Más artículos


Historia made in América la de Mitchell Marcus, que sufre una discapacidad mental y siente verdadera pasión y desenfreno por el baloncesto.

Mitchell es ayudante técnico de un equipo de High School en Texas desde hace tres años y ayuda a Peter Morales que es el entrenador del equipo. El chaval siempre tuvo un sueño, jugar un partido y anotar una canasta, y su técnico la dio la mayor satisfacción de su vida al ponerle sobre la pista en los últimos minutos del último partido de la temporada.

La orden es clara y concisa, que se coloque debajo del aro al más puro estilo ‘Palomero’ para intentar anotar una canasta. Los intentos fueron varios sin demasiada fortuna y el choque irremediablemente tocaba su fin sin que Mitchell anotara ‘su’ tiro.

En la última oportunidad ni tan siquiera lo pudo intentar, el balón se le escapó de entre manos a pase de un compañero y el sueño se había esfumado por completo al salir el balón por la línea de fondo. Pero no, el sueño seguía más latente y vivo que nunca gracias a un rival, Jonathon Motanez, que un gesto que le honra enormemente, le paso el balón a Mitchell para que este intentará anotar en su última oportunidad… ¡¡¡Siiiii!!! La grada celebró el enceste al más puro estilo americano saltando a la cancha y convirtiendo la canasta de Mitchell en un tiro ganador de un campeonato. 

0 comentarios :

Publicar un comentario