Más artículos


Aún cuando cientos de miles de personas usan zapatillas Air Jordan, jamás habrá otro que llene los zapatos de Michael Jordan, ¡y lo sé por experiencia propia!. Me halagan las comparaciones, pero siendo realista, nunca podré reunir tantos logros. Lo que Jordan ha hecho por el basket, por el deporte en general, por las relaciones interraciales… es incalculable. Es hora de dejar un lado la frase de: “¿Quién será el próximo Michael Jordan?”. Es injusto tanto para Michael como para cualquier otro aspirante a ser atleta.

El encanto de Jordan continúa. ¿Regresará?, la gente tiene muchos deseos de que así sea. Tiene una gran influencia en nosotros y nuestra cultura. Su presencia como jugador activo se extraña enormemente.

Los once apuntes que siguen capturan a la perfección las características de Michael. Nos dio clases fuera y dentro de la cancha y, como uno de sus pupilos, le doy calificación de diez.

1.- Concentración. Con el partido en juego, Jordan podía alcanzar un nivel de enfoque que nadie más lograría. Nunca se tambaleó. Su concentración era impenetrable. Era parte de su genio.

2.- Pasión y energía. A Michael le apasiona el baloncesto y realmente le encanta jugar. Su nivel de energía le permitió superar el cansancio de una forma sobresaliente y extraordinaria.

3.- Trabajo. Es difícil recordarlo, pero Jordan tenía puntos débiles cuando entró en la NBA, pero trabajó de manera incansable para superar pronto esas debilidades: la defensiva y los tiros de media distancia se convirtieron en otros puntos fuertes.

4.- Perseverancia. Jordan ganó a fuerza de voluntad. Era un oponente muy difícil porque nunca se daba por vencido. ¡Sé por experiencia propia lo frustrante que puede ser para un oponente!.

5.- Responsabilidad. Jordan vive (y se esfuerza) bajo una lupa. Creo que esta visibilidad intensifica su sentido de responsabilidad hacia su deporte, su familia, su comunidad y su país.

6.- Influencia. Jordan ha causado una gran influencia e impacto en millones de personas, no solo en los que sueñan en ser como él, sino también en nosotros la NBA. McGrady, Shaq, Kobe, Iverson y yo nos seguimos esforzando por imitarlo… ¡sí, por ser como Jordan!. Realmente es el modelo a seguir. Personifica como debe comportarse uno dentro y fuera de la cancha.

7.- Competir y ganar. Creo que su instinto de competencia es punto y aparte. Es de todos sabido que Jordan odia perder, ya sea un simple juego de cartas o un séptimo partido en las finales. Siempre quiere ganar y esa pasión por el campeonato le impulsa.

8.- Trabajo en equipo. Jordan es el máximo jugador en el uno contra uno, aunque entiende que los grandes triunfos se determinan involucrando a sus compañeros de equipo. Si aplicamos es filosofía a un par de zapatillas deportivas, se traduce en una dinastía de seis títulos en ochos años.

9.- Liderazgo. Jordan demuestra su liderazgo con el ejemplo. No exige a sus compañeros de equipo más de lo que se exige a sí mismo.

10.- Respeto. Confianza, lealtad. Michael le tiene un gran respeto al juego y a quienes participan en el mismo, además, reconoce a los antecesores que forjaron los cimientos de la NBA actual. Cuando se respeta a las persona, confían en uno y la confianza da origen a la lealtad. Por ejemplo, la lealtad que Jordan le tenía al entrenador Phil Jackson fue extraordinaria en nuestra profesión.

11.- Carácter. Es indudable que Michael no es perfecto. Comete errores como el resto de nosotros. Es obvio para los que le conocemos bien, y quizás incluso para el observador casual, que el carácter es una cualidad de Michael Jordan. ¿De qué otra forma puede explicar uno su autodisciplina, humildad, honestidad, integridad y valor?

Grant Hill - 1 de Agosto de 2001
 “Con la fuerza de Jordan”

0 comentarios :

Publicar un comentario