Más artículos



El siete de noviembre de mil novecientos noventa y uno Magic Johnson anunciaba al mundo que era portador del virus VIH, creando un conmoción a nivel mundial que no tenía hasta la fecha paragón alguno.

Magic se enfrentaba entonces al mayor reto de su vida, al mayor enemigo posible del que no había mucho ‘scouting’ por aquel entonces y del que solo con oír su nombre se asociaba a la drogadicción, homosexualidad y con la peor de todas ¡la muerte!

En el año 1991 la información sobre el SIDA era escasa y se tendía a confundir el tener la enfermedad con ser portador del virus. Era tal el desconocimiento, que hasta quince minutos antes de la rueda de prensa en la que Magic anunciaría la noticia, el propio Earvin no tuvo clara la diferenciación. Para la inmensa mayoría ambas eran la misma cosa y el mundo del baloncesto se echó a temblar al pensar que a Magic le quedaba muy poco de vida.

Afortunadamente, como el tiempo ha demostrado, no fue así y el ‘32’ de los Lakers a día de hoy todavía nos sigue deslumbrado con su inconfundible sonrisa, que es capaz de iluminar el día menos soleado.

Ese fatídico día, Magic acompañado de Jerry Buss, Kareem Abdul-Jabbar y su esposa Cookie Kelly, convocó a la prensa y tras suspirar un ‘wow’ soltó la siguiente bomba de relojería: “Debido a que soy portador del virus VIH debo retirarme inmediatamente de los Lakers. Quiero dejar claro que no tengo la enfermedad del SIDA. A partir de este momento me encargaré de transmitir a toda la gente que tiene que practicar sexo seguro para evitar esta terrible enfermedad. Todos pensamos que eso no nos va a ocurrir, pero si puede pasar. Hay que salvar muchas vidas, la gente tiene que entender que es una enfermedad de transmisión sexual que puede afectar a todos, no solo a los gays”.


Magic, que contaba con tan solo 30 años, se encontraba en la cúspide de su carrera con cinco anillos de la NBA y siendo el rey o unos de los reyes de Hollywood, y por ‘culpa’ de la ciudad del pecado se veía obligado a poner fin a su extraordinaria carrera.

Pero si fue duro tener que anunciar al mundo su enfermedad, más impactante y a la vez devastador fue el conocer que era portador de un ‘enemigo’ que asesinaba a miles personas en el mundo.

Magic contrajo matrimonio con Cookie el 14/09/91 y pasó la luna de miel en París, precisamente en la ciudad donde sus Lakers iban a disputar el Open McDonalds del que salieron victoriosos, con el ‘32’ como MVP del torneo. De regreso a EEUU el equipo angelino tenía que jugar un partido amistoso en Salt Lake City frente a los Utah Jazz, y Magic le comunicó al preparador físico del equipo, Gary Vitti, que se sentía cansado y que prefería no disputar el encuentro, aunque finalmente se acordó que jugase unos minutos por los fans. Al cansancio de Johnson no se le dio importancia pensando que sería como consecuencia del jet lag.

Sin embargo, el destino le deparaba la triste noticia que aún le era desconocida. Dormía la siesta, previa al partido, cuando sonó su teléfono: “Era el doctor Michael Mallman y recuerdo que me dijo que tenía que regresar a casa, le contesté que jugaba el partido y volvía, pero él me replicó que no lo entendía que tenía que regresar de inmediato”.

De regreso a Los Ángeles el representante de Magic, Lon Rosen, lo estaba esperando y fueron directos a la consulta del doctor Mallman, que aparte de ser el médico de la franquicia angelina también era su facultativo personal. Tras tomar asiento y unos segundos de silencio sepulcral Mallman dijo: “Earvin, tengo que darte malas noticias”.

El estado de shock en el que entró Magic fue inmediato, llegando a rozar la catatonía durante un par de horas. “¿Por qué a mí? ¿Voy a morir pronto?... Fue como oír mi propia sentencia de muerte”, en palabras de propio Earvin. “Era un situación difícil y a la vez incomprensible, porque me sentía de maravilla, pero todo el mundo me explicaba que la muerte estaba muy cerca”, añadía Magic.

Ahora, tras reaccionar mediamente, tenía que recomponerse y sacar fuerzas de flaqueza para decírselo a su amada, Cookie, la cual estaba embarazada. “Cariño tengo el VIH”, fueron las palabras de Earvin nada más llegar su esposa al hogar familiar.  “Lo que más me aterrorizó fue el poder tenerlo en mi organismo, esa misma semana había conocido que estaba embarazada y temía que mi bebe pudiera estar contagiado con el virus”, dijo Cookie un tiempo después.



A pesar de la noticia que Magic le había dado a su mujer, esta se mantuvo a su lado en todo momento como apoyo incondicional e inquebrantable. “Si mi mujer me hubiese dejado, hubiera preferido morir”, así de contundente se mostró Earvin ya que Cookie era el salvavidas con el que mantenerse a flote en esos momentos tan extremadamente delicados.

Delicados porque si antes todo el mundo quería jugar o estar al lado del ‘32’, ahora era todo lo contrario, nadie quería abrazarle, darle la mano o entrenar con él por temor, como fue el caso de sus compañeros Byron Scott y A.C. Green. Sin embargo, en toda historia de esta índole siempre hay un alma caritativa que sale al rescate y muy valientemente hubo un jugador de los Miami Heat, Rony Seikaly, que si quiso entrenar con él. “Para Magic significó muchísimo que Rony quisiese entrenar y jugar 1x1 con él sin miedo alguno”, declararon fuentes cercanas al genial base.

Luego llegaría el All-Star de Orlando en el que fue MVP en una noche mágica y llena de emociones, las Olimpiadas de Barcelona 1992 y su regreso a las pistas de la NBA cuatro años más tarde para intentar no solo rescatar de las catacumbas de la liga a sus Lakers, sino para demostrarle al mundo que el virus no le había vencido ni lo iba a hacer como hasta la fecha ha quedado demostrado.


Más de dos décadas después, Magic sigue ganando el séptimo partido de la serie final más importante de su vida, dando por buena la frase que lanzó en su día: “Viviré, no me voy a morir, y si lo hago será con felicidad, tuve una vida sensacional”.

FUENTES:
"The Announcement - The Magic Johnson HIV Story" - Documental
"Magic & Bird - A Courtship of  Rivals" - Documental
newsone.com
www.dailymail.co.uk
espn.go.com/nba
espndeportes.espn.go.com

0 comentarios :

Publicar un comentario