Más artículos


Magic Johnson, dos simples palabras que son sinónimo de fantasía, magia, espectáculo, seducción, exhibición y por supuesto Showtime. Con una sonrisa por bandera fuera y dentro de las pistas, Magic se sentía feliz y hacía felices a sus compañeros regalando asistencias, haciendo que cada uno de los miembros de su equipo se sintiese importante fuese cual fuese su rol dentro de la plantilla.

En Earvin empezaba y moría el famoso término con el que se acuñó el preciosista juego de transiciones rápidas de sus Lakers, cuyo lema pudo ser a buen seguro: “Dos puntos solo dan felicidad a un jugador, pero una asistencia reparte alegría a dos, al asistente y al anotador”

0 comentarios :

Publicar un comentario