Más artículos


Hoy visita este pequeño rincón uno de los mejores jugadores de nuestro país y de Europa de los últimos dieciocho años, Carlos Jiménez. Hombre de intangibles y facetas menos vistosas dentro de una cancha, siempre fue valorado por entrenadores y compañeros por sacrificar su lucimiento personal en aras de un bien común, su equipo. Su carácter humilde y sencillo le hizo ganarse el corazón de todos los aficionados al basket, siendo el jugador puente entre la selección española que conocemos hoy en día y la anterior a esa generación de oro…

JyP.- Después de 18 temporadas en activo, ¿Cómo vives tu primer verano sin pretemporada?.

Jiménez.- A día de hoy tranquilo. Las primeras sensaciones han sido las normales, de vacaciones.  Ahora que en estas fechas empiezan ya los equipos, las pretemporadas… he estado un poco liado con el torneo de 3x3 que hemos hecho del campeonato del mundo.

JyP.- ¿Cómo estás matando el gusanillo del basket en estos meses?

"Japón 2006 fue el espaldarazo definitivo para todo el baloncesto español"
Jiménez.- He empezado a entrenar desde el pasado lunes a un equipo de infantiles en Unicaja. Así, de esa forma sigo vinculado al mundo del baloncesto pero a otro ritmo no tan exigente.

JyP.- Tal como anunciaste en pasadas fechas tu idea era seguir ligado al basket, y así lo estás haciendo. Pero, ¿tuviste alguna otra oferta formal sobre la mesa aparte de Málaga?.

Jiménez.- De otro club no. Yo tenía mi planteamiento de vida hecho aquí en Málaga y es cierto que estuve en su momento hablando con el club para ver donde era el lugar más idóneo para seguir vinculado al baloncesto. En Madrid también tuve algún ofrecimiento pero no lo asumí desde la distancia, y al final hemos encontrado aquí un buen sitio que creo es el ideal.

JyP.- Tu excepcional carrera tuvo un final un tanto agridulce por todos conocidos. ¿Piensas de igual forma?.

Su último partido
Jiménez.- Tengo un mal recuerdo a nivel de resultados y deportivo, si es cierto que fue un año complicado el último del Estudiantes. Pero por otro lado relativizando, pues no deja de ser un último partido en el que por ejemplo pude jugar, no tuve ningún problema de lesiones, además jugué mucho tiempo, hicimos todo lo posible, el campo estaba lleno, la gente estuvo a muerte con nosotros… Creo que también es un buen último recuerdo para un jugador, siempre intento quedarme con lo positivo de las situaciones que he tenido a lo largo de todos estos años.

JyP.- Años atrás, ¿Cómo soñabas que sería tu último partido o temporada?

Jiménez.- Siempre lo he enfocado de una forma natural. Una de las mejores situaciones que hemos podido vivir los deportistas es tomar la decisión de cual será tu último partido, es lo mejor que podemos llegar a vivir. Yo he tenido la suerte de llegar a esa situación.

JyP.- Tras los fichajes de Himar Ojeda y Txus Vidorreta, ¿serán aires renovados para el Asefa en busca de su identidad algo perdida?

Jiménez.- Son dos fichajes importantes, tanto el de Himar como el de Txus, así como la plantilla que se está conformando. Creo que en el club se ha logrado un poquito de estabilidad económica que nos faltó a nosotros la temporada pasada y que nos pasó mucha factura a todos los niveles. Espero por el bien de todos que este año sea más tranquilo.

JyP.- Verano de 2005 y la temporada que le sigue, con el Real Madrid en el horizonte.  ¿En algún momento llegaste a pensar que te habías equivocado en tu decisión de querer fichar por el Madrid al ver como se sucedieron los acontecimientos?

"El apodo 'suma y sigue' lo consideraba bastante apropiado"
Jiménez.- Lo viví como una experiencia más, tomé constancia de cómo funcionaban realmente las cosas. Es cierto que siempre había vivido en un ambiente protegido en el Estudiantes, nunca me había movido, nunca había establecido negociaciones con otro club y aquel año fue todo muy distinto, como la gente puede recordar.

JyP.- ¿Muy difícil toda aquella experiencia?

Jiménez.- Como comentaba una experiencia más que te toca vivir y que nos pone a todos un poquito más en nuestro sitio, y como decía de todo se aprende. Afortunadamente y dentro de que era una situación nueva para todos, conseguidos que no se perdieran las formas y la temporada siguiente se buscó una solución buena para todas las partes.

JyP.- Yo soy del Madrid y me fastidió bastante que no acabaras allí…

Jiménez.- No pudo ser. Si no fui ese año al Real Madrid fue porque al año siguiente tenía destinado venirme a Málaga…

JyP.-  Lo que no te mata te hace más fuerte, ¿saliste fortalecido mentalmente de toda aquella ‘vivencia’?, ¿el jugador de basket está preparado para vivir algo así porque fueron momentos duros para ti, la afición del Estu encima…? 

La cantera del Unicaja
disfrutará de sus enseñanzas
Jiménez.- Fue complicado sobre todo al principio porque, no se... los plazos no se habían cumplido y parecía que había margen para que todo saliera adelante, pero por otro lado la temporada empezaba y había que empezar a jugar. Y poco a poco se fue normalizando la situación, creo que conseguimos centrarnos en lo realmente importante que era el bien del equipo y poco a poco empecé a jugar.
Al principio no me sacaban a jugar… estábamos todos un poco sin saber cómo comportarnos. Afortunadamente luego se consiguió realizar una buena temporada. El equipo remontó el vuelo estando presente en los playoffs, y a nivel personal también realicé una buena temporada en la que me eligieron en el quinteto de la liga.
Para mí fue una satisfacción muy grande porque fue un año muy complicado y a pesar de eso conseguí centrarme en lo deportivo y que nadie pudiera decir que no había hecho todo lo que podía.

JyP.- Finalmente, tras toda aquella vorágine decides fichar por el Unicaja que traía bajo el brazo no solo el título liguero, sino un proyecto sólido o las bases para ello. ¿Con que te quedas de los cinco años vividos en Málaga?

Jiménez.- Han sido cinco años muy buenos, de hecho he decidido quedarme aquí a vivir. La experiencia de Málaga ha sido muy bonita, tanto a nivel deportivo como a nivel personal. Enseguida nos hicimos a la ciudad, al ritmo, a la gente, al club… todo el mundo estaba pendiente de que estuviéramos a gusto y en todo momento intentando devolver toda esa buena actitud que estaba recibiendo, y siempre mostrando mi agradecimiento a las personas que decidieron y confiaron en que yo viniera a Málaga. En todo momento intenté ser consecuente con esa suerte y hacerlo lo mejor posible. Creo que han sido cinco años buenos en cuanto a mi rendimiento, me consta que la gente aquí está muy contenta con esos cinco años y es una satisfacción más.

Su trabajo a ambos lados de la cancha siempre fue incansable
  
JyP.- Estu y Unicaja, y es de suponer que tendrás el corazón ‘partío’. ¿Qué sentimientos despiertan en Carlos Jiménez ambos clubes?

Jiménez.- Estudiantes fue el club de mis inicios donde empecé a formarme personalmente y deportivamente en el baloncesto profesional y eso es inevitable que este ahí en el corazón.
A Málaga llegué más maduro, con las cosas más aprendidas y sin embargo, en lugar de dejarme llevar, me involucré desde el primer momento en el proyecto malagueño porque la gente te conquista y te llega. Sinceramente he tenido mucha suerte con los clubes en donde he podido desarrollar mi carrera.

JyP.- En el rebote, ¿Cuánto porcentaje es deseo y cuanto instinto?.  El reboteador ¿nace o se hace?

"La gestión del éxito es una de las claves de esta selección"
Jiménez.- Siempre he dicho que es cogerlo, jajajaja. Da igual el tamaño que tengas, si lo tienes que coger…

JyP.- Más que instinto, es deseo ¿no?

Jiménez.- Para mí es deseo, pero evidentemente también instinto. La experiencia te va demostrando un poco, normalmente, a tomar decisiones sobre donde intuyes que puede ir el balón o lo que puede hacer el contrario para cogerlo

JyP.- Entonces, ¿nace o se hace? Jajajaja

Jiménez.- Creo que hay de ambas partes. Es necesario un instinto y un deseo, y el grado de la experiencia también te ayuda junto con las ganas y el espíritu.

Rivales en la ACB y compañeros en
la selección española
JyP.-  Hablemos de cantera. Que es más difícil, ¿sacar un Juan Carlos Navarro o un Carlos Jiménez?, te lo pregunto porque no es sencillo encontrar jugadores que se sacrifiquen por el bien común.

Jiménez.- Para mí es mucho más difícil un jugador con el talento de Juan Carlos. A nivel mundial hay muy poquitos jugadores que se puedan contar con los dedos de una mano del talento que él tiene y hacer una comparación con mi caso de jugadores con ganas y espíritu de equipo los puedes encontrar más fácilmente… también es difícil evidentemente

JyP.- Eso te iba a decir…

Jiménez.- Es una labor que es muy difícil y no muy vistosa. Es difícil de inculcar a los jugadores de todos los niveles, pero sí que los hay… Es más complicado encontrar el talento del que estábamos hablando, como es el caso de Juan Carlos.

JyP.- Al hilo de la pregunta anterior, ¿cuesta mucho enseñarles a los chavales que también se puede llegar a la élite siendo un jugador de equipo?.

Jiménez.- Eso es natural, yo nunca me he acercado al baloncesto de formación. Estoy dando mis primeros pasos e imagino que la idea del club es que ellos reciban esas sensaciones o estímulos por mi parte para que también formen parte de su formación. Los puntos son mucho más vistosos evidentemente, llama más la atención, es lo más divertido. Pero también hay una recompensa muy grande en trabajar para tus compañeros, es una satisfacción el ganarte su respeto y el hecho de que quieran siempre que juegues a su lado porque te consideran necesario, es algo que he logrado a lo largo de todos estos años y de lo cual me siento muy orgulloso.

JyP.- Muchas fechas para el recuerdo en tu carrera deportiva dentro de una cancha, pero hay una que se dio fuera de ellas. El 05/10/2011 te otorgaron la Medalla de Oro de la Real Orden al Mérito Deportivo, ¿Qué se siente ante tan distinguido galardón?

"Se estuvo más cerca de la victoria en Londres, pero me gustó más la final de Pekín"
Jiménez.- Es un reconocimiento al trabajo de muchos años. Es difícil llegar, son cosas que no te planteas conseguir y subiendo poco a poco los peldaños vas consiguiendo. Es algo de lo que te sientes orgulloso. Saber que has destacado en lo que has decidido que sea tu faceta profesional en la vida, es un reconocimiento que todo el mundo agradece.

JyP.- El mítico y tan añorado Andrés Montes te acuñó el apodo de “suma y sigue”, ¿Qué pensaste la primera vez que lo escuchaste?, ¿te gustó?.

Jiménez.- Me hizo mucha gracia, jajaja… Lo consideraba bastante apropiado y me animaba a seguir haciendo las cosas en la misma línea

JyP.- ¿Hubo mucho cachondeo entre tus compañeros tras el apodo?

Jiménez.- No, ellos sabían que efectivamente eran así las cosas. 

Campeones del Mundo 2006... El espaldarazo definitivo que necesitaba nuestro baloncesto
  
JyP.- Japón 2006. ¿Fue el espaldarazo que necesitaba esta generación para lograr tal cantidad de títulos?

"Los éxitos anteriores a esta generación de oro tenían un sentimiento especial"
Jiménez.- Desde luego es el espaldarazo, pero para todo el baloncesto español. Nos ha inculcado un sentimiento y una sensación de que podemos hacer las cosas y  lograrlas. Que tenemos posibilidades y que el trabajo que hacemos es el adecuado. Ese margen de confianza nos ha llevado a conseguir todo ello, creo que fue el punto de inflexión de la historia del baloncesto español.

JyP.- ¿Qué recuerdos te traen aquel Mundial?,

Jiménez.- Como el guión de una película, siempre lo he dicho. Haría una película sobre aquel campeonato porque tiene de todo, y con la circunstancia de que es realidad. La realidad en este caso superó a la ficción.

Luchando por un rebote
en la final de 2006
JyP.- ¿Cómo se afrontaron las horas previas a aquella final contra Grecia a sabiendas de que Pau no estaría sobre la pista?

Jiménez.- Ante una situación así hay dos opciones, venirte abajo y pensar que se te ha terminado el campeonato y ya no tienes nada que hacer, o reaccionar como lo hicimos nosotros. Que fue con la mayor naturalidad posible entendiéndolo como algo que forma parte del deporte y que nos obligaba a todos a dar un plus de competitividad en ese partido. Y así fue, se vio un partido en el que Grecia en ningún momento pudo plantarnos cara… Todos aportamos un poco más porque Pau no estaba.

JyP.- Como buen conocedor de este grupo, ¿De qué pasta está hecha está selección para ser tan especial?, ¿Cómo es por dentro nuestra selección?

Muestra del buen rollo que
existe en nuestra selección
Jiménez.- La clave es la convivencia. Se forma un grupo de jugadores que quieren ir y que van a luchar por un mismo objetivo.
Por otra parte son capaces de convivir con todo lo que ello implica, cada uno asumiendo su rol, sabiendo perfectamente cuál es su sitio y sin tener problemas para amoldarse a esa situación que es muy complicado.
Cuando te juntas con personas que ya han llegado al éxito, gestionarlo es muy difícil y eso afortunadamente en la selección se sigue viviendo y esa ha sido siempre la clave de los éxitos conseguidos todos estos años… Aparte del talento y la capacidad que tengan los jugadores, pero que todos pudieran competir al máximo dentro lo que era el cometido de cada uno fue increíble.

JyP.- ¿Beneficia a nuestra selección el término ÑBA?, ¿Qué opinión generó entre vosotros dicha expresión?

Jiménez.- Personalmente no le prestó mucha atención. Forma parte de la faceta de llamar la atención, de generar ilusión, de vender un poquito los éxitos que se han conseguido, así que lo tomas como algo natural. Me parece un término acertado, quizás en algunos momentos se pueda pensar que es prepotente pero si es cierto que estamos ahí compitiendo al máximo nivel y cada vez estamos más cerca.

JyP.- Te lo he preguntado, porque en las redes sociales hay debate en torno a ello…

Jiménez.- Habrá opiniones de todos los gustos como siempre.

JyP.- Después de la trayectoria mostrada por esta generación, ¿fueron justas algunas de las críticas vertidas durante las Olimpiadas?

Jiménez.- Las críticas siempre van a estar ahí, tienes que convivir con ellas. Es normal cuando estas compitiendo al máximo, algún día o momento no estés bien y la gente te lo recuerde. Creo que forma parte de la faceta tan púnica que desempeñamos y a la que estamos expuestos, y a la que hay que prestar su relativa atención.

Final Olímpica de Pekín 2008
JyP.- En las dos últimas Olimpiadas se ha producido la misma final, España vs EEUU. ¿Cuál de las dos finales escogerías como la mejor?, ¿y en cual estuvo más cerca la victoria?

Jiménez.- Personalmente pienso que se estuvo más cerca de la victoria en la última, Londres 2012. Y me gustó más el partido de Pekín… pero cada uno tendrá su opinión al respecto y es muy respetable.

JyP.- Pero no siempre fue todo éxitos y glorias, hubo un tiempo en el que nuestra selección aunaba menos talento y poseía más ‘currantes’, como sucedió en el Eurobasket de 1999, ¿sabían mejor las medallas en aquella época donde ganarlas era casi una hazaña?

Jiménez.- Desde luego aquello tenía un sentimiento especial porque ya simplemente pasar el cruce de cuartos suponía un éxito tremendo. Entonces, imagínate hablar de medallas era en algunos casos algo inconcebible. Conseguir aquella medalla del 99 fue muy emotivo, no sé si fue porque era mi primera medalla absoluta… Guardo un recuerdo increíble de aquella medalla en una situación en la que esta generación que vino después no le ha tocado vivir. Afortunadamente si la viví y me ha dado la oportunidad de valorar las cosas, quizás, con mayor tranquilidad porque no siempre hemos estado en el éxito.

De autentica hazaña podría calificarse la plata conseguida por España en el Europeo de 1999
  
JyP.- En referencia a aquel torneo, ¿puedes relatar los sentimientos contrapuestos que viviste durante el partido Eslovenia vs Francia?... porque las maletas estaban hechas.

Jiménez.- ¡Sí, sí! estaban hechas, nos estábamos volviendo a España como quien dice. Eslovenia tenía que ganarle a Francia, los franceses no se jugaban nada, los eslovenos iban ganando al descanso de diez… y cuál fue nuestra sorpresa al ver que Francia terminó ganando aquel partido.
Todo aquello nos dio una inyección de moral y de buena energía, que nos hizo llegar hasta la final. Primero derrotamos a una Lituania tremenda y luego conseguimos ganar a Francia que era la anfitriona.

JyP.- ¿Qué pasó para que de la noche a la mañana pasareis de estar eliminados a llegar a la final?

Jiménez.- La cabeza es fundamental, la energía con la que afrontes las cosas y saber que compites por algo importante y no siempre por lo mismo, por una barrera con la siempre vas a chocar y no vas a superar marca diferencias. Es lo que marca un campeonato, estar en una posición u otra.

JyP.- Recientemente has participado en el Mundial 3x3 celebrado en Grecia, ¿puedes hablarme un poco de tu experiencia personal y del torneo en líneas generales?

Mundial de 3x3 celebrado en Grecia
Jiménez.- Ha sido un torneo sorprendente por muchos motivos. El nivel ha sido grande, muy muy físico, muy exigente también a la hora de ritmo. Entiendo que para esto hay que tener costumbre de jugar, y a nosotros nos pilló un poco fuera de sitio y al ser partidos tan físicos todo se igualaba mucho.
Poquitos partidos acababan por puntos, siempre se acababa el tiempo y con poco margen en los marcadores porque lo decidía una o dos canastas al final. Nos ha servido de experiencia para futuros campeonatos.
A nivel personal y de convivencia ha sido muy bueno. Hemos hecho un grupo muy agradable. Han sido cuatro días muy buenos y del que todos vamos a guardar un bonito recuerdo de lo que ha sido esta experiencia.
Luego está lo que supone jugar futuros campeonatos de 3x3, en el que yo siempre ponía el mismo ejemplo: es como si pones a jugadores de vóley pues a jugar a vóley playa… van a saber, pero no es exactamente lo mismo. No hay margen al error y es todo muy dinámico y hay que estar acostumbrado para poder jugar, por muchos años que lleves jugando al otro baloncesto tiene unos matices que marcan diferencias.

JyP.- ¿Le auguras un buen futuro a este sistema de competición?

Jiménez.- Creo que hay que mejorarlo, sobre todo para no romper ritmos de partidos se permiten muchos contactos y nosotros prácticamente no nos jugábamos mucho, pero si se están jugando premios económicos o unas posibles medallas olímpicas corres el riesgo de que eso de convierta en una posible batalla campal.

JyP.- Yo jugué hace bastantes años torneos de este estilo, y llegado el momento de medallas y tal eran autenticas guerras…

Jiménez.- Aparte de que el suelo no es parquet y llegamos todos llenos de golpes, heridas, magulladuras… y el resto de los equipos igual.

Gran derroche físico para jugar
cada partido del Mundial de 3x3
JyP.- Llegué a ver como a un jugador lo lesionaban de gravedad

Jiménez.- El tema de las faltas hay que controlarlo buscando tiros libres o bajando la intensidad porque muchos partidos terminaban con malas selecciones de tiro. Tiros que no tocaban el aro fruto del cansancio… no sé, hay que matizarlo

JyP.- Por último, ¿conocía JordanyPippen.com?

Jiménez.- No, no, lo siento… ando aislado del mundo, si me hablas de dibujos animados jajaja quizás sí.

JyP.- Yo también ando algo al día de los dibujos animados jajaja. ¡Gracias por tu atención y tiempo Carlos!

Jiménez.- ¡Gracias a ti!

Despedirme con un pensamiento o deseo. Ojalá muy pronto haya un  jugador de tu estirpe sobre una cancha de baloncesto y con un liderazgo semejante al tuyo, porque desde la generosidad para con los compañeros también se puede ser un LIDER con mayúsculas… ¡¡¡Gracias Carlos por la atención prestada!!! ¡¡¡Que gran suerte tendrán los chavales del Unicaja al tenerte como entrenador!!!

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada