Más artículos


Cuando Minnesota traspasó los derechos de Kevin Garnett a los Celtics en 2007, cambió no solo la historia de Boston sino también de la NBA, los hermanos Gasol y de quizás otra franquicia indirectamente, los Lakers.

El equipo más legendario de la NBA, los Celtics, consiguieron ganar el anillo en 2008 tras la adquisición de Garnett y Ray Allen, formando un tridente de lujo con Paul Pierce. Sin embargo, la historia pudo escribirse de manera distinta si los Lakers hubiesen conseguido hacerse con Garnett en 2007 tal como relata Phil Jackson: “Jerry Buss me dijo que tenía un acuerdo con Glen Taylor (propietario de los Timberwolves) para que Garnett viniese a los Lakers, pero McHale (por entonces general manager de los Wolves) no había dado aún el visto bueno. Así que me dije, es una buena excusa, siempre me dices que vas a hacer esto, pero… Aunque mantenía la esperanza de que finalmente Garnett se uniera a los Lakers”.

El paquete propuesto por los Lakers incluía a Lamar Odom (15.9 puntos, 9.8 rebotes y 4.8 asistencias aquel curso) y Andrew Bynum. Y los Celtics ofrecían a Al Jefferson, Gerald Green, Ryan Gomes, Theo Ratliff, Sebastian Telfair y una futura primera ronda del Draft.

Sin embargo el mítico Kevin McHale estaba encaprichado de un jovencísimo Al Jefferson y de esa manera truncó la llegada de Garnett a los Lakers, que hubiese formado un dupla temible con Kobe Bryant. El efecto, en caso de haber cristalizado aquel traspaso entre Lakers y Timberwolves, hubiese cambiado mucho la historia de la NBA, y en concreto de los hermanos Gasol. Pau no hubiese jugado en los Lakers y los derechos de Marc no habrían sido traspasados a los Grizzlies. Es curioso como una simple decisión o movimiento de una ficha puede tener esas consecuencias en la NBA tal como relata 'NBCSports'.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada