Más artículos


Bilbao Basket 2014/15 quiere recordar como un mal sueño de verano todo lo cariacontecido por el club desde que se conociera su deuda financiera que acabó finalmente con su descenso no consumado. Y quien mejor que Juan Carlos Romo, gran conocedor de todos los entresijos del club bilbaíno, para analizar de forma pormenorizada todo ello y muchos temas más: fichajes, Sito Alonso, objetivo deportivo…

Juan Carlos Romo

1.- Aunque resulte difícil de explicar y resumir ¿Cómo catalogarías todo lo acontecido en torno al club en los últimos meses con continuas idas y venidas?

No es difícil de explicar, solo sería complejo desde el punto de vista del espacio y tiempo y tal vez porque aburriría a los lectores con una profusión de detalles.
Era algo previsible. Los presupuestos descabellados e insostenibles, como consecuencia de un éxito deportivo que no se supo digerir, los extraños acuerdos de patrocinios, el último, Uxue, insultante porque todos sabíamos que era un fraude, y un cierto aire megalómano del Consejero Delegado, Gorka Arrinda, hundieron la nave bilbaína y casi supuso la desaparición definitiva como club deportivo.
 
2.- Creo que lo peor de todo se vivió cuando el club perdió la categoría, aunque afortunadamente todo quedó en agua de borrajas ¿Por qué quiso la ACB tomarse un cabeza de turco cuando en casos similares se ha hecho la vista gorda? ¿No fue este ‘incidente’ un hecho que no favoreció en nada a la imagen de Bilbao y de la propia liga?

Sin duda fue el peor momento. Cuando Xavier Jon Davalillo (Presidente) y Carlos del Campo (Consejero) fueron a Barcelona a explicar su plan de viabilidad y el resultado la decisión de la Asamblea de la ACB de expulsar al Bilbao Basket, fue como si alguien nos clavase un puñal en el estómago y lo retorciera mientras pronunciaba el fallo acordado. Doloroso y tremendo. Catorce años se iban al traste, de un plumazo.
No tanto cabeza de turco, pero si acción ejemplarizante. Francisco Roca había sido nombrado Director General de la ACB tras muchos meses de negociaciones entre los grandes para consensuar la figura del Director General. Era su primera decisión importante y en consecuencia la previsible, sobre todo si tenemos en cuenta que al Bilbao Basket se le avisó, por activa y por pasiva, que tenían un plazo para reponer el Fondo de Garantía Salarial. El Club no lo hizo y aunque solicitó una prórroga para “corregir” estos defectos, tal y como indica el Art. 10 de los Estatutos, esa mora no fue otorgada y el club se vio fuera de la Asociación. Había perdido todos los derechos como miembro.
A partir de aquí, las idas y venidas y el trabajo contra reloj de un Consejo que demostró poca cintura para resolver un problema que, de haberlo hecho en plazo, no hubiera significado el lastre tan grande que lleva el club en este momento. Fundamentalmente de tiempo de retraso en relación al resto de clubes para la confección de la plantilla y la planificación de pretemporada y por supuesto el ajuste presupuestario tremendo que ha tenido que realizar para cuadrar las cuentas y lograr la sostenibilidad financiera deseada.
La imagen del Bilbao Basket está dañada desde el momento en el que el 30 de diciembre de 2013, Gorka Arrinda, comunica a la Junta General de Accionistas que la situación es crítica y que no hay dinero en caja para hacer frente a los compromisos adquiridos con jugadores, empleados y proveedores. Ese es el daño real, la situación de insolvencia que convierte al Bilbao Basket en un club moroso y con una deuda superior a los 6.000.000 €.
Este “incidente” ha dañado más a la ACB, en mi opinión, que al Bilbao Basket. La cuestión era “salvaguardar” la imagen de Roca, no podía dar marcha atrás en la decisión tomada. La mejor opción era acudir a Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte y Presidente del Consejo Superior de Deportes que, y a través del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), lograra la pertinente suspensión cautelar de la sanción impuesta por la ACB. Era una decisión “limpia”. El “honor” de Roca quedaba intacto y el Bilbao Basket había cumplido con su plan para salvar al Club. Maniobra perfecta.           

3.- Tras todos los acontecimientos descritos, ¿tendrá Bilbao Basket una temporada tranquila institucionalmente hablando? ¿Inspiran confianza los nuevos gestores entre la afición bilbaína?

El comunicado de la ACB “amenazaba” con recurrir la decisión del T.A.D, pero el sentido común me hace creer, pensar en que nadie moverá ficha y que tal recurso ante la Audiencia Nacional (Sala de lo Contencioso-Administrativo) no se producirá. Por un lado es ilógico que la ACB vaya “contra” uno de sus miembros y por otro no puedo imaginar que hubiera sucedido si la A.N. en mitad de la temporada decidiera expulsar de nuevo al Bilbao Basket de la competición con 10 jornadas de liga disputadas. Sería lamentable y de un daño irreversible para la imagen de nuestra liga. Opino que recurso no habrá por razones obvias.
Este nuevo Consejo de Administración ha hecho un esfuerzo brutal para solventar una situación, prácticamente, de punto y final. ¿Han hecho cosas mal? Seguro, pero no puedo por menos que quedarme con el trabajo denodado, a destajo y necesario para salvar a un club que estaba mortalmente herido.
La confianza se la tendrán que ganar a lo largo del tiempo. El accionista será el que determine esta situación en futuras Juntas en función de las decisiones que este nuevo Consejo tome. La transparencia y los presupuestos sostenibles son su santo y seña en esta nueva andadura y cualquier error en estos aspectos será duramente criticado por la masa social que no desea volver a pasar por una situación similar nunca más.       

4.- Hasta que no recuperó la categoría no se pudo empezar a confeccionar la nueva plantilla con el hándicap añadido de las penurias presupuestarias ¿Ha sabido el club moverse rápido y bien para sobreponerse a esos dos contratiempos?

Tengo la sensación personal que, tal y como confirmó su Presidente, la decisión era, si o si, seguir en la ACB. No se contemplaba acceder a la Adecco Oro. De ninguna manera. Ese “todo o nada”, “seguir o desaparecer”, ha significado la apuesta, arriesgada sin duda, de trabajar en el “lado oscuro”, en la sombra para tratar de “asegurar” la contratación de su estrella en el banquillo, Sito Alonso. A partir de aquí, todo ha girado en torno al entrenador madrileño. El riesgo, el hecho incuestionable, el problema de fondo, que el club desapareciera o bien que Sito Alonso no tuviera la paciencia necesaria para aguantar tal situación de estrés.
Hay un dato que así refleja esta situación. Sito Alonso quiso tener en su cuerpo técnico a Víctor Lapeña como ayudante y el que fuera entrenador del Perfumerías Avenida decidió tirar la toalla y no esperar a una decisión que podía haber sido nefasta para sus intereses. El mismo caso se ha dado con jugadores como Doblas, Jason Robinson, ahora en el CAI Zaragoza.
A pesar de todos los condicionantes, el Club y su cuerpo técnico, han sabido trabajar muy bien para confeccionar una plantilla basada en la veteranía de cuatro hombres clave, Mumbrú, Hervelle, Bertans y Raúl y ayudarles con hombres jóvenes como Dejan Todorovic, Marko Todorovic, Ethan Wragge, Tobias Borg, Latavious Williams, Quino Colom o Danilo Andjusic.   

5.- Uno de los fichajes ilusionantes sin duda es Sito Alonso ¿Se recuperará el efecto Miribilla con él? ¿Cuáles serán las bases en las que se apoyará Sito?

Eso lo marcarán los resultados. Sito Alonso es un “enfermo” del baloncesto, es su vida y la ventaja en esta temporada es que es él el que ha elegido a sus hombres y esa debe ser una de las claves para este nuevo curso.
Su idea, por el tipo de jugador escogido, parece clara, velocidad en el juego, digamos una especie de “run and gun” y no tener miedo a encarar al aro rival. La promesa de un baloncesto atractivo parece evidente, pero claro, esta es la idea, después las dinámicas de los partidos serán las que marquen la pauta y el derrotero que tomen los enfrentamientos de cada fin de semana.

6.- Hasta siete caras nuevas tendrá el nuevo Bilbao Basket ¿Que vienen a aportar cada uno de ellos?

El hambre. Quizá ese sea mi deseo recóndito. Lo que me pasaría a mí por la cabeza si me llamara Marko Todorovic, Dejan Todorovic, Danilo Andjusic, Tobias Borg e incluso el novato en la ACB, Ethan Wragge. Ellos serán los protagonistas de esta nueva historia y serán ellos los que tendrán que tener ese anhelo, esa ansia por ganar y hacerse un nombre en la competición ACB. De ellos dependerá.

7.- Sopesando altas y bajas ¿Se mejora o empeora la plantilla? ¿En qué aspectos ha mejorado y cuales ha empeorado?

De manera global y a bote pronto, casi sin pensarlo, se gana en todo. Experiencia en la dirección, banquillo de lujo con Sito Alonso y Oscar Lata y una plantilla con una enorme capacidad de progresión y mejora si las lesiones y los resultados son mínimamente afables.
¿Lo peor? Quizá la inexperiencia, pero no por no conocer esta competición sino por la asunción de protagonismo y responsabilidad en el juego. Pero la ventaja de la juventud es que suelen tener la “caradura” suficiente para que este tipo de cuestiones sean solo, y solo eso, temores de los que estamos fuera del vestuario y no podemos vivir el día a día desde dentro.  

8.- ¿Qué estilo de juego crees que podría beneficiarle más a esta plantilla?

Como te decía antes, el diseño parece hecho a la medida para el bombardeo del aro desde el perímetro, velocidad y rapidez, pero sin desdeñar otras opciones del juego. Mumbrú será capaz, como siempre, de ser un hombre determinante en esa posición de cuatro y de espaldas al aro, Bertans es un gran penetrador, Raúl y Colom, pondrán la pausa, Williams la fortaleza física, Hervelle la rabia y el coraje defensivo, Marko Todorovic la sutileza en la pintura, Andjusic el francotirador, Dejan Todorovic es un diamante en bruto, Tobías Borg parece que es un todoterreno capaz de todo en una cancha de baloncesto, tiene desparpajo y descaro y por último Ethan Wragge un cuatro que si se recupera de su operación de rodilla y no tiene problemas de adaptación, será todo un espectáculo verle lanzar desde el perímetro, su especialidad, aunque seguro que todos trabajaran otras facetas del juego para ser completos y competitivos en el parqué. 

9.- ¿Cuál debe ser el objetivo deportivo de esta temporada? ¿Está capacitada esta plantilla para superar los resultados del pasado ejercicio y optar a la Copa y playoffs?

Como dijo Sito Alonso en su presentación, soy “aburrido a estas alturas de la temporada”. “Solo quiero que mejoren los que no están a tope y que no bajen los que están bien”. “Quiero que seamos competitivos en todos los frentes y no renunciar a nada”. Esta es, a groso modo, la declaración de intenciones de Sito Alonso. El es consciente de la desventaja que tiene con respecto al resto de equipos por todo lo acontecido, pero se le nota la ambición y a buen seguro que su equipo, de eso no hay ninguna duda, nunca dará su brazo a torcer. Otra cuestión será lo que suceda después.   

10.- Para finalizar ¿Qué frase o cita le acuñarías a este nuevo Bilbao Basket?

Nunca más”. Sé que no soy original, pero lo pondría en un gran marco, en todos los despachos e incluso en el propio vestuario. Esa frase debe recordarnos a todos el sufrimiento padecido por jugadores, empleados, proveedores y aficionados y debiera ser el acicate para que los dirigentes trabajen con humildad y equilibrio y para que entre todos, esto debe ser así, siga existiendo una unión que como bien sabes ha quedado plasmada en una renovación masiva de abonos que permitirá seguir siendo a Bilbao una de las mejores canchas de baloncesto de España.  

0 comentarios :

Publicar un comentario