Más artículos

 
Esa sería la interrogante para el primer clásico de la temporada y la pregunta que también, desde varias temporadas, se hacen los entrenadores rivales. ¿Cómo ganarle al Barça? y sobre todo ¿cómo no salir derrotado de antemano?. Podríamos decir que tu equipo salga tocado por la varita de Dioses y que el Barça no tenga su día... ¡y a lo mejor ni con esas!

El gran maestro Obradovic, dio una lección la pasada temporada de cómo jugarle y ganarle con mayúsculas al Barça. Pero hay que recordar que Pete Mickeal estaba ‘out’ por una lesión y que Juan Carlos Navarro andaba renqueante por problemas físicos, o lo que es lo mismo, sus dos estrellas no estaban. Pero con ello no resto ningún mérito a Zeljko, puesto que dio todo un baño táctico a Pascual.

Pero este artículo no trata de analizar la pasada temporada, porque como bien dice el dicho la anterior campaña es “agua pasada”, y a esta temporada que comienza hay sumarle los nuevos fichajes blaugranas y la recuperación de Pete Mickeal (con lo cual las variantes tácticas empleadas por Obradovic, igual no sirven). Se trata de discernir como puede “meterle mano” el Real Madrid, aún en proceso de acoplamiento de sus tres nuevos fichajes, de la asimilación de todos los integrantes del plantel de la “filosofía” Laso y de readaptación a sus “nuevas posiciones” de Nole Velickovic y Sergio Llull, por otro lado no desconocidas para ellos, puesto que son sus posiciones naturales.

Esta claro que al Madrid, le llega muy pronto la cita de la Supercopa para enfrentarse al Barça. Laso tiene muchísimo trabajo por delante para ensamblar todas su piezas y conseguir que sus jugadores asimilen su estilo de juego. Pero en los clásicos no existen las excusas y máxime cuando en tus filas cuentas con grandes jugadores que no hace falta mencionar.

En la retina de los aficionados y de los jugadores que aún están en la plantilla de la era Messina, quedan los restos de las palizas endosadas por los chicos de Pascual durante las dos últimas temporadas. Y eso no debería sino picar el orgullo que se le presupone a todo deportista de élite y salir a jugar contra el Barça como si se tratara del último partido de sus vidas. Y es que por nombres el Barça asusta o más bien “acongoja”, pero el Madrid no le va a la zaga con respecto a nombres y no debería, es más se le exige por historia y valores, que no debe salir con complejos y jugarle de tú a tú al eterno rival.

Dicho todo esto, ¿cómo puede el Madrid vencer al Barça? Un equipo que lleva muchos años jugando juntos y que juega de memoria, que practica una defensa que por momentos roza la perfección, que tiene más que asimilada la “doctrina” Pascual y que este año se ha reforzado a conciencia con los fichajes multimillonarios de  Huertas y Eidson, tras anunciar recorte presupuestario, y los del ‘congoleño’ Wallace y el repescado Rabaseda... ¡Que es una auténtica máquina de hacer baloncesto!

Después de todos estos halagos a la plantilla confeccionada por Creus, podríamos pensar que no hay forma de “meterle mano”, pero no hay equipo perfecto por muy bueno que sea, y siempre por muy difícil que sea, hay forma de ganarle a un equipo prácticamente “invencible”. Para ello tú también debes contar con gran potencial táctico, individual y colectivo. Pero lo más importante es que debes estar dispuesto a sufrir durante los cuarenta minutos y a no bajar los brazos cada segundo del partido, puesto que el Barça es un auténtico martillo pilón, sino estas dispuesto a sufrir tus posibilidades de victoria se reducen casi nada.

Sólo haré hincapié en el que considero uno de los aspectos fundamentales para vencer al Barcelona, por lo menos por parte el Madrid, el psicológico. Faceta en la cual el Madrid ha mostrado mandíbula de cristal cada vez que se ha enfrentado al “monstruo” azulgrana. El resto de los aspectos tácticos y seguro que habrá muchos más importantes del que hago mención, os lo dejo a vosotros para los comentarios y así debatimos largo y tendido.

Decía como aspecto fundamental el psicológico, por tres razones de peso. Primero porque cuando un equipo te machaca una y otra vez, como es nuestro caso, es muy difícil no salir derrotado de antemano (ardua labor la que tendrá Laso con sus chicos), segundo porque para este tipo de partidos hay que salir enchufados desde el principio (cosa de la que adolece hasta ahora el Madrid, como se ha comprobado esta pretemporada) y tercero y último, porque incluso jugando un gran baloncesto y rozando la perfección, en dos minutos de pájara, el Barça te lo hace pagar muy caro, como ocurrió la pasada temporada en la final de la Copa del Rey.

De ahí que considere fundamental el aspecto psicológico, puesto que el Madrid deberá salir concentrado desde que se baje del autobús, sufrir muchísimo, y estar preparados para no venirse abajo psicológicamente durante los cuarenta minutos del partido.

Tres preguntas para finalizar, ¿habrán adquirido nuestros chicos la madurez necesaria para afrontar este tipo de partidos?, ¿habrán aprendido a jugar al “otro baloncesto” que también practica el Barça? Y ¿saldrán a la cancha con la mente limpia con respecto a enfrentamientos pasados?

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada