Más artículos


El 16 de abril de 2003 fue una fecha muy especial en la carrera de Michael Jordan. Ese día el mejor jugador de todos los tiempos jugaba el último partido de su carrera y lo hacía en el First Union Center de Philadelphia en el que firmó 15 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias. 

Y como no podía ser de otra forma el Rey del Baloncesto recibió una despedida a la altura de su grandeza, una emocionante y atronadora ovación durante el calentamiento y en sus últimos instantes en pista de varios minutos por parte de la multitud que abarrotaba la cancha como podrás comprobar a continuación y que hará que se te ponga la piel de gallina…


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada