Más artículos


Joe Arlauckas, al que tuve la suerte y privilegio de poder entrevistar y cuyo trato fue exquisito, ha concedido una entrevista para la revista Jot Down (versión impresa)en la que ha repasado muchos temas…

Llegada a Europa: "Yo venía aquí con mentalidad americana, pensando que la liga era una mierda. Creía que todas las ligas del mundo era una mierda. En plan “meto 40 cuando quiero”. No conocía otra manera de jugar y de repente ¿con qué me encuentro? Con que tirar está mal. ¿Cómo te adaptas a eso?".

España: "Llegué con una mentalidad clara. ¿El Madrid o el Barça el mejor equipo? Vete a la mierda. ¿Sabonis el mejor? Vete a la mierda. Isma Santos que es muy amigo mío me decía: este tío es la polla. Y yo le decía: es una mierda. Para mí no había nadie mejor que yo".

Como jugador: "Tampoco te creas que entrenaba muy fuerte. A mí el Madrid no me pagaba por entrenar, solo por meter 25 puntos el jueves y el domingo".

Su personalidad: "Era muy hijo de puta, iba muy a la mía. La verdad es que me gustaría volver a vivir todo para poder hacerlo mejor. Con más respeto a la gente, son muy consciente de eso".

Entrenadores universitarios: "Los entrenadores universitarios son unos hijos de puta, no te lo puedes ni imaginar. Luego en tu vida te puede topar con Obradovic, que es difícil, pero estás ganando pasta".

Baloncesto universitario: "Los entrenamientos son de llegar, tirar los balones a la mierda, poner cuatro cubos de basura en cada esquina del campo y decir: ‘vamos a correr hasta que vomitemos todos’. Y venga, todos a potar. Flexiones, escaleras, fondos y todo dios vomitando por todas partes".

Bill Russell como entrenador: "Bill Russell era un tío que no tenía ni puta idea de entrenar. Era toda una leyenda, pero… La suerte fue que el segundo era Willis Reed. A Bill Russell lo terminaron mandando a los despachos porque no tenía ni idea. El primer día llegó a entrenar, se sentó en las gradas y se puso a dormir. A las dos horas se despertó y le dijo a Willis: ‘Oye, que son las once y media, acaba rápido que he quedado para jugar al golf’. Muy fuerte".

Mario Pesquera: "Mi estancia en el Caja de Ronda fue muy dura. Pesquera lo controlaba todo. No me dejaba tomar sal, ni pimienta, ni tabasco, ni Coca-Cola. ¡Esto qué cojones es!, decía yo al principio".

Querejeta: "Me llevo bastante bien con él. Es un hombre de negocios y esto es un negocio. Muestra de que es así es que al tercer año me engañó en la cara. Me dijo que iba a seguir y me puso a la venta como a una puta".

Orenga: "Decidí matarlo en todos los partidos. Le metía treinta puntos hablándole y hablándole: ‘A ver si defiendes, hijo de puta’, ‘Eres más feo que mis cojones, cabrón’. Siempre así. Como entrenador ahora no lo conozco, pero como persona no me gusta".

Pablo Laso: "En todos los equipos en los que he estado me he llevado al base a cenar y de copas para que luego me pasara el balón. Pero Pablo si fallabas dos no te la daba. Le decías: ‘Pablo, cabrón, tú que no sabes tirar me vas a decir a mí’. Y él: ‘Yo no tengo que tirar, ese es tu negocio, ahora está Chicho calentito’".

Audie Norris: "De Norris, por ejemplo, que es amigo mío, tengo que decir que era sucio de cojones. Norris te cogía de los huevos, te metía la mano en el culo". 

John Pinone: "Otro de mis mejores amigos aquí fue Pinone. También muy hijo de puta, muy sucio. Defendía de una manera muy rara, pero defendía muy bien porque no tenía mucho talento".

Darryl Middleton: "Es uno de los mejores. Es el mayor cabrón que hay en el campo. Siempre sabía que me iba a defender bien el cabrón. Era más pequeño, más rápido y más fuerte. Siempre le tuve metido en la cabeza. Con todos los demás podía, pero con él no".
 

Sobre el Real Madrid: "Del Madrid de ahora lo que veo bien es que por fin se ha dejado de hostias y ha pillado un base. Pero no me gustan nada las rotaciones. Hoy metes ocho puntos seguidos y te vas al banquillo".

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada