Más artículos


Michael Wilbon entrevistó a Michael Jordan para la ESPN, después de que el ‘23’ entrará a formar parte del Salón de la Fama el 11 de septiembre de 2009. Jordan repasó aspectos de su carrera de los cuales sacamos algunos extractos antes de que visionéis el par de vídeos con la entrevista integra subtitulada en castellano…

MB: Inicialmente no aceptaste entrar en el salón de la fama:
Jordan: No es que no lo aceptase, simplemente no estaba listo… Siento que todavía tengo mucho que dar a este deporte que tanto amo… Todavía puedo jugar si elijo hacerlo, no voy a correr con los caballos jóvenes, pero sigue siendo mi elección. Es que sonó como si hubiese acabado algo, y no estaba listo para eso, y sigo sin estar listo.


MB: Hoy en día, cuando ves partidos, ¿todavía te ves en la cancha y lo que harías en cada situación?
Jordan: Creo que los demás lo hacen y no soy diferente a nadie, aunque trato de no hacerlo porque soy muy crítico… No es que los chicos no mejoren el juego, es que está ignorando muchas cosas que ahora yo si veo porque soy más viejo...

MB: La mente y el cuerpo van para lugares diferentes…
Jordan: El cuerpo es la mayor cosa que nos obliga a alejarnos del basket porque no podemos responder. Mentalmente sigo pensando que sigo igual de afinado, probablemente mucho más.

MB: ¿Te preocupas por encontrar una segunda actividad en el basket que consuma tu pasión por él?
Jordan: Nada igualará jamás el jugar al basket… Pienso que soy el más fiero competidor y nunca encontraré nada igual al baloncesto.

MB: Aunque suene raro, ¿Hay algo que no hayas conseguido en el basket?
Jordan: No. Siento que llegue al máximo cuando me retiré en 1998. Gané todo, individualmente y con mi equipo también… Así que no hay nada que no haya logrado. Para mí lo más grande fue el mantenerme en ese nivel de excelencia, demostrando que no es fácil llegar hasta ahí, y cuando llegas no es fácil mantenerte…

MB: ¿Necesitabas retirarte en 1993 para llegar a ese nivel? ¿O te arrepientes de haberlo hecho?
Jordan: Nunca me arrepentí. El deseo por el juego estaba muy comercializado para mí en 1993… El beisbol me dio el volver a mis raíces, el volver a ver cuánto amaba el basket… El jugar en las ligas menores no lo cambiaría por nada.

En 1998 cuando se separó el equipo, honestamente, no estaba preparado para dejar de jugar, porque pensaba que podíamos seguir compitiendo y seguir ganando. Pero la naturaleza del negocio cambió, desde el punto de vista de los Bulls, de Phil, Dennis, Scottie… y allí estaba para juntar las piezas y tomar una decisión de quedarme y formar de nuevo un equipo o irme a otro lado.

MB: Si ese equipo no se hubiese separado, ¿pensabas en el número de Bill Russell? Porque era el único que estaba por encima de ti.
Jordan: Bueno, piensas en un año a la vez. Creo que pudimos ganar el séptimo. No quiero escuchar hablar de David Robinson y esos chicos de 1999… pero siento que hubiésemos tenido un gran chance de estar juntos… Nunca lo sabremos, pero está bien debatir. En mi mente realmente creo que pudimos ganar el séptimo. Y si lo hubiésemos conseguido nuestra naturaleza nos hubiese hecho seguir hasta que alguien nos ganase en las finales.

MB: ¿Te interesa ser llamado el mejor jugador de la historia? ¿Quieres eso?
Jordan: Por un lado no porque creo que es una falta de respeto a Chamberlain, West… todos ellos con los que no pude jugar. A pesar de que todos lo digan, nunca pude competir contra otras leyendas que vinieron antes. Cuando lo escucho, es raro y da un poco de vergüenza porque nadie lo sabe. Me hubiese encantado jugar contra todos esos tipos. Que tú digas que soy mejor que otros es tu opinión y la acepto, pero si me preguntas nunca diría que soy el mejor.

MB: Todos tienen jugadas favoritas de ti, ¿pero cuáles son las tuyas?
Jordan: He visto muchas jugadas mías en televisión y todas me representan, es como si me preguntases cual de mis hijos es mejor que otro. Encuentro muy difícil elegir entre todo lo que hice sobre la pista, no podría elegir solo uno. Podría decir que mi nombre cambió de Mike a Michael en 1982 con ese tiro, pero obviamente el cierre contra Utah en 1998… esos son los que la gente encuentra más maravillosos.

MB: Para mí el juego que jugaste con fiebre…
Jordan: ¿Pero qué me dices del Dream Team? Todos juntos, los entrenamientos…

MB: Hablando del Dream Team, al principio no querías saber nada del tema…
Mi mejor experiencia en unos Juegos Olímpicos fue en 1984 sin duda alguna. Ni lo quiero comparar porque me quedé en la villa olímpica, conocí atletas y vivíamos la experiencia de unos Juegos. Y en 1992 el Dream Team fue demasiado: no nos quedamos en la villa olímpica, teníamos gente de seguridad al lado todo el tiempo… fue totalmente diferente a la primera experiencia. Yo acudí porque nunca había tenido chance con los demás All-Stars: como se preparaban para un juego o entrenamiento, como competían,  cuál era su deseo, que los enojaba, que les motiva para jugar… por eso jugué en el Dream Team.

MB: Ese juego de Montecarlo, ¿fue el más competitivo que hayas jugado nunca?
Jordan: El mejor juego que he jugado. En el sentido de que no había entrenadores y además había diez miembros del Salón de la Fama, ¿Cuántas veces sucede eso? Cuando digo diez miembros del Salón de la Fama, digo de primera línea. Todas las cosas maravillosas del basket fueron ilustradas en ese partido.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada