Más artículos


En 1988 los míticos Celtics de Bird, McHale, Parish y compañía visitaban por primera vez Europa con motivo de la disputa del añorado Open McDonald`s, que se celebraba en Madrid. El legendario equipo del estado de Massachusetts, por aquel entonces ganador de 16 anillos de la NBA, desembarcaba en Europa de la mano del mencionado torneo que también visitaba por primera vez el viejo continente, ya que la temporada anterior se disputó en Milwaukee donde el equipo anfitrión, los Bucks, vencieron a la antigua selección de la URSS por 127-100. El torneo de ese año 88 reunía a la antigua selección Yugoslava, Scavolini de Pesaro, Real Madrid y los propios Celtics, en un cuadrangular inolvidable por lo que representaba cada equipo en aquella época.

Fueron días inolvidables en el que la expedición de Boston, capitaneada por el legendario Red Auerbach, no solo se dedicó a disputar los partidos programados, sino que también participó en eventos sociales como la visita a la Casa Real en la que Bird y Parish regalaron a Don Felipe de Borbón una camiseta con el nombre de nuestro Rey, entonces Príncipe, con el dorsal número uno a la espalda.


En cuanto al torneo, el Real Madrid se deshizo en semifinales del Scavolini de los Walter Magnifico, Ario Costa, Larry Drew… por 108-96 con una sensacional actuación de Drazen Petrovic. El Genio de Sibenik firmó 34 puntos, 8 rebotes y 10 asistencias, frenando así la majestuosa actuación de Andrea Gracis que finalizó con 37 puntos por parte de los italianos. En la otra semifinal la  Yugoslavia de los Divac, Paspalj, Vrankovic, Toni Kukoc, Radja… comandó el marcador durante la primera mitad, pero se vinieron abajo en la segunda ante la embestida del orgullo verde capitaneado por Bird (27 puntos) y Parish (20 puntos y 15 rebotes) que llevaron a sus Celtics a la victoria por 113-85.

La final deseada por todos estaba servida, Real Madrid vs Celtics, Petrovic & Fernando Martín ante los Bird, McHale, Parish, Dennis Johnson… La expectación era máxima y prueba de ello fue el lleno a rebosar que registró el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, en un duelo en el que los madridistas plantaron cara llegando al último período con tan solo ocho puntos de desventaja (77-85). Pero ahí apareció Larry Bird y su calidad para aniquilar al Madrid, al demostrar el porqué era y es considerado como uno de los mejores tiradores de todos los tiempos. La estrella de los Celtics anotó tres triples de manera casi consecutiva para dejar el marcador final en 96-111 para la franquicia bostoniana, y finalizar con 29 puntos para ser nombrado con todo merecimiento MVP del torneo.

Drazen Petrovic, en el que estaban puestos todos los ojos de la NBA, sumó 22 puntos intentado lucirse ante los ojeadores que le seguían, pero se mostró un tanto fallón y nervioso (algo muy raro en él), y en los momentos importantes del choque estuvo muy bien defendido. El que si sorprendió a propios y extraños fue Pep Cargol que finalizó con 15 puntos y 5 rebotes, un alero desconocido para los estadounidenses que a partir de ese partido fue el jugador del momento durante varias semanas llegando a preguntar por él varias franquicias de la NBA.

Los Celtics conquistaron Madrid y el corazón de los grandes amantes del baloncesto, en una fecha que marcó un antes y después en nuestro deporte en el viejo continente. El 24 de octubre de 1988, es y será una fecha legendaria…

REAL MADRID 96: Petrovic (22), Biriukov (18), Rogers (13), Fernando Martín (12), Romay (4) -cinco inicial- Antonio Martín (7), Llorente (4), Cargol (15), Villalobos (1).

BOSTON CELTICS 111: Dennis Johnson (10), Danny Ainge (11), Larry Bird (29), Kevin McHale (13), Robert Parish (10) -cinco inicial- Brian Shaw (6), Jimmy Paxson (8), Reggie Lewis (5), Brad Lohaus (7), Mark Acres (8), Ramón Rivas (0), Gerald Paddio (0), Ennis Whatley (2), Ron Grandison (2).























0 comentarios :

Publicar un comentario