voz del pueblo, ese mismo al que embaucan cada cuatro años para tener un sitio privilegiado en nuestra sociedad, ese mismo al que miman durante las campañas electorales y al que oyen con esmero durante esos cortos periodos para llegar hasta el poder y luego olvidarse de todos nosotros, y dejen de pensar en sus intereses bastardillos para cobrarse favores en un futuro como es el caso que nos atañe, el guiño a la Casa Real en este asunto apesta y mucho… ¡Pabellón José Luis Abós ya! ¡Y no piensen que el sueño de esas 15.000 personas será roto por ustedes con su decisión partidista, pues para esos miles de corazones el pabellón ya se llama Don José Luis Abós!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada