Más artículos


Cualquier lugar es idóneo para jugar al basket o practicarlo, y sino que se lo digan a Nate Robinson. El 'pequeño' crack utilizó a los transeúntes de la terminal de un aeropuerto, como si de jugadores o rivales se tratasen, para sacar a relucir sus habilidades con el balón y dejar 'flipados' a todos aquellos que sufrieron en sus carnes sus regates...

0 comentarios :

Publicar un comentario